Nueva York aprueba ley para prevenir el suicidio

Más de 1,700 personas se quitan la vida en promedio cada año en el Estado, muchos de ellos mujeres hispanas

Guía de Regalos

Nueva York aprueba ley para prevenir el suicidio
La senadora Mariso Alcántara y la asambleísta Carmen de la Rosa hablan de la ley de prevención del suicidio

En septiembre pasado la dominicana Kariellis Jiménez, de 25 años, acabó con su vida en su departamento en el Alto Manhattan, y pasó a engrosar la preocupante lista de suicidios entre jóvenes y adolescentes en Nueva York, que ha alcanzado niveles alarmantes, por lo que líderes políticos y activistas aplaudieron este miércoles que el Estado haya aprobado la ley de prevención del suicidio.

A través de esta iniciativa se pretende destinar recursos focalizados para evitar que el suicidio siga afectando considerablemente a la comunidad LGBT, a los veteranos y especialmente a mujeres adolescentes hispanas. Al mismo tiempo se le ordena a la Oficina de Salud Mental del Estado evaluar los datos demográficos de grupos como los latinos para buscar medidas de acción específicas.

El suicidio es la segunda causa de muerte entre las adolescentes latinas y sabemos que en Nueva York uno de cada cuatro jóvenes hispanos ha pensado en el suicidio y una de cada 7 ha intentado suicidarse, por lo que es urgente actuar de inmediato para frenar esa situación”, aseguró la senadora estatal Marisol Alcántara, destacando que ya fueron asignados recursos para combatir ese mal. “Acabamos de darle 200,000 dólares a la organización Comunilife, que tiene un programa que se llama ‘la vida es preciosa’ y van a abrir grupos de apoyo en 10 escuelas del Alto Manhattan para tratar el tema del suicidio y la salud mental con nuestros jóvenes”.

Según estadísticas del 2015 reveladas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) el 18.5% de las adolescentes latinas en Nueva York consideró seriamente suicidarse, al tiempo que el 13.2% intentó suicidarse y el 3.8% se causó heridas mientras intentaba suicidarse. El documento destacó además que el 40.9% de las adolescentes hispanas de la Gran Manzana dijo tener sentimientos de tristeza y desesperanza.

“Queremos poner un granito de arena para solucionar el problema del suicidio y del bullying en momentos en que tenemos un presidente anti-inmigrante, racista y anti-mujer que ha estado atacando a nuestra comunidad creando ansiedad y tensión entre nuestra gente”, agregó la política. “Les digo a quienes se sienten en problemas que busquen ayuda, que la salud mental es como cuando uno va al dentista y hay ayuda”.

La asambleísta Carmen de la Rosa, por su parte, destacó que aunque el Estado ya tiene un plan de prevención de suicidios vigente, la ley da un respaldo enorme a la comunidad hispana, donde los suicidios se han convertido en una epidemia.

“Nuestras comunidades no son prioridad dentro de esos planes y tenemos que defenderlas y hacer que haya más alerta, porque este problema está acabando especialmente con la vida de nuestras niñas latinas y de los varones afroamericanos, y de eso no se habla, y con la ley pedimos que cuando se diseñan planes para prevenir el suicidio y se asignan los recursos se tengan en cuenta estos datos demográficos”, afirmó la asambleísta de origen dominicano.

La senadora Mariso Alcántara y la asambleísta Carmen de la Rosa hablan de la ley de prevención del suicidio

Rosa Gil, presidenta de la organización Comunilife, agradeció al gobernador Cuomo por haber firmado la ley que y mencionó que es una herramienta para atacar una crisis de salud que es “todavía prevenible y que causa mucho sufrimiento”.

Datos sobre suicidios en Nueva York

  • 1,700 suicidios se registran en promedio al año
  • 1 de cada 4 hispanos jóvenes consideró el suicidio
  • 13% de las jovencitas hispanas intentó suicidarse en el Estado
  • 5% de jóvenes blancas intentó suicidarse en el Estados de NY
  • 35% de jóvenes hispanos con depresión recibe tratamiento
  • 60% de jóvenes blancos con depresión recibe tratamiento
  • El suicidio es la segunda causa de muerte entre adolescentes latinas en Nueva York