Activistas “Dreamers” inician petición en internet para puesta en libertad de Rosa María

Aumenta la presión para que liberen a la niña indocumentada de tan solo 10 años
Activistas “Dreamers” inician petición en internet para puesta en libertad de Rosa María
Rosa María Hernández, de diez años, sufre parálisis cerebral
Foto: Cortesía Alex Galvez

WASHINGTON- El caso de la niña mexicana Rosa María Hernández ha saltado a la palestra nacional gracias a la militancia de grupos cívicos y de activistas “Dreamers”, que este lunes lanzaron una nueva petición en internet para obligar a la Administración Trump a que la saque del albergue en San Antonio (Texas) y la entregue a su familia.

Hernández, una niña de 10 años que sufre de parálisis cerebral,  permanece en un albergue de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) del Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS) en San Antonio (Texas) desde que fue operada de la vesícula la semana pasada en un hospital de Corpus Christi.

Aunque sus padres viven en Laredo, ORR está manejando el caso como si se tratase de una niña indocumentada no acompañada por el simple hecho de que Rosa María no viajaba con sus padres, y éstos no están en las proximidades del albergue para recibirla y cuidarla. Sus padres son inmigrantes indocumentados y no pueden viajar hasta San Antonio sin arriesgar ser detenidos en un puesto de control.

EEUU prevé “procesar” a niña con parálisis cerebral para posible deportación

Rosa María tiene familia en Texas pero el gobierno la trata como niña “no acompañada”

El grupo “DreamActivist”, que cuenta con más de 300,000 activistas defensores de los “Dreamers” en todo Estados Unidos, inició una petición en línea  para exigir que la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) frene el caso de deportación de la niña y le permita reunificarse con sus padres en Laredo (Texas).

La petición, con la etiqueta “#FreeRosa” (“#Liberen a Rosa”) está sumando adeptos en las redes sociales.

Horas antes, la Unión de Libertades Civiles de EEUU (ACLU) y su oficina en Texas enviaron una carta a varios funcionarios de la Administración, incluyendo Scott Lloyd, director de la ORR, la secretaria interina del Departamento de Seguridad Nacional, Elaine Duke,  y Kevin McLeenan, comisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP), en la que exigieron la puesta en libertad de la menor.

ACLU amenazó con “una acción legal inmediata” si las autoridades federales no responden, a más tardar las 2pm de mañana, martes,  a su reclamo de poner en libertad a la niña, que además tiene abogados en Los Angeles y San Antonio, así como asesoría legal de las autoridades del gobierno de México.

“Rosa María está siendo detenida ilegalmente por el gobierno federal. Ella necesita estar con su madre, no sola y detenida en una instalación del gobierno. Si no la sueltan para las 2:00pm mañana (hora local), tomaremos acción legal inmediata para asegurar su puesta en libertad”, dijo André Segura, director de asuntos legales de ACLU en Texas.

Hernández viajaba en ambulancia con su prima, que tiene ciudadanía estadounidense, cuando ambas fueron detenidas en un puesto de control de la CBP.

Los agentes federales escoltaron a la ambulancia hasta el hospital, esperaron a que Hernández saliera del quirófano y estuviese estable para trasladarla al albergue para  niños no acompañados de la ORR. El caso ha generado el rechazo de diversos grupos pro-inmigrantes en todo el país.