La prueba no hecha a conductores de trenes en EEUU que pone en riesgo millones de vidas

Informe revela que algunos accidentes fueron ocasionados por un desorden del sueño
La prueba no hecha a conductores de trenes en EEUU que pone en riesgo millones de vidas
El accidente en Hoboken fue causado por un desorden del sueño.
Foto: Getty Images

El senador por Nueva York, Charles Schumer, exigió al Departamento de Transporte de los EEUU (DOT) que implemente pruebas de apnea y otros desórdenes del sueño a conductores de trenes, a fin de evitar accidentes, como los ocurridos por ese motivo en Nueva York y Nueva Jersey, según una investigación de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB).

“La NTSB, no partidista y dirigida por expertos, cuya misión es avanzar en la seguridad del transporte, sonó una alarma que debería ensordecer al DOT federal cuando se trata de su decisión imperdonable de detener el estándar nacional de detección de la apnea del sueño”, expresó el senador en un comunicado. “Después de las tragedias en Brooklyn y Hoboken, y en Spuyten-Duyvil, está más claro que nunca que las pruebas… son una precaución de sentido común que puede salvar vidas”.

El demócrata criticó a la administración del presidente Donald Trump por no tomar en consideración las recomendaciones de la NTSB y urgió a que implementen las medidas necesarias, antes de que “sea demasiado tarde”.

Schumer envió una carta formal al DOT, luego de que se revelaran los resultados de la Junta, donde se indica que dos choques recientes en Brooklyn y Hoboken fueron el resultado de la fatiga de los ingenieros del tren y el fracaso de sus empleadores para detectar y tratar la apnea del sueño.

A pesar de los numerosos accidentes relacionados con esa condición, el año pasado el DOT abandonó abruptamente la realización de pruebas.

Durante más de una década, la NTSB  ha recomendado que se hagan exámenes a los operadores de vehículos por trastornos del sueño, como la apnea, y que se les trate adecuadamente.

Un descarrilamiento Metro-Norte 2013 en el Bronx que mató trágicamente a cuatro personas, la MTA comenzó a desarrollar un proyecto piloto para detectar y tratar a los ingenieros de Metro-North por trastornos del sueño y luego expandió el programa a Long Island Rail Road.

De manera similar, luego de un accidente en el tren T en Boston en 2008, el sistema de tránsito de la ciudad de Nueva York comenzó a examinar y tratar a los operadores del tren subterráneo por el síndrome de apnea obstructiva del sueño.

Se reportó que casi el 20 por ciento de las principales investigaciones realizadas por NTSB entre 2001 y 2012 identificaron problemas de fatiga como causa probable de accidentes.