Así se burlaron Beyoncé y Jay-Z del escándalo que protagonizaron hace unos años

Los cantantes aprovecharon el momento para demostrar que todos los conflictos quedaron en el pasado

Guía de Regalos

Así se burlaron Beyoncé y Jay-Z del escándalo que protagonizaron hace unos años
Beyoncé y Jay Z.
Foto: Getty Images

En mayo del 2014 Beyonce y Jay-Z fueron noticia cuando la hermana de ella, Solange, agredió al cantante en un ascensor luego de una de las after parties de la gala del MET, en Nueva York. Una cámara de seguridad registró el momento en el que la mujer le gritaba y le pegaba a su cuñado, mientras el guardaespaldas que iba con ellos intentaba calmarla. Los rumores en ese momento, indicaban que lo que había causado tanta ira fue un episodio de infidelidad, y esta semana el rapero admitió que esto era verdad.

Sin embargo, todo el mal estar quedó en el pasado y la pareja pudo superar esa crisis, a tal punto que hoy eligen reírse de lo sucedido. El lunes por la noche, mientras se retiraban de un complejo de cine al que acudieron para celebrar los 48 años del músico, los dos posaron en un ascensor alentando a la prensa a que saque fotos. “Vamos, vengan“, gritaba Jay-Z a los fotógrafos presentes.

Photo © 2017 Backgrid/The Grosby Group.

Solo faltó en la foto la hermana de Beyonce, con quién el cantante aseguró que hoy mantiene una buena relación. “Tuvimos solo un desacuerdo a lo largo de tantos años. Antes y después de eso estuvo siempre todo bien”, dijo Jay-Z durante una entrevista que brindó en el mes de agosto. “Ella es como mi hermana, la protegería de cualquier cosa. No es mi cuñada, es mi hermana y punto. Siempre hemos tenido una gran relación“.

Esta semana el rapero también habló de su infidelidad, revelando que un momento personal muy duro lo llevó a engañar a su mujer. “Tienes que sobrevivir y cuando entras en eso, ¿qué sucede? Cierras todas las emociones. Incluso con las mujeres, y no puedes conectarte. En mi caso, fue profundo. Y después todas las cosas pasaron desde ahí: la infidelidad“, recordó. “Usamos nuestro arte como una terapia y comenzamos a hacer música juntos. Al final del día tenemos mucho respeto por el arte del otro. La mayoría de la gente se distancia, y el porcentaje de divorcio es alto porque la mayoría de la gente no puede hacerse cargo. Lo más difícil es ver el dolor que has causado en la cara de alguien, y después lidiar con ello”, añadió.