Mujeres toman las calles de NYC en primer aniversario de Trump en la presidencia

La demostración de este sábado supone la cristalización de un movimiento de empoderamiento femenino que empieza a mostrar sus frutos
Mujeres toman las calles de NYC en primer aniversario de Trump en la presidencia
Cantante ecuatoriana Cecilia Villa Eljuri marcharan el sabado en la "Marcha de las Mujeres".
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Cuando la sorprendente elección de Donald Trump movió el péndulo político y social hacia un extremo del país, un sector de la población decidió hacer oír su voz de una vez por todas con un mensaje contrario. Se trata de las mujeres que se organizaron sin apenas tiempo pero logrando movilizar a millones que tomaron las calles junto con sus familias, sus compañeros y comunidades, para protestar la agenda regresiva del entonces nuevo Presidente.

Un año después, este sábado, estas mismas organizaciones esperan llenar las calles de ciudades en todo el mundo, y por supuesto en la Gran Manzana, con la realización de la segunda Marcha de las Mujeres. No han estado cruzadas de brazos.

Alexandra Gatje, miembro de Women’s March Alliance y una de las que organiza el evento de este sábado en la ciudad de Nueva York, explica que este año no se trata solo de mostrar que se tiene voz sino que se está actuando sobre ella. “Es una marcha para la acción”, dijo esta mujer que el año pasado se ofreció voluntaria como diseñadora gráfica para la Alianza sin haber participado antes en un movimiento organizativo. “A mi me dio la voz, nunca me sentí mejor, fue muy especial“.

Y la acción, desde que se mandó el mensaje el año pasado, ya está ocurriendo. “La situación no es mejor”, dijo la cantante nacida en Ecuador, Cecilia Villar Eljuri. “Pero el movimiento si lo es, está creciendo”. “El año pasado dijimos en la marcha que esta era solo la primera vez que se hacía oír nuestra voz, ahora hay más trabajo y acción”.

Sulma Arzu-Brown, hondureña garifuna, autora del libro “Pelo Malo No Existe!”, explicó a El Diario que nada pasa “antes de que llegue su momento. Necesitábamos este momento para ver que ya hemos visto y sufrido suficiente. Tenemos que dar seguimiento a lo que hacemos, apoyarnos los unos a los otros y no dejar que el presidente nos divida”, dijo la mujer que está previsto que sea una de las voces latinas desde la tribuna durante la marcha.

Cientos de miles en las calles

Villar Eljuri va a ser una de las que llevará su música a esta marcha para la cual ya se habían registrado hasta el pasado jueves algo más de 87,000 personas.

Es más o menos lo mismo que sucedió el año pasado cuando apenas faltaban dos días para salir a las calles. “En 2017 en los dos últimos días se apuntaron 100,000 personas más y luego participaron más de 700,000 personas, quizá un millón”, explicó Gatje.

La acción de la mujeres también se verifica en el hecho de que muchas están presentándose o pensando en presentarse a elecciones locales, estatales y federales, en números no vistos anteriormente. Casi 80 están considerando ser candidatas a gobernadoras de sus estados.

Los movimientos que se están haciendo a todos los niveles hacen augurar que la poca representación de la mujer a nivel federal cambie significativamente en las elecciones de noviembre de este año.

Villar contó que a lo largo de la marcha unos ochenta voluntarios van a ayudar a quien lo precise para registrarse y poder votar. De hecho, a nivel nacional la Marcha de Mujeres se ha comprometido a registrar a un millón de féminas antes de las elecciones de noviembre.

Alexandra Gatje y la cantante ecuatoriana Cecilia Villa Eljuri participan este sábado en la “Marcha de las Mujeres”./Mariela Lombard

Cuando esta cantante hablabla con El Diario en Columbus Circle sobre los motivos de la marcha, una mujer empujando un carrito en el que se sentaba su nieto interrumpió la conversación al ver los botones de llamamiento a la marcha. “El año pasado estuve allí”, comentó con el orgullo de quien sabe que participa en un momento para la historia.

