El NY Dream Act es fundamental para los jóvenes inmigrantes como yo

Esta semana, la Asamblea de Nueva York aprobó el NY Dream Act. Para jóvenes inmigrantes como yo, este proyecto de ley cambiaría nuestras vidas.

Soy una soñadora. Vine a este país a los dos años de México. He trabajado duro para salir adelante. Sin asistencia financiera estatal, trabajé durante la universidad para poder pagar mi matrícula. Finalmente, el año pasado, me gradué de City College. Fue más difícil de lo que debería haber sido, porque no pude obtener ayuda financiera.

Demasiados estudiantes indocumentados se gradúan cada año de la secundaria, solo para enfrentar la realidad de no poder ir a la universidad porque no pueden obtener ayuda financiera. Esto es malo para los jóvenes inmigrantes, y malo para Nueva York, que pierde a futuros médicos, abogados, maestros y enfermeras, y los ingresos fiscales adicionales que estos profesionales traen al estado. El Contralor de Nueva York, Thomas DiNapoli, descubrió que los soñadores que obtienen una licenciatura pagarían más de $60,000 en impuestos estatales adicionales durante sus vidas laborales—mucho más que la asistencia financiera estatal máxima de $20,000 que un estudiante puede obtener para ese título.

La Asamblea ha demostrado una vez más que entiende las luchas que enfrentamos los jóvenes indocumentados como yo. Estamos agradecidos con el presidente de ese ente legislativo Carl  Heastie, la asambleísta Carmen De la Rosa, patrocinadora principal del NY Dream Act, y el concejal Francisco Moya, quien dirigió el trabajo en este proyecto de ley por años. La Asamblea cree lo que yo creo: todos merecemos acceso a la universidad. Es por eso que he trabajado durante años para organizar con otros estudiantes como yo en City College y Se Hace Camino Nueva York para la aprobación del Dream Act.

Ahora, tenemos que asegurarnos que el NY Dream Act se convierta en ley. No será fácil. Senadores conservadores lo han bloqueado antes, y muchos divulgarán desinformación para bloquear nuestro progreso. Pero estamos comprometidos a que aprueben finalmente nuestra ley en ambas cámaras de la legislatura, con la firma del gobernador.

Estamos viviendo constantes ataques desde Washington contra jóvenes y familias inmigrantes. Y, en este momento, le corresponde a Nueva York ofrecer protección e igualdad de oportunidades para todos. El Dream Act es crítico para que nuestro estado lidere el camino en defensa de las comunidades inmigrantes.

Los jóvenes inmigrantes como yo somos estadounidenses en todo menos en papel. Asistimos a la escuela aquí, y nuestras familias y comunidades están aquí. Nueva York debería finalmente aprobar el Dream Act para garantizar que se nos trate como el resto de nuestros compañeros, y que las puertas de las universidades de todo el estado estén abiertas para nosotros.

-Yatziri Tovar es una soñadora y especialista en medios con Se Hace Camino Nueva York, la organización comunitaria de base más grande de Nueva York que ofrece servicios y organiza la comunidad inmigrante. En Twitter: @yatziritovar @maketheroadny.