Veteranos de guerra piden no ser “abandonados” por el Congreso y la Administración Trump

Donald Trump conmemoró este viernes el “Día de los Veteranos” con una visita a veteranos estadounidenses en Vietnam
Veteranos de guerra piden no ser “abandonados” por el Congreso y la Administración Trump
Trump rindió homenaje a los caídos en Vietnam.
Foto: Scott Olson/Getty Images

WASHINGTON – De gira por Asia, el presidente Donald Trump conmemoró este viernes el “Día de los Veteranos” con una visita a veteranos estadounidenses en Vietnam, mientras un grupo de veteranos pidió que el Congreso y la Administración no “abandonen” ni traicionen a quienes aún sufren consecuencias del conflicto en ese país asiático.

El mandatario nunca prestó servicio militar y, de hecho, consiguió cinco exenciones y la carta de un médico para evitar ser reclutado en la década de 1960. Durante y desde la contienda presidencial de 2016, Trump se ha arropado con la causa de los veteranos y ha acusado a sus rivales de ser “débiles” en el tema de defensa.

Así, Trump conmemoró su primer “Día de los Veteranos” como presidente en Danang, en compañía de siete veteranos de guerra estadounidenses que regresaron allí para recordar a sus compañeros caídos en el conflicto de Vietnam (1961-1975).

“Uno de mis grandes honores es representar a la gente parada acá detrás de mío, grandes grandes guerreros y veteranos de la Guerra de Vietnam”, dijo Trump durante una reunión en un hotel de Danang.

“Ustedes son los héroes que cumplieron su misión para nuestra nación. Y cada uno de ustedes, bajo las condiciones más difíciles, hizo lo que tuvo que hacer, y lo hizo bien”, afirmó Trump, en el marco de una gira asiática que lo llevó a la cumbre de la APEC en Danang.

Al asegurar que los veteranos son “un tesoro nacional”, Trump destacó los esfuerzos por reformar al Departamento de Asuntos de Veteranos (VA), bajo el liderazgo de David Shulkin,  y las mejoras al acceso de cuidado médico en el sector privado para los veteranos.

“Mi Administración, como todos ustedes saben, está comprometida con reconstruir a nuestro Ejército, y honrar la dura labor y los sacrificios de todos los veteranos… estamos extremadamente orgullosos de lo que hemos hecho” en VA, afirmó.

Por su parte, Shulkin reconoció en un comunicado que “queda mucho por hacer”, pero aseguró que su agencia “va camino de responder a los retos venideros”, y mantiene su compromiso por ofrecer cuidado médico y demás beneficios a los veteranos y sus familias.

Danang fue la bahía donde desembarcaron las primeras tropas convencionales de EEUU de ese costoso y prolongado conflicto, en el que Estados Unidos se alió con las tropas de Vietnam del Sur para combatir a las fuerzas gubernamentales comunistas de Vietnam del Norte.

El conflicto se cobró la vida de poco más de 58,000 estadounidenses y, según un estudio de la Universidad Estatal de California, hasta un 20% de los soldados caídos tan solo en los primeros años de combate en Vietnam eran de origen hispano.

Trump aseguró que su gobierno no descansará hasta que todos los 1,253 soldados estadounidenses desaparecidos en Vietnam sean regresados a casa.

Las secuelas del “agente naranja”

Aunque el Congreso ha aprobado varias medidas para ayudar a los veteranos de guerra,  hay una que lleva casi diez años en el tintero para atender los problemas médicos de los soldados expuestos al “agente naranja” en Vietnam.

El proyecto de ley, presentado en enero pasado por el congresista republicano de California, David Valadao, restablecería los beneficios médicos y de compensación por discapacidad para los miles de marineros que fueron expuestos al peligroso herbicida, muchos de los cuales ahora sufren graves problemas de salud.

La medida fue presentada inicialmente en la sesión legislativa de 2008, y la inacción del Congreso, presuntamente por desacuerdos sobre su financiación, ha desatado la ira de grupos como “la Asociación de Veteranos de Guerra de Vietnam Blue Water Navy”.

En entrevista telefónica con este diario desde Littleton (Colorado), John Paul Rossie, subdirector del grupo, explicó que los veteranos “sienten orgullo de haber prestado servicio militar y lo harían de nuevo” pero, ante la demora actual de esa legislación, se sienten “abandonados” y “discriminados”.

“Ya llevamos más de ocho años en esto, y en cada sesión legislativa la medida tiene amplio apoyo bipartidista, y ahora dicen que no tienen cómo financiarla…son buenos para ondear la bandera y decir que apoyan a los veteranos, pero para conseguir los fondos y aprobar la legislación, no están haciendo nada”, se quejó Rossie.

“Mucho hablar y cero acción. Por supuesto que han aprobado otras leyes para los veteranos, pero esta es importante para nosotros… sentimos que nos usan como pelota de fútbol con fines políticos, cada partido dice que nos apoya, pero nuestros miembros siguen esperando la atención médica que necesitan por su exposición al agente naranja”, enfatizó.

El  “agente naranja”, denominado un “enemigo invisible”,  fue un herbicida rociado desde helicópteros y ampliamente usado en Vietnam entre 1962 y 1975, y ha sido vinculado con el desarrollo de cánceres, disfunción hepática, diabetes, y enfermedades cardíacas y neurológicas.

Rossie, de 70 años, calculó que unos 529 veteranos de la era de Vietnam mueren a diario en EEUU, por una combinación de la vejez y enfermedades, incluyendo diversos tipos de cáncer.

La asociación de “Blue Water Navy” cuenta con poco más de 2,500 miembros, de los cuales el 10% es de origen hispano, dijo Rossie.

Hispanos en las Fuerzas Armadas

Los hispanos han prestado servicio militar en EEUU desde los inicios de la nación, y en la actualidad conforman más del 12% de los miembros en activo. Más del 9,3% fue desplazado a los frentes de guerra en Irak y Afganistán.

Según datos del Proyecto de Historia de los Veteranos, de la Biblioteca del Congreso, 80,000 soldados latinos participaron en la Guerra de Vietnam, de los cuales 13 recibieron la “Medalla de Honor” por su servicio en ese conflicto.

El prolongado conflicto no ahuyentó a los hispanos, sino todo lo contrario: en la Operación “Libertad Iraquí”, que concluyó en 2011, el 12% de los soldados era de origen latino, al igual que una quinta parte del Cuerpo de Infantes de Marina.

Casi la mitad de las mujeres enlistadas en las Fuerzas Armadas son latinas, según la documentación de ese proyecto.

En 2014, las minorías conformaron el 22,6% de toda la población de cinco millones de veteranos en EEUU, y las proyecciones indican que serán el 35,7% para 2040, según datos de la VA.

Del total de soldados pertenecientes a las minorías, el 52% es de raza negra, y el 30,8% es de origen hispano, según la VA.

 

El “Día de los Veteranos” es un feriado que entre 1938 y 1954 se conocía como el “Día del Armisticio”, para celebrar el fin de la Primera Guerra Mundial y la lucha por la paz mundial.

Ahora, el feriado se celebra el 11 de noviembre de cada año, e incluye a todos los soldados que han prestado servicio militar en todos los conflictos bélicos en los que participa Estados Unidos y típicamente se celebra con desfiles, picnics, visitas a cementerios, foros políticos y encuentros con veteranos.