Manu Ginóbili explica su canasta fantasma: “Rarísimo, rarísimo”

"Entró de una manera que fue una belleza", dijo el argentino de su anotación ante los Knicks
Manu Ginóbili explica su canasta fantasma: “Rarísimo, rarísimo”
Manu Ginobili en el vestuario visitante del Madison Square Garden.
Foto: Rafael Cores / ImpreMedia

“Estuve trabajando en ese tiro por un montón tiempo, jaja. Lo que pasa es que no me había animado todavía a tirarlo”, bromeó Manu Ginóbili en el vestuario tras el partido de los Spurs ante los Knicks en el Madison Square Garden en el que anotó su ya famosa “canasta fantasma”.

“No, la verdad que fue rarísimo”, siguió, ya en serio. “Vi a LaMarcus [Aldridge] defendido por delante y se la quise tirar por arriba rápido, porque él ya estaba en la pintura hacía tiempo. Y bueno, indudablemente me salió un poco más fuerte, pero entró de una manera que fue una belleza”.

“Creo que no metí una tirando normal en todo el año así de bien”, añadió.

“Cuando veo que entra y que ellos [los Knicks] salen tan rápido que nadie marca el triple ni nada, me vuelvo loco. ¡Una pelota así, cómo no lo van a contar! Después veo el banco, porque en un momento pensé que quizá estaba equivocado yo. Pero cuando veo en el banco a todos volviéndose locos porque no la estaban cobrando, ahí sí traté de llamar la atención a los árbitros para que hicieran algo. No sé qué, pero algo tenían que hacer”, explicó.

“Ninguno de los tres árbitros lo vio”, añadió. “Rarísimo, rarísimo”.

Al final los árbitros pudieron ver en una repetición la jugada y dieron por buenos los tres puntos.

Alrededor de la web