Estudio pronostica que en 2018 habrá terremotos de gran magnitud

Tan solo en el 2016 se produjeron en todo el mundo 14,333 sismos

Guía de Regalos

Estudio pronostica que en 2018 habrá terremotos de gran magnitud
El mundo ha sufrido grandes pérdidas por devastadores terremotos.
Foto: Ronaldo Schemidt / Getty Images

Científicamente es imposible predecir un terremoto en la Tierra. Ni con los avances tecnológicos más recientes se ha podido determinar cuándo llegará uno de estos destructivos fenómenos naturales y cuál será su intensidad

Sin embargo, un estudio presentado para la Geological Society of América, generó mucha controversia en la comunidad científica, al señalar que para el 2018, comenzará un ciclo de aproximadamente 5 años en que aumentará de manera considerable la cantidad e intensidad de los sismos.

A través de un de un patrón estadístico, Roger Bilham y Rebecca Bendick, geólogos de las universidades de Colorado y Montana, respectivamente, indicaron que desde el año 1900 se han registrado un promedio anual de 15 terremotos con una intensidad de 7 grados o más en la escala de Ritcher.

En base a estos números, los investigadores descubrieron que periódicamente el número de sismos de gran magnitud aumentó de forma considerable en etapas cíclicas de cinco años.

Estos periodos coincidieron directamente con una muy pequeña disminución en la velocidad de la rotación de la Tierra de milisegundos, y que de acuerdo a estos científicos sucede cada 32 años aproximadamente.

Los investigadores establecieron que el patrón registrado indicaría que a partir del 2018 comenzará este período, en el que supone podríamos tener un promedio de 20 o 30 terremotos potencialmente destructivos cada año. Además, la investigación indica que la gran mayoría de estos sismos podrían suceder en países situados cerca de la línea de Ecuador.

Sin embargo, especialistas del Servicio Geológico de los Estados Unidos salieron al paso para señalar que el estudio de Bilham y Bendick es meramente estadístico, y la existencia de una relación en estas cifras podrían deberse a otras causas y no necesariamente a la rotación de la Tierra.