Más auditorías del ICE y nuevo impulso al e-verify

Más auditorías del ICE y nuevo impulso al e-verify
A primeros de mes más de 100 7-Eleven fueron examinados por la migra./Archivo
Foto: Archivo/EFE

El presupuesto para el año 2019 presentado recientemente por el Gobierno de Donald Trump llama una vez más a la expansión del sistema e-verify para hacerlo obligatorio en todo el país.

Esta es una de las propuestas contenida en las grandes cuentas que la Casa Blanca quiere para el país y que se unen a una mayor financiación del ICE y la imposición de comisiones a empleadores que hacen peticiones de visa.

El presupuesto establece líneas de trabajo que no son siempre seguidas pero si informan de la dirección política de la presidencia en su trabajo con el Congreso. Y este órgano legislativo ya se ha intentado hacer obligatorio el uso del e-verify, la herramienta en la Red que permite a los empresarios saber si sus empleados y quienes soliciten empleo tienen los documentos legales necesarios para trabajar en EEUU. Ni en Nueva York ni en California es obligatorio.

Aunque en el pasado se han reportado errores en su funcionamiento a la hora de verificar datos, su uso es ahora más eficaz y más inmigrantes pueden tener serios problemas a la hora de trata de buscar empleo. El presupuesto destina $23 millones para la expansión de este sistema de verificación de documentos.

Las cuentas del estado también piden que se destinen unos $571 millones para contratar a más personal para ICE. Se quiere contar con 2,000 oficiales más y de ellos 300 destinados en lugares de trabajo.

Desde ICE se quiere mandar el mensaje de que van a aumentar las auditorías de la documentación de empleo I-9 y los empleadores tienen que estar preparados para ello. La migra auditó el año pasado 1.360 organizaciones y presentó 71 acusaciones.

Además de este mayor celo en el lugar de trabajo, el Gobierno quiere establecer más comisiones (un 10%) para los empleadores que hacen peticiones de visados a través del USCIS. El Ejecutivo quiere que los trabajadores estadounidenses tengan prioridad y a la hora de ser contratados y que los extranjeros no desplazan a los nacionales.