Robert Greenwald: el director de Hollywood que se volvió activista

El laureado director de cine y televisión lleva ya más de una década produciendo documentales sobre temas sociales, desde la guerra, hasta inmigración y Trump. "Mi idea es que la gente sienta y se movilice".

En un video de tres minutos y medio, dieciséis mujeres cuentan como Donald J. Trump las manoseó, las besó o las observó desnudas sin su permiso.

Cada una de ellas explica su encuentro con Trump y al final, unas palabras sobre la pantalla invitan a la acción:

“Escucha, apoya, habla” (Listen, support, speak out)

Más de 2.4 millones de personas han visto el “micro”, producido por Brave New Films, entidad creada hace más de una década por el famoso director de cine y televisión Robert Greenwald.

“La respuesta al video ha sido fenomenal, mucho más de lo que esperábamos”, dijo el director durante una entrevista con La Opinión en sus oficinas de Culver City, California.

“Queremos mantener el tema sobre la palestra”, continúa. “A medida que otros hombres de nuestra sociedad sufren las consecuencias de haber acosado mujeres, no queremos que se olviden los hechos sobre Donald Trump”.

De director comercial a productor de documentales

Hace algunos años, Greenwald estaba dedicado a la televisión y el cine comerciales. Entre las décadas de los años setenta y noventa, el cineasta hizo más de 65 películas, miniseries y largometrajes, dirigiendo a Farrah Fawcet en “The Burning Bed” o a Salma Hayek en “A Woman of Independent Means”, entre otras.

Pero en un momento dado de su carrera decidió dar un giro hacia otro tipo de trabajo: uno que tuviera una influencia más profunda en la sociedad.

“Mi papá solía decir que en la vida hay que hacer cosas que no sean necesariamente para beneficio propio o personal”, dijo Greenwald. “Cuando ocurrió el ataque terrorista del 9-11 noté que nuestro país giró del dolor a la venganza. Entonces hice una película sobre la guerra de Irak”.

Durante la premiere del documental alguien se le acercó y le dio las gracias por hacer la película. Ese reconocimiento lo sintió muy diferente a los elogios que recibía cuando hacía otro tipo de cine.  “Era un agradecimiento muy personal”.

Greenwald está convencido del impacto que el video sobre las 16 mujeres de Trump ha tenido sobre la conversación del país respecto al tema del acoso sexual, que ha forzado la renuncia de políticos, periodistas y actores en las últimas semanas.

Brave New Films también organizó una rueda de prensa que se realizó en Washington esta semana en la que tres de estas mujeres exigieron una investigación del presidente por este comportamiento.

“De nuevo ves que la gente está hablando y los medios se refieren a las mujeres que acusan al presidente y el tema no se ha quedado atrás como en los últimos meses”, dijo Greenwald.

Cine con mensaje social dirigido a cambiar mentes

Contar una historia en una película tiene su arte. Por su habilidad para lograrlo, Greenwal fue nominado a Emmys, Golden Globes y Peabodys, y ganó premios del American Film Institute.

Pero ahora usa su capacidad narrativa para influir “como piensa y habla la gente” sobre un tema de importancia social.

En la última docena de años, Greenwald ha producido documentales cortos sobre controvertidos políticos como Rudy Giuliani y disputadas elecciones como la del año 2000 en Estados Unidos.

Desde 2004, Greenwald ha producido documentales de larga duración sobre otros temas relevantes como las prácticas políticas de la red conservadora Fox incluyendo el muy conocido “Outfoxed, la guerra de Ruper Murdoch contra el periodismo”, los hermanos Koch, la empresa Walmart, las guerras de Irak y Afganistan y el uso de Drones estadounidenses en el medio oriente, entre otros temas.

Actualmente, el director está involucrado en un proyecto para combatir el tema del encarcelamiento masivo y la reforma al sistema de fianzas (bails), que “está hecho esencialmente para mantener en prisión a la gente pobre”.

“Quiero hacer sentir a la gente y luego, que se activen”

Hace unos años, Greenwald comenzó también a trabajar sobre un tema complejo que divide constantemente a los estadounidenses: inmigración.

“Hay  muchos estadounidenses pro inmigrantes, pero no es un tema que los apasione en forma positiva”, dijo Greenwald. “Realmente, la pasión más fuerte está del lado anti inmigrante”.

¿Cómo hacer que la mayoría estadounidense que es favorable a los inmigrantes se interese por estar más activa en el tema?

“Creo que hay que dar información, pero principalmente, hacerlos sentir”, dijo Greenwald. “Creo que con todas las cosas horribles que Trump está haciendo, la separación de familias, que podemos contar historias que los muevan”.

Brave New Films hizo un video de 14 minutos sobre las cárceles privadas para inmigrantes y otro sobre la historia del Pastor Noé Carías, detenido en Los Ángeles y separado por ICE de su familia y su congregación durante los primeros meses del gobierno de Trump.

Una serie de cortos presenta historias más personales en boca de jóvenes y niños que han sido separados de sus familias por la deportación.

El objetivo es que los estadounidenses que se sientan afectados por el mensaje actúen de alguna manera para combatir estas políticas.
“No le decimos a la gente lo que debe hacer”, dijo Greenwald. “Pero espero que esto les motive a unirse a algún tipo de actividad, por ejemplo un grupo santuario y por supuesto a participar electoralmente”.