Lo que la nueva ley de porte encubierto de armas podría significar para NYC

Los críticos de la legislación que está en manos del Senado Federal para su aprobación definitiva, sostienen que otros estados podrían poner en riesgo a los neoyorquinos
Lo que la nueva ley de porte encubierto de armas podría significar para NYC
El comisionado del NYPD, James O'Neill dijo que la ley es una amenaza para todos en esta ciudad y para los hombres y mujeres de la Uniformada.  

Escondido dentro de un almacén de distribución de cemento frente a una escuela primaria en Ridgewood, Queens, el Seneca Sporting Range ofrece un lugar para que los propietarios de pistolas de la ciudad de Nueva York puedan practicar tiro.

John DeLoca, un distribuidor de armas autorizado de Queens que dijo que tiene más de 1.000 armas de fuego y casi 100.000 cartuchos de munición, es el propietario del campo de tiro. Su clientela incluye a fanáticos de las armas de fuego, algunos oficiales del Departamento de Policía y guardias de seguridad armados que requieren renovar sus certificaciones.

Un pequeño letrero de plexiglás sobre una puerta enrollable sirve como el único marcador de identificación del campo de tiro y el discreto sitio parece reflejar la naturaleza de quienes tienen posesión legal de armas de fuego en la ciudad de Nueva York. Relativamente pocos civiles poseen armas de fuego y la gran mayoría que carecen de una licencia que les permita salir de su hogar con su arma.

En 2011, solo unas 4.000 personas tenían permisos para portar armas de mano ocultas en la ciudad, de acuerdo con los registros públicos revisados ​​por The New York Times. La mayoría de las personas que portan legalmente son policías retirados, guardias de seguridad activos y dueños de negocios que manejan cantidades significativas de efectivo, junto con algunas celebridades ricas.

Sin embargo, una ley recientemente aprobada por la Cámara de Representantes y bajo la consideración del Senado, podría aumentar drásticamente el número de personas que caminan por las calles con una pistola en su costado o escondidas en un bolso.

La Ley de Reciprocidad de Transporte Oculto de Armas exige que todos los estados que expidan permisos o licencias de portación ocultos deben honrar la capacidad de las personas de otros estados para portar un arma oculta si califican en su estado natal.

Aunque tienen diferentes requisitos de licencia, cada estado, incluido Nueva York, permite a los ciudadanos portar armas de fuego ocultas. Doce estados no requieren que los propietarios de armas tomen un entrenamiento especial u obtengan una licencia o permiso antes de portar un arma oculta.

La aprobación del proyecto de ley por parte de la Cámara ha llevado a la industria de las armas al borde de cumplir una misión de décadas, pero DeLoca, que apoya la reciprocidad a nivel nacional, duda de que tenga efecto en la ciudad de Nueva York.

“Los cinco condados son un mundo propio”, dijo “Pero, ¿cuál es la diferencia si compraste tu arma en Sioux City, Iowa; Dallas, Texas; California o Florida? Una licencia es una licencia”.

La ciudad de Nueva York y el estado, junto con otras localidades, desafiarán indudablemente esa afirmación si el Senado aprueba el proyecto de ley -que sigue siendo poco probable, dicen la mayoría de los analistas.

Si bien los defensores del control de armas sostienen que el proyecto de ley viola la Décima Enmienda, que otorga poderes estatales no expresamente delegados al gobierno federal por la Constitución, los expertos en derecho constitucional dicen que no está claro si ese argumento se mantendría en los tribunales.

“El proyecto de ley de reciprocidad sería un desastre para la ciudad de Nueva York”, dijo James Jacobs, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York. “Si se aprueba, seguramente será impugnada en la corte como un alcance anticonstitucional de la autoridad federal, pero es difícil predecir el resultado”.

Jurisprudencia incierta

Jacobs dijo que el NYPD podría tratar de regular o monitorear a los visitantes armados. El gasto de esos esfuerzos de monitoreo podría reforzar un caso en contra de la ley federal por “imponer costos” en la ciudad y el estado, dijo.

“Supongo que el NYPD tratará de requerir que un portador de arma oculta de fuera del estado se registre en el NYPD para que tengamos los datos de quién las lleva legalmente”, dijo. “Eso implicaría un costo y haría que el caso en contra de la ley federal sea un poco más fuerte. Pero los federales argumentarían que no ellos no ‘imponen’ ese costo”.

La jurisprudencia existente relacionada con la legislación de armas a nivel nacional ha desafiado la capacidad del gobierno federal para obligar a los estados a crear estructuras regulatorias, pero no la capacidad del gobierno para anular las restricciones estatales de armas de fuego.

Jacobs y el profesor de derecho de la Universidad de Fordham Nicholas Johnson, un experto federal en leyes de armas, señalaron el caso de la Corte Suprema Printz v. Estados Unidos para resaltar un posible argumento de la Décima Enmienda contra la Ley de Reciprocidad de Transporte Oculto de Armas.

