La ayuda esencial para las víctimas de huracanes: encontrar trabajo

El centro de Workforce en Harlem está ayudando a casi un centenar de desplazados a contactar con empleadores
La ayuda esencial para las víctimas de huracanes: encontrar trabajo
Oriana Calderón ha tenido entrevistas de trabajo apenas días después de contactar con el centro del SBS./ Mariela Lombard
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Oriana Calderón trabajaba como mesera en Puerto Rico. Vivía en Carolina, donde tiene a su madre, tres hijos (de 18 a 22 años) y un nieto y según dice llevaba “una vida normal dentro de la situación [crisis económica y bancarrota] de la isla”. El huracán María dañó los cuartos de su casa, el agua entró por la ventana y sigue sin electricidad.¿El restaurante en el que trabajaba?  María “se llevó por completo”.

Estos días está haciendo entrevistas para volver a su puesto de mesera pero en Nueva York, una ciudad que está echándole una mano para conseguirlo a través del centro de empleo Workforce del Servicio a Pequeños Negocios (SBS).

Calderón es una de las personas a las que está atendiendo el Centro de Servicios de East Harlem para víctimas del Huracán, reciente abierto por el alcalde, con la idea de orientar a los desplazados por los recientes desastres naturales que han llegado a la ciudad. En este centro se brinda información y acceso a ayuda económica, con el Medicaid, cupones de alimentos, con la inscripción de niños en las escuelas y con los servicios que se proporcionan a personas mayores entre otros.

Pero esta mujer de 41 años dice que ella siempre ha trabajado y ha visto a gente que ha sufrido más devastación que ella que pueden usar estas ayudas. “Yo puedo trabajar”, explica, “quiero hacerlo por mi familia y por mi isla”, dice con voz dulce y transmitiendo un buen ánimo que choca con las duras circunstancias con las que lidia. Calderón ha dejado a sus hijos en Puerto Rico y con la ayuda de su padre que vive en Nueva York ha podido venir a la ciudad a vivir con él para buscar trabajo.

Como ella, muchas personas dijeron que lo que más necesitaban era caminar hacia adelante por sus propios medios y para ello lo que precisaban era trabajar. Ante esta demanda, el 28 de octubre el Servicio a Pequeños Negocios (SBS) añadió el servicio de carreras a este centro de Harlem. En menos de 12 días ya se había atendido a unas noventa personas.

“Me citaron y me han contactado para encontrar puestos acordes con mi resumé”, explica Calderón quien tiene experiencia en servicios de comida y atención al cliente. Y funciona rápido. Su primera cita para una entrevista de trabajo fue el 1 de noviembre, ya ha tenido dos y está a la espera de una tercera. En el centro también han trabajado con ella para actualizar su hoja de vida, le han ofrecido ayuda para poner sus papeles de trabajo en orden (algo que no necesitaba) y le han orientado “para conocer a la compañía con la que tenía las entrevistas”. “Están tratando que nos ubiquemos”, explica.

En el Workforce de Harlem funciona con cita previa, tiene personal bilingüe y trabaja con cientos de empleadores que canalizan a través de esta organización sus ofertas de empleo. Además de informar de estas se ofrece ayuda con la hoja de vida, orientación de carreras y apoyo para entrevistas. El comisionado del SBS, Gregg Bishop explicaba que este acceso a oportunidades laborales por parte de su departamento es parte de “la bienvenida con los brazos abiertos a los desplazados por los recientes huracanes”.

Calderón ha vivido antes en la ciudad aunque admite entre risas que no le gusta el frío. Y mantiene el optimismo. “Me voy a dar el tiempo que sea necesario para encontrar trabajo porque tengo a mi mamá retirada, mi hija estudiando y mi hijo que ya me ha dado un nieto no tiene un trabajo con horas suficientes”, dice. “Estamos tratando de resolver los problemas y no podemos perder las esperanzas”.