Membresía de LULAC indignada con su presidente por carta de apoyo a plan migratorio de Trump

Muchos están pidiendo la renuncia de Roger Rocha, presidente en California de la veterana organización latina de derechos civiles, por enviar carta de apoyo a Trump sin consultar con su junta directiva ni su membrecía
Membresía de LULAC indignada con su presidente por carta de apoyo a plan migratorio de Trump
Roger Rocha, presidente nacional de LULAC (Foto: proporcionada LULAC San Benito)

Grupos y afiliados en todo el país de la veterana organización latina LULAC (Liga Unida de Ciudadanos Latinoamericanos) exigieron este miércoles la renuncia del presidente de la organización Roger Rocha, y lo acusaron de hacerse cómplice con la “agenda supremacista” del presidente Donald Trump y de perjudicar el nombre de la organización.

La razón del escándalo, que en Twitter recibió la etiqueta de #RochaGate y #fueraRocha, fue una carta de Rocha al presidente Donald Trump fechada el domingo pero que circuló ampliamente este martes, en la que el líder latino ofrecía el apoyo de su organización nacional a los llamados “cuatro pilares” de reforma migratoria del presidente.

“Los cuatro pilares que usted ha propuesto: seguridad fronteriza, legalización DACA, protección de la familia nuclear y la eliminación de lotería de visas, son temas que LULAC puede apoyar si se mantienen en el contexto actual que usted ha propuesto”, reza la carta.

Más adelante, la misiva agrega que “en LULAC continuaremos haciendo nuestra parte para hacer de su visión, una realidad”.  El miércoles por la tarde, ante la avalancha de protestas de afiliados a la organización, Rocha declaró a NBC News que retractaría la carta.

Pero esto no calmó los ánimos de la membresía.

“Muchos de los miembros aquí en California están exigiendo su renuncia y eso es algo que yo mismo voy a llevar a la próxima reunión de la Mesa Directiva”, dijo a La Opinión Dave Rodríguez, presidente de LULAC en California y miembro de la mesa.

Rodríguez dijo que la membrecía de California tuvo una conferencia telefónica el martes por la tarde y había una ira palpable entre los participantes hacia Rocha.

“Estaban tan enojados”, apuntó. “Varios hablaron de tener que salir de inmediato a reunirse con sus concilios para desenredar el desastre causado por esta carta”.

Agregó que Rocha no consultó con la junta directiva de la organización antes de enviar la carta.

Diversos grupos locales de LULAC escribieron cartas a Rocha y las colocaron también en medios sociales para expresar su rechazo.

El plan de los “cuatro pilares” fue dado a conocer por la Casa Blanca la pasada semana y repetido por el presidente Donald Trump durante su discurso del Estado de la Unión el martes por la noche.

Mientras uno de los pilares es un “camino de 12 años a la ciudadanía para 1.8 millones de dreamers”, otras de sus propuestas son consideradas inaceptables por los propios grupos dreamer, porque llevaría al encarcelamiento y deportación de sus propias familias.

La propuesta también incluye la reducción en la inmigración legal y la eliminación de categorías familiares como el patrocinio migratorio de padres, hermanos e hijos mayores de edad, lo que la Casa Blanca llama “defensa de la familia nuclear”.

Es por eso que el aparente respaldo de la veterana organización a un plan que han rechazado no sólo las organizaciones dreamer más destacadas sino todas las más importantes organizaciones y activistas latinos, causó un gran revuelo interno y externo.

Líderes dreamer como Julieta Garibay, de Texas, dijo que era una “verguenza” para Rocha el haber escrito la carta.

Afiliados de LULAC, como la “coalición de adultos jóvenes” de la organización, rechazaron la propuesta y dijeron que “Rocha no habla por nosotros”.

En cuestión de horas comenzaron a circular al menos dos peticiones en línea para recoger firmas en favor de la destitución de Rocha.

En meses anteriores, Rocha fue uno de los líderes latinos que expresó interés en sostener conversaciones con el gobierno de Donald Trump para “estar presentes” cuando su gobierno decidiera temas migratorios. Otros líderes de LULAC, como su director ejecutivo Brent Wilkes han sido abiertamente críticos de las políticas de Trump.