En el caso, la Corte Suprema dictaminó que el gobierno federal violó la Décima Enmienda al “requisar” a las agencias policiales estatales y locales al exigir a los estados que realicen controles de antecedentes de los compradores de armas temporalmente.

Printz, sin embargo, se acogió a un mandato federal que obligaba a los estados y municipios a “hacer algo”: gastar dinero en la creación de un sistema de verificación de antecedentes y en hacer cumplir las verificaciones de antecedentes, dijo Johnson.

“La Ley de Reciprocidad de Transporte Oculto es diferente de otros casos de Federalismo en el sentido de que la reciprocidad no exige que los estados desarrollen ningún aparato regulador ni que le asignen a un sheriff que realice verificaciones de antecedentes”, dijo Johnson. “Todo lo que hace es crear un sistema de inmunidades para los ciudadanos de fuera del estado”.

Cualquier desafío judicial podría sentar un precedente para la capacidad del gobierno federal de anular las leyes estatales sobre armas, dijo.

Abogando contra más armas

Aunque el proceso judicial para oponerse a la ley potencial sigue sin estar claro, los defensores del control de armas dicen que están seguros de que una infusión de armas de fuego pondría a los neoyorquinos en peligro.

“La gente de fuera del estado si entra a un lugar bullicioso como Times Square y camina con una pistola escondida”, dijo la directora ejecutiva de New Yorkers Against Gun Violence, Rebecca Fischer. “Sería difícil de hacer cumplir la ley y peligroso para la policía”.

En una entrevista en ABC7 el 11 de diciembre, el comisionado del NYPD, James O’Neill criticó el proyecto de ley por la posibilidad de introducir más armas en la ciudad durante un período de crímenes violentos históricamente bajos.

Dijo que el proyecto de ley permitiría a los visitantes, a menudo con poco o ningún entrenamiento con armas de fuego, traer armas a escenarios desconocidos, como los vagones del metro de la ciudad de Nueva York. Estados como Florida tienen leyes indulgentes de Stand Your Ground que permiten a los propietarios de armas disparar y matar personas cuando se sienten en peligro.

O’Neill también dijo que le preocupaba que las armas fueran robadas, revendidas y utilizadas en crímenes.

“He estado hablando en contra de esto durante meses”, dijo O’Neill. “Dije que es un riesgo para la seguridad pública, pero es más que eso, es una locura”.

“No necesitamos más personas con armas de fuego en la ciudad de Nueva York”, continuó. “Es una amenaza para todos en esta ciudad y es una amenaza para los hombres y mujeres en el NYPD”.

O’Neill dijo que los neoyorquinos también podrían establecer su residencia en estados con leyes de armas poco estrictas, como las vecinas Vermont y Pennsylvania, y llevar las armas en la ciudad de Nueva York.

Erosión de límites estatales

Además de hacer casi imposible que la mayoría de los residentes de la ciudad obtengan una licencia de portación oculta, las estrictas leyes de armas de fuego prohíben a los civiles del estado de Nueva York que viven fuera de la ciudad portar armas ocultas en los cinco condados. De acuerdo con el Código Penal del Estado de Nueva York:

“Una licencia para portar o poseer una pistola o revólver, que no esté limitada en cuanto al lugar o tiempo de posesión, será efectiva en todo el estado, excepto que no será válida dentro de la ciudad de Nueva York a menos que un permiso especial otorgue validez es emitido por el comisionado de policía de esa ciudad”.

Fischer dijo que la ley existente honra las “necesidades de seguridad pública” de la ciudad en lugar de imponer un mandato único que puede ser más apropiado en lugares de baja densidad como la zona rural de Vermont.

“Teniendo en cuenta los diferentes requisitos, incluso dentro de nuestro estado, la Ley federal de reciprocidad de transporte oculto solo aumentará la carga que pesa sobre nuestra policía para que esté al mando de nuestras leyes y prácticas y las haga cumplir para proteger a nuestros residentes”, dijo ella.

Tanto Jacobs como Johnson dijeron que la ley federal no revocaría la ley del estado de Nueva York, que impide que los residentes de Nueva York con licencias de portar armas ocultas en otros estados puedan llevar pistolas en la ciudad de Nueva York.

Sin embargo, señala Jacobs, una ley federal que permite a personas de otros estados llevar armas en la ciudad de Nueva York al mismo tiempo que la ley local impide que los residentes del estado de Nueva York porten armas en la ciudad crearía confusión y erosionaría la ley existente.

“Esto generaría hostilidad y falta de respeto a la ley”, dijo. “También significaría que otros estados podrían poner en riesgo a los neoyorquinos”.

Para leer este artículo en inglés, ir a: CityLimits.org