El ajuste de USCIS para trabajadores extranjeros de transnacionales

La disposición forma parte de la orden ejecutiva de Trump "Compra americano, contrata a americanos"
El ajuste de USCIS para trabajadores extranjeros de transnacionales
USCIS ajusta sus prioridades con la orden ejecutiva "Compra americano, contrata a americanos".
Foto: John Moore/Getty Images

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) realizó un ajuste para compañías transnacionales o con filiales en los Estados Unidos que quieran transferir a algún empleado extranjero al país.

La oficina emitió una guía de política actualizada que aclara que “un voto por poder debe ser irrevocable”, es decir que la autorización de transferencia debe mantenerse hasta que se aprueba la visa L-1 correspondiente.

“El nuevo memorando de política aclara que cuando los votos representativos son un factor determinante para establecer el control (de una empresa o filial), el solicitante debe demostrar que los votos son irrevocables desde el momento de la presentación hasta que USCIS resuelva la petición“, se informó en un comunicado. “(Esto) junto con la evidencia de que la relación (laboral) continuará durante la aprobación”.

La política anterior no consideraba si los votos por poder debían ser irrevocables para establecer el control durante el proceso de autorización de la visa.

“Un empleador estadounidense o extranjero puede presentar una solicitud de visa L-1 para transferir temporalmente a un empleado extranjero a los EEUU”, explica USCIS. “El empleador debe demostrar que existe una relación de calificación entre el empleador extranjero y la empresa en EEUU… para demostrar que las dos empresas son del mismo empleador o que las empresas están relacionadas como una empresa matriz o filial”.

El ajuste podría impactar a más de 900,000 empleados extranjeros no-inmigrantes, de acuerdo a las estadísticas de la oficina de Inmigración que indica que en 2016 se autorizaron 954,394 visas de ese tipo, incluyendo los permisos para lo cónyuges.

Cabe aclarar que la visa L-1A es para los ejecutivos o directivos que las empresas quieran transferir, mientras que la L-1B para empleados con conocimientos especializados, las cuales se otorgan por uno hasta cinco años, dependiendo del caso, además de que son por periodos, según se informa en la página web de USCIS.

Esta nueva disposición forma parte de la orden ejecutiva 13788 “Compra americano, contrata a americanos”, del presidente Donald Trump, confirmó Katherine Tichacek, vocera de USCIS en Nueva York.

“Sí, es parte de esa orden ejecutiva”, dijo a pregunta expresa. “Esta guía actualizada es coherente con las prioridades actuales de la agencia y las políticas que protegen los intereses de los trabajadores de EEUU”.

Los cónyuges de esos trabajadores, considerados como no-inmigrantes, pueden solicitar permiso de trabajo.

En 2014 hubo 591,728 trabajadores extranjeros con esas visas, más 243,979 de sus cónyuges; en 2015 se reportaron 648,611 empleados y 269,002 cónyuges, y en 2016 fueron 677,583 y 276,811, respectivamente.

Consultar aquí la nueva guía de visa L-1 emitida por USCIS.