Expanden servicios de salud mental en escuelas públicas de la Gran Manzana

Autoridades de Salud de la Ciudad y una organización sin fines de lucro anuncian la ampliación de sendos programas que beneficiarán a miles de estudiantes neoyorquinos
Expanden servicios de salud mental en escuelas públicas de la Gran Manzana
La consejera y trabajadora social Mariana Youssef, LMSW, quien es gerente clínico de la escuela P.S. 161, en Harlem, demuestra cómo funciona el programa de clínicas "satélites" de salud mental (telePsychiatry) del Northside Center for Children Development.
Foto: Pedro F. Frisneda / El Diario

Miles de estudiantes que acuden a las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York, y que podrían estar sufriendo de algún problema psicológicos o emocional, pronto se podrán beneficiar de servicios de salud mental, gracias a la expansión de dos programas diferentes –uno gubernamental y otro corporativo– que fueron anunciados casi al unísono este miércoles en la Gran Manzana.

La primera dama de la ciudad Chirlane McCray, junto con la comisionada del Departamento de Salud, la doctora Mary T. Bassett, anunció la creación de espacios dedicados al bienestar emocional, que fueron construidos dentro de 15 escuelas públicas de nivel secundario en los cinco condados, los cuales fueron diseñados para promover la salud mental entre los estudiantes que tienen desórdenes psicológicos.

La iniciativa, que forma parte del programa “Mental Health by Design” (MHxD), beneficiará a unos 10,000 alumnos de bachillerato en toda la Gran Manzana, quienes contarán dentro de sus propias escuelas con espacios para meditar, jardines y otras áreas verdes, murales, salones dedicados a la música o las artes y aulas al aire libre, que les ayudarán a relajarse, aumentar su  actividad física y tener una mejor cohesión social con otros estudiantes.

“Esta iniciativa invierte en escuelas en vecindarios de alta pobreza para ayudar a los estudiantes a lograr la atención plena, aumentar su actividad física, su inclusión social y apoyar su salud mental. Esta es sólo otra forma en la que el Departamento de Salud está logrando que los recursos de salud mental estén más accesibles para los neoyorquinos“, dijo en un comunicado la comisionada Bassett.

La construcción de estos espacios, destinados a mejorar el bienestar emocional de los adolescentes, fue financiada con una inversión de $10,000 de fondos provenientes del programa ThriveNYC, que forma parte de un esfuerzo global y ambicioso lanzado por McCray para atender todas las necesidades de salud mental y abuso de substancias de los neoyorquinos.

“Estoy entusiasmada con esta colaboración entre Mental Health by Design y ThriveNYC que llevará la meditación y otras herramientas de bienestar a las aulas. Nuestros jóvenes aprenderán nuevas habilidades mientras se instruyen sobre la importancia del bienestar mental“, dijo la primera dama.

Para seleccionar las 15 escuelas secundarias de entre todas las que solicitaron la construcción de los espacios de bienestar de MHxD, se tomó en cuenta principalmente a los planteles en donde existen mayores necesidades de salud mental y a los que están realizando esfuerzos para mejorar la equidad en salud entre todos sus estudiantes.

Entre las beneficiadas se encuentran cuatro escuelas en Brooklyn, cuatro en El Bronx, dos en Queens, dos en Staten Island y tres en Manhattan.

Ayuda en barrios pobres

En cuanto a los programas corporativos, la organización sin fines de lucro Northside Center for Children Development (NCCD), que desde hace siete años viene ayudando a estudiantes y familias de bajos recursos en los cinco condados, también anunció este miércoles la expansión de su programa de clínicas de salud mental en varias escuelas públicas y chárter en toda la Gran Manzana.

Gracias a una asociación con la compañía farmacéutica CVS Health, que donó $200,000, el NCCD ampliará durante cuatro años su programa de clínicas “satélites” que permiten a psicólogos y profesionales de salud mental conectarse vía internet  (Telepsychiary) con niños dentro de su propia escuela, quienes sufren de problemas psiquiátricos o emocionales.

“La habilidad de proveer servicios de salud mental dentro de las escuelas, donde están los niños, es muy importante y necesario (…) No sólo queremos que los niños crezcan y sean productivos, felices y ciudadanos saludables, sino que no estén afectados por problemas de salud mental y traumas”, dijo la doctora Thelma Dye, directora ejecutiva de Northside Center for Children Development.

Durante una rueda de prensa en la escuela pública P.S. 161, ubicada en el 499 West de la calle 133 en Harlem, la directora del plantel, Pamela Price, aseguró que un gran número de sus estudiantes sufren desórdenes mentales y traumas.

“Tenemos entre de 845 y 850 estudiantes y algunos de ellos están traumatizados y están sufriendo por cosas que ellos no  pueden controlar”, dijo Price, quien indicó que la mayoría de sus alumnos son de origen dominicano, mexicano y africano.

Según indicó la presidenta del condado de Manhattan, Gale Brewer, los estudiantes que necesitan más la ayuda de trabajadores sociales y del tipo de programas que ofrece NCCD son aquellos que viven en refugios para desamparados, los que vienen de hogares de crianza y aquellos cuyos padres están presos o tienen problemas con drogas.

“Creo que tenemos cerca de 237 mil personas jóvenes entre 5 y 17 años que tienen problemas de salud mental diagnosticables y los programas que tenemos sólo pueden encargarse del 15% de ellos en las escuelas”, dijo Brewer.

Desde su creación en 2010 el NCCD viene operando clínicas de salud mental en 11 escuelas de El Bronx y Harlem, las cuales sirven a cerca de 300 estudiantes de bajos recursos.