Profesora pega cinta adhesiva en la boca a estudiante con parálisis cerebral

La otra parte de la historia es igual o peor
Profesora pega cinta adhesiva en la boca a estudiante con parálisis cerebral
La madre de Rosa Smith presentó una demanda por los abusos de los que alega fue víctima su hija por parte de las autoridades escolares.
Foto: Vivian Gist / Twitter

Una maestra de Michigan cubrió la boca de una estudiante con discapacidad con cinta adhesiva para que se callara, indican los documentos de una demanda.

Rosa Smith, de 26 años, padece de parálisis cerebral y otras discapacidades. Sufrió “daños físicos, emocionales y psicológicos” por los abusos a los que fue sometida mientras asistía a High Point School en Ann Harbor, según dicta el recurso legal presentado el pasado miércoles y al que hacen referencia medios nacionales.

La profesora de Smith, Nesa Johnson, es señalada por abusar de la estudiante, tras taparle la boca con cinta adhesiva y enviarle una foto por mensajería de texto a la madre de la muchacha. El mensaje de texto que acompañaba la fotografía decía: ¡Auxilio! ¡Ella no se calla!

“Tapar la boca de una estudiante con necesidades especiales es espantoso en sí mismo, pero fue especialmente tortuoso para Rosa, que físicamente no puede quitarse la cita adhesiva, porque tiene problemas respiratorios y respira por la boca”, plantea la demanda.

Además de tener la cara cubierta con cinta adhesiva, los empleados de la escuela le suministraron medicamentos en exceso, la abofetearon, la encerraron en el baño por largos períodos de tiempo y derramaron café caliente sobre su pierna, de acuerdo con la demanda.

Según los documentos, en 2014, la madre de Smith, Doreen Smith, encontró a la joven en la parada del autobús al final del día escolar, con la piel de una de sus piernas quemada. Sin embargo, cuando su madre se quejó, la escuela negó haber actuado mal y alegó que las quemaduras se las hizo ella misma, después de que Rosa se tirara el café encima, indica la demanda.

El Distrito Escolar Independiente de Washtenaw emitió una declaración al Detroit Free Press diciendo que llevaron a cabo una investigación completa y tomaron “medidas correctivas apropiadas” cuando supieron por primera vez sobre la preocupación de la familia.

“La familia no informó esto ni ninguna otra queja al distrito hasta casi un año después de que ocurriera. Durante el subsiguiente año, la estudiante continuó asistiendo a la escuela, al mismo salón de clases, con la misma maestra”, dijo la declaración del Distrito Escolar.

La madre de Smith, Doreen Smith, dijo que el abuso continuó a pesar de presentar numerosas quejas.