Estado de Nueva York combate a la MS-13 desde las aulas

La administración del gobernador Andrew M. Cuomo ha reforzado las medidas de seguridad en las escuelas públicas clasificadas como de “alto riesgo” en Long Island, luego de que la temida MS-13 asesinará a varios estudiantes del área
Estado de Nueva York combate a la MS-13 desde las aulas
Nisa (izq.) y Kayla (dcha.) fueron encontradas muertas en Brentwood, Long Island.
Foto: Archivo / El Diario

Mientras Evelyn Rodríguez, madre de Kayla Cuevas, víctima de la sanguinaria pandilla Mara Salvatrucha (MS-13), ha demandado al distrito escolar de Brentwood por $110 millones, por presuntamente no hacer suficiente para impedir la muerte de su hija, el estado de Nueva York intenta evitar que el grupo criminal reclute y asesine más estudiantes mediante un plan de seguridad en 10 escuelas de “alto riesgo” en el condado de Suffolk.

El gobernador Andrew M. Cuomo anunció en septiembre pasado que 10 policías estatales serían desplegados inmediatamente en 10 escuelas clasificadas como de “alto riesgo”, debido a la presencia comprobada de la violenta MS-13.

Precisamente el mandatario hizo el anuncio en el primer aniversario de los asesinatos de las adolescentes Kayla, de 16 años, y su amiga Nisa Mickens, de 15. Para entonces, Cuomo informó que la Unidad de Prevención de Pandillas educaría a los profesores y funcionarios escolares sobre cómo identificar signos tempranos de actividad de pandillas, además de incrementar los recursos de ayuda para estudiantes y padres.

El abogado de Evelyn Rodríguez, Javier A. Solano, con oficinas en Manhattan y El Bronx, sostiene que Cuevas recibió amenazas de la pandilla incluso dentro de la misma escuela. Según la demanda, los miembros de la pandilla intimidaron a Cuevas con un arma blanca, pero los funcionarios escolares no presentaron el reporte a la Policía.

“La señora Rodríguez espera que la demanda envíe un mensaje al distrito escolar de Brentwood y otros distritos de Long Island acerca de que su deber es proteger a sus estudiantes”, declaró el abogado.

El gobernador Cuomo reconoció en septiembre que las escuelas son un “caldo de cultivo” para la peligrosa pandilla, a la que se le atribuyen 17 asesinatos en el condado de Suffolk desde enero de 2016.

“Ahí (en las escuelas) es donde reclutan, ahí es donde intimidan, ahí es donde se encuentran (los miembros de pandillas)”, dijo Cuomo en el auditorio de la Escuela Secundaria Central Islip, una de las instituciones clasificada como de “alto riesgo”.

Cuomo explicó que los oficiales serán desplegados en las escuelas de seis distritos escolares, todos en el condado de Suffolk, ya que estos son lo que tienen los “incidentes más altos de actividades relacionadas con pandillas”, dijo el mandatario.

“Recursos no represión”

Además de la millonaria demanda presentada por Evelyn Rodríguez, el Estado y el sistema de educación pública de Nueva York se enfrentan al descontento de activistas y defensores, quienes argumentan que desplegar uniformados no aliviaría la violencia, ni aumentará la confianza de los residentes en las fuerzas del orden.

“Los estudiantes de estas escuelas necesitan recursos reales. Son jóvenes que pertenecen o provienen de comunidades marginadas, donde la pobreza y la falta de oportunidades les impiden romper con el circulo de violencia. Son comunidades inmigrantes y de color sistemáticamente olvidadas por el Estado y reprimidas por las fuerzas del orden”, dijo Sergio Argueta, fundador de la organización STRONG YOUTH, enfocada en la rehabilitación de expandilleros. “El Estado tiene que invertir en estos jóvenes, no en los uniformados. Hay una gran necesidad programas que los ayude a formarse y alentarlos a conseguir la vida que sueñan”.

Por otro lado, los defensores creen que ampliar la presencia de uniformados aumentará el miedo a la deportación y la atención de las autoridades de inmigración en vecindarios de inmigrantes. Make the Road New York calificó la estrategia como “la nueva fuerza de deportación de Cuomo”.

“Esto genera más trauma para nuestra juventud”, dijo Ana Quintanilla, madre de un estudiante del distrito escolar de Brentwood y miembro de Make the Road New York.

La madre cree que las autoridades de inmigración están criminalizando a los jóvenes indocumentados y que la presencia de uniformados en las escuelas generará mayor desconfianza y tensión entre la comunidad y las fuerzas del orden, además de nutrir el creciente temor a la deportación bajo la administración del presidente Donald Trump.

Pero la oficina de Cuomo dejó en claro que el Estado no pregunta sobre el estado de inmigración. Las escuelas fueron seleccionadas con base en la investigación de múltiples agencias y el objetivo es frenar la propagación de la violencia de las pandillas antes de que comience.

Estado redobla seguridad en Suffolk

Desde los asesinatos de Cuevas y Mickens, la Policía de Suffolk ha realizado unos 270 arrestos de presuntos miembros de la MS-13, además, más de media docena de pandilleros fueron acusados ​​de los asesinatos de las dos adolescentes, dijeron las autoridades.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) informó que hasta ahora más de 75 “pandilleros confirmados” de la MS-13 han sido puestas en proceso de deportación.

Un funcionario del Departamento de Educación del Estado (NYSED) dijo que la Junta de Regentes y esta agencia “se han comprometido en promover entornos de aprendizaje seguros donde los estudiantes y maestros trabajan en colaboración, en busca de la excelencia académica y el crecimiento social y emocional de los estudiantes”.

El funcionario dijo que la Ley de Escuelas Seguras contra la Violencia en la Educación (SAVE) es parte de los planes de seguridad escolar a nivel de distrito.

“Estos planes, que cada distrito escolar debe adoptar, están diseñados para prevenir o minimizar los efectos de incidentes violentos y emergencias, además de facilitar la coordinación de las escuelas y los distritos escolares con los recursos locales y del condado en caso de tales incidentes o emergencias”, agregó.

El Departamento sostuvo que continuará colaborando con la Policía Estatal para ayudar a mantener seguros a los estudiantes y al personal de la escuela.

“Actualmente estamos trabajando con la Policía Estatal para desarrollar una capacitación sobre prevención de pandillas en las escuelas en todo el estado. Esperamos ofrecer esa capacitación y asistencia en las escuelas a principios de 2018”, añadió.

¿Cómo se atienden los reportes de violencia?

El funcionario de NYSED dijo que, en diciembre de 2016, la Junta de Regentes del Estado de Nueva York, que tiene la autoridad de establecer las políticas educativas en el estado, implementó cambios a las reglamentaciones estatales sobre denuncias de incidentes violentos y perturbadores en las escuelas.

“Los cambios hacen que el proceso de presentación de informes sea menos complicado y ponen mayor énfasis en los delitos violentos”, dijo.

Estos cabios entraron en vigor en el año escolar 2017-2018. Las regulaciones requieren que las escuelas denuncien si un incidente violento estuvo relacionado con una pandilla, aunque, según la demanda presentada por Evelyn Rodríguez, esta norma no se cumplió.