La esperanza vuelve a relucir para cientos de ‘dacamentados’

Incluyen en la demanda legal, Batalla Vidal Vs. Baran, a los 4,000 ‘dacamentados’ cuyas solicitudes de renovación fueron rechazadas debido a la demora del Servicio Postal

El magistrado Nicholas G. Garaufis, de la Corte Suprema del Distrito de Brooklyn, aceptó este jueves una moción para incluir en la demanda Batalla Vidal vs. Baran a los ‘dacamentados’, estimados en unos 4,000 según activistas, cuyas solicitudes de renovación fueron rechazadas por la tardanza del Servicio Postal de Estados Unidos (USPS) en enviar sus documentos, lo que brinda esperanza a los jóvenes ‘dreamers’ en un momento de incertidumbre.

Durante una audiencia de 30 minutos, que inició a las 10:00 a.m., el juez Garaufis comentó que constantemente observa en las noticias el drama que viven los 800,000 beneficiarios de DACA en toda la nación, tras la decisión de la Administración Trump de acabar con ese beneficio migratorio.

“Ciertamente es un asunto que debe resolver el Gobierno federal”, expresó el magistrado a la audiencia, conformada por una veintena de activistas, defensores y ‘dreamers’.

Healy Ko explica el progreso del caso a la prensa.

Healy Ko, de la organización Worker and Immigrant Rights Advocacy Clinic y miembro del equipo legal, dijo que la decisión del juez representa un gran progreso para el caso.

“El magistrado también aceptó una moción para la certificación de clase, eso quiere decir que nosotros vamos a poder pedir que se incluyan (en el caso) a los 800,000 beneficiarios de DACA”, explicó Ko al finalizar la audiencia.

La demanda Batalla Vidal Vs. Baran reclama que la derogación de DACA violaría la Quinta Enmienda de la Constitución de Estados Unidos al estar motivada por ánimos antimexicanos y antilatinos.

La querella denuncia una violación del componente de igual protección de la Cláusula de Debido Proceso de la Quinta Enmienda.

Por culpa del correo

La semana pasada The New York Times dio a conocer que la solicitud de renovación de DACA de más de un centenar de beneficiarios de toda la nación fue rechazada por el Gobierno al llegar fuera de plazo del 5 de octubre, debido a que los formularios fueron entregados tarde por el USPS. Sin embargo, en la audiencia judicial en Brooklyn los defensores y activistas aseguraron que el número de ‘dreamers’ afectados en todo el país alcanzarían los 4,000.

Los defensores denunciaron que estos ‘dacamentados’, que calificaron para la última prórroga de la Acción Diferida de 2012 (DACA) y que sí habían enviado los formularios correspondientes dentro de la fecha límite requerida por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), perderían sus permisos de trabajo porque la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) decidió no procesar sus solicitudes debido a que las recibieron una día después por la tardanza del correo para entregar la correspondencia.

El ‘dacamentado’ Antonio Alarcón.

Y aunque a última hora del miércoles la Administración Trump anunció que los ‘dacamentados’ que enviaron su documentación por correo en el plazo requerido, pero que no fue recibida antes de la fecha límite podrían volver a solicitar el beneficio, en la audiencia en la Corte Suprema del Distrito de Brooklyn los representantes y abogados del Gobierno debatieron la moción presentada por los defensores argumentado que, en cada uno de los casos, era necesario comprobar que los solicitantes enviaron la documentación dentro del plazo requerido.

“El Servicio Postal admitió demoras en el envío de documentos, además, el plazo de un mes para renovar es absurdo. Lo que han pedido los representantes del Gobierno no tiene sentido. El juez nos ha favorecido y ha mostrado una sensibilidad extraordinaria, y eso nos tiene muy esperanzados”, dijo Antonio Alarcón, un ‘dreamer’ miembro de la organización Se Hace Camino Nueva York (MRNY), y quien es parte de la demanda Batalla Vidal Vs. Baran.

Entre tanto, Carlos Vargas, otro ‘dacamentado’ miembro de MRNY, recalcó que incluir en la demanda (Batalla Vidal Vs. Baran) a esos 4,000 ‘dreamers’ afectados “es una forma de continuar nuestra lucha. Muchos de esos jóvenes no pueden comprobar que enviaron sus documentos en el plazo requerido, pero en los tribunales tendrán una esperanza de protección.

El DHS precisó en un memorándum que aquellos que vuelvan a presentar la solicitud deben proporcionar “una prueba individualizada de que la solicitud se envió originalmente de manera oportuna y que el motivo de la recepción después de la fecha límite del 5 de octubre de 2017 fue el resultado del error del servicio postal de USPS”.

Los ‘dreamers’ y defensores dijeron que, aunque la revocación del DHS es una buena noticia para los cientos de beneficiarios de DACA, que ahora tienen una segunda oportunidad de renovar el beneficio, la Administración de Trump sigue siendo un obstáculo para terminar el programa en sí y dar paso a una legislación verdaderamente incluyente y con camino a la ciudadanía, como el DREAM ACT.

“La inacción del Gobierno hace que 800,000 jóvenes que han crecido en los Estados Unidos, una vez más, se encuentren bajo la amenaza de la deportación”, expresó Vargas.