Los “invitados rusos” a la toma de posesión de Trump que desataron nuevas sospechas

VIDEO: La élite rusa acudió a eventos de la inauguración del presidente de EEUU
Los “invitados rusos” a la toma de posesión de Trump que desataron nuevas sospechas
Los rusos acudieron a varios eventos de la inauguración del gobierno de Trump.
Foto: Mark Wilson/Getty Images

Previo a la ceremonia de inauguración del gobierno del presidente Donald Trump, un adinerado ejecutivo farmacéutico ruso llamado Alexey Repik llegó a Washington, expresando su entusiasmo por la nueva administración.

El hombre publicó una foto en Facebook de una serie de credenciales de inauguración dispuestas junto a un gorro blanco “Hacer América Grande Otra Vez” (MAGA), escribiendo en ruso: “Creo que el presidente Donald Trump abrirá una nueva página en la historia de Estados Unidos”.

El hombre contó que tuvo acceso de privilegio, como muy pocas personas, publicó el Washington Post.

Escribió en Facebook que se acercó lo suficiente al presidente electo en un evento previo a la inauguración para “controlar la fuerza de apretón de manos de Donald Trump”.

Él y su esposa, Polina Repik, fueron testigos de la toma de posesión de Trump de los asientos con boleto en frente de el Capitolio de los Estados Unidos y posó para una foto hombro a hombro con Mike Pompeo, el candidato del presidente para dirigir la CIA, aunque Repik más tarde dijo que no estaba al tanto del rol que Pompeo tenía previsto en ese momento.

Conforme crecían el número de preguntas sobre la posible intervención de Rusia en las elecciones de 2016, prominentes líderes empresariales y activistas de ese país asistieron a festividades inaugurales, mezclándose en bailes y recepciones, a veces cerca de funcionarios políticos clave de los EEUU, lo cual llamó la atención el FBI, de acuerdo con ex funcionarios.

En el Buró estaban preocupados en ese momento porque algunas de las figuras habían surgido en la investigación de la agencia sobre los vínculos de la campaña Trump con Rusia.

Otros asistentes fueron Viktor Vekselberg, uno de los hombres más ricos en Rusia, y Boris Titov con nexos con el mandatario Vladimir Putin.