A punta de inyecciones se convirtió en el Popeye ruso

Este músculo que logró en 10 días no fue resultado del ejercicio
A punta de inyecciones se convirtió en el Popeye ruso
El ahora conocido como Popeye ruso
Foto: Captura Instagram Kirill Tereshin

Con risas, bromas y algunas críticas, han sido recibidas las imágenes de Kirill Tereshin en Instagram. El joven quien además se describe como un freak (frenético) de las inyecciones, se muestra orgulloso ante su “logro” de tener brotes de musculatura sin mayor necesidad de ejercicio.

#треня #спина #1зал Вот я и вернулся в свой зал.

A post shared by k1rya26rus (@s_1_a_c_k_3_r) on

Krill, el joven de 26 años, al parecer se inyecta una sustancia conocida como synthol, pues querría batir records en fisiculturismo. Según señaló el medio británico The Sun, Krill habría comenzado con una baja dosis, pero su afán por lograr cambios en su cuerpo lo habría llevado a aumentar los niveles de sustancia inyectados.

A post shared by k1rya26rus (@s_1_a_c_k_3_r) on

Las altas dosis han hecho que Krill sufra cambios en su salud, entre ellos altos niveles de fiebre. Esto no parece asustarlo y por el contrario continúa persuadiendo su meta. En la red social señaló “Estaba haciéndolo y registrando una fiebre de 40 grados, estaba recostado en cama, sintiendo que moría, pero después todo terminó bien”.

A post shared by k1rya26rus (@s_1_a_c_k_3_r) on

Según señalas algunos médicos, el uso del Synthol puede causar embolismos respiratorios, infecciones e incluso daños musculares irreparables.