Respuestas como la de esa abuela, llevan a pensar a Villar Eljuri que el hecho de que haya emergido el movimiento #MeToo de denuncia de abusadores sexuales tiene que ver con el empoderamiento que tienen las mujeres en este momento.

‘Dreamers’ dirán presente

Esa misma fuerza la ha percibido Karen Ramos, una de las cientos de miles de participantes el año pasado en NYC que acude este año también. Nacida en este país de padres mexicanos, Ramos tiene 27 años es nacida en EE UU de padres mexicanos, y se sumará a la marcha de este sábado tras llegar de Washington D.C., donde ha estado tocando en las puertas de congresistas federales abogando por la protección de los DACA.

“Nunca pensé que iba a estar en estos pasillos”, explicó en una conversación telefónica sobre su activismo en el Capitolio. “Esto es my grande”.

Ramos encontró en la manifestación del año pasado la energía para estar este año hablando con los políticos y su staff . Tras las elecciones presidenciales, en las que admite que no estuvo muy implicada porque no creyó nunca que Trump ganaría, se dijo así misma “no puedo no hacer nada”.

La marcha de mujeres de 2017 fue la primera vez que Ramos se unió a una protesta en la calle. “Fue importante, funcionó porque ha creado un impulso, la gente se ha querido involucrar en causas”, explica.

Ramos cree que es muy importante que los latinos se sumen a estas manifestaciones y las acciones que nacen de ellas “porque somos muchos, una gran minoría y no estamos haciendo un buen papel a la hora de representar a nuestra gente”.

Los latinos tienen que ir a la marcha por DACA, por los inmigrantes “por Puerto Rico“, dice Gatje. Pero también, y en el mismo sentido que apunta Ramos, Villar Eljuri explicó que su comunidad debe estar “por dar un ejemplo a los vecinos, amigos y familia”. “Tenemos que enseñar a las siguientes generaciones que tenemos voz y la usamos para pedir cosas como igual acceso a la educación, el voto en dos idiomas, la necesidad de contar y ser contados para que nos consideren”, enumera.

Arzu-Brown añadó que además hay que ir para “proteger a los miembros de nuestra comunidad es la oportunidad de estar con nuestras familias“. La autora manifestó que para los inmigrantes hay que convertirse en el ‘underground railroad’, haciendo referencia a la red de protección que se dio a los esclavos que huían del sur.

La marcha de 2017 continua y continuará. Arzu-Brown, madre de dos hijas, dijo que ella no es la mujer que lleva el “bastón de mando, sino la que lo va a pasar para que poco a poco las mujeres recuperen su autoestima y se sientan bien”. “Este es el momento de hacerlo”.

Empezar con lo pequeño

Todas las mujeres que hablaron para El Diario mostraron su comprensión ante la posibilidad de que muchas mujeres muy afectadas por las políticas antiinmigrantes no se sumen a la marcha. “Se puede tener miedo por ser más vulnerable”, asiente Ramos.

El miedo entre los indocumentados es real pero también es real, como dijo Cecilia Villar Eljuri, que estos tienen amigos y familias y que ellos deben marchar en su lugar.

La propuesta de Gatje es que vayan o no vayan se involucren con proyectos de cambios y avance pequeños. “En sus iglesias,  en los colegios, en organizaciones comunitarias… Es así como crecemos”.

Marcha en cifras:

87,000

personas se habían registrado, hasta el jueves, para participar en la marcha de este sábado. El año pasado habían similares cifras dos días antes.

700,000
personas participaron en la primera Marcha de Mujeres en NYC en 2017.

Datos de la marcha:

Hora: El rally comienza a las 11:30 a.m. y se extenderá hasta las 12:30 ó 1:00 p.m. El final será cuando el último participante cruce la calle 45 con la 6 Avenida.
Dónde: El escenario del rally estará en la calle 61 con Broadway y se puede acceder hasta la cabeza de la marcha desde la calle 71 y Central Park West.
Registro de votantes: El autobus for progress y el registro para votantes se localizará en la calle 72 y Central Park West.