Jóvenes indígenas viven y conocen el amor gracias a WhatsApp

Una comunidad mexicana está viviendo una verdadera revolución cultural por "culpa" de esta aplicación
Jóvenes indígenas viven y conocen el amor gracias a WhatsApp
Whatsapp permite a jóvenes de comunidad indígena experimentar el amor.
Foto: EFE

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (Conacyt) ha dado a conocer que las aplicaciones de mensajería instantánea, en particular WhatsApp, ha hecho que jóvenes de la comunidad indígena tostsil, que por costumbre no se les permite relacionarse con personas del sexo opuesto si no tienen la autorización de los padres, puedan conocer realmente lo que es el amor.

La introducción del celular a esta comunidad mexicana ha propiciado nuevas habilidades tecnológicas, lingüísticas y de alfabetización que cambian la forma en que los jóvenes socializan y experimentan nuevas formas de afecto, entre ellas el amor, indicó la antropóloga María de Lourdes de León.

En las comunidades tsotsiles tradicionales no existe el concepto de romance, e incluso la palabra amor en su sentido romántico no figura en esta lengua maya.

La investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) realizó un estudio antropológico y lingüístico de los mayas tsotsiles en el sureño estado de Chiapas a partir de la introducción de estos dispositivos.

Los tsotsiles tienen que lidiar con que “las prácticas para establecer pareja están, en gran parte, mediadas por los adultos porque, cuando los jóvenes se conocen, los padres eligen, luego se casan y viven con la familia, sin haber tenido la oportunidad de conocerse íntimamente”.

La inserción de WhatsApp ha permitido “varias salidas a este tipo de patrón”, expresó la especialista.

La mensajería instantánea para teléfonos inteligentes -que se practica de forma clandestina entre los jóvenes- ofrece un nuevo espacio para explorar y compartir sentimientos y emociones de manera más privada, y la posibilidad de tener una intimidad que no existía entre la comunidad.

“Encuentran una nueva manera de sentir y relacionarse de forma amorosa con la pareja; para ellos es todo un descubrimiento de lo que es el amor en nuestro sentido occidental, urbano”, aseveró la especialista.

Al no contar con elementos lingüísticos para expresar el amor en su lengua materna, los jóvenes tuvieron que generar un lenguaje propio, una mezcla de tsotsil y español que ha permitido eliminar sus limitaciones y expresar sus sentimientos amorosos.

Su dominio limitado del español les agudiza el ingenio, haciendo que los jóvenes tomen “elementos del lenguaje que van conociendo a través de las telenovelas, canciones románticas”, entre otros estímulos.