Trump: “El muro es el muro” y México lo pagará

Casa Blanca asegura que Trump se mantiene inamovible sobre el muro y otros elementos de una posible reforma migratoria
Trump: “El muro es el muro” y México lo pagará
Trump desmintió a Kelly sobre el muro.

WASHINGTON— En vísperas del aniversario de su investidura, el presidente Donald Trump afirmó este jueves que “el muro es el muro”, México lo pagará, y su postura respecto a ese megaproyecto en la frontera nunca ha cambiado, contrariando los comentarios de su jefe de Gabinete, John Kelly , y generando más tensiones con el país vecino.

“El Muro es el Muro, nunca ha cambiado o evolucionado desde el primer día que lo concebí”, dijo Trump en Twitter.

“Partes de él, por necesidad, serán transparentes, y nunca fue la intención construirlo en áreas donde hay protección natura, como montañas, páramos o duros ríos o aguas”, explicó el mandatario.

Más adelante, Trump reiteró su promesa electoral de que México lo pagará de forma directa o indirecta.

“El muro se pagará de forma directa o indirecta, o a través de un reembolso de largo plazo, por parte de México, que tiene un ridículo superávit comercial de $71,000 millones con EEUU”, enfatizó.

El costo del muro es poco en comparación con lo que México extrae de EEUU, y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) “es una mala broma”, se quejó Trump, quien cumplirá su primer año en el poder el próximo sábado y ha usado la polémica del muro para revitalizar a su base.

De esta forma, Trump reiteró parte de retórica populista y sus promesas de campaña electoral que lo instalaron en la Casa Blanca.

Pero también alimentó de nuevo las tensiones que han aumentado entre EEUU y México desde que él asumió el poder.

La cancillería de México contestó a las provocaciones de Trump, en un comunicado de cinco puntos distribuido por su embajada en Washington, en el que dejó en claro que el gobierno mexicano “no pagará, de ninguna manera y bajo ninguna circunstancia, un muro o  barrera física que se construya en territorio estadounidense a lo largo de la frontera con México”.

“Esta determinación no es parte de una estrategia negociadora mexicana, sino un principio de soberanía y dignidad nacional”, reza el comunicado, que además niega que México sea el país más peligroso del mundo, y advierte de que no negociará el TLCAN, ni ningún otro aspecto de la relación bilateral con EEUU “por medio de las redes sociales o los medios de comunicación”.

Un repaso a las distintas declaraciones de Trump respecto al muro durante y desde la contienda, demuestra que éste siempre habló de un muro “grande y bello” en toda la frontera sur para frenar la inmigración ilegal y el narcotráfico, aunque, dependiendo de su público, sólo ha presentado matices de vez en cuando.

En audiencias durante el Congreso, varios de sus asesores,  incluyendo Kelly y su actual secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, han afirmado que el muro no sería posible en toda la frontera, debido a su accidentada topografía, y se requerirían otros tipos de barreras.

El Congreso no ha votado la reciente solicitud de $18,000 millones que presentó la Casa Blanca para el muro, en el marco de un plan de $33,000 millones para reforzar la seguridad en la frontera y al interior del país.

Trump hizo esas declaraciones un día después de que Kelly, durante una reunión con líderes del Caucus Hispano del Congreso, afirmara que algunas de las promesas electorales del mandatario, incluyendo la del muro fronterizo, carecían de información precisa.

Kelly dijo también que México no pagaría por el muro. En un programa de la cadena Fox, Kelly afirmó además que la postura de Trump respecto al muro había evolucionado porque, a su juicio, una cosa es hacer campaña y otra gobernar.

El congresista demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, confirmó en un comunicado las declaraciones de Kelly en la reunión con el Caucus de que la campaña de Trump no estaba cabalmente informada sobre el muro.

Kelly se atribuyó crédito “por educar al presidente sobre el muro y que una barrera de concreto”, de  una costa a la otra, ya no era el planteamiento de “barreras para la seguridad fronteriza que ahora apoya la Casa Blanca”, dijo Gutiérrez .

Más adelante, durante una conferencia telefónica con periodistas, una funcionaria de alto rango de la Casa Blanca explicó este jueves que Trump quiere un proyecto presupuestario sin ataduras, y “ha sido claro desde el primer día” sobre lo que debe incluir una reforma migratoria “responsable”: el muro -con todo el dinero solicitado- y más recursos para la vigilancia fronteriza, un fin a la “lotería de visas”, y un cese de la “inmigración en cadena”.

La funcionaria, que pidió el anonimato, acusó a los demócratas de “envenenar el pozo” de las frágiles negociaciones presupuestarias, y pareció culparlos de un posible cierre del gobierno si el Congreso no logra consenso antes de la medianoche de mañana viernes.