Respeto y dignidad para todos

Respeto y dignidad para todos
Los jóvenes soñadores necesitan que se apruebe el Dream Act. /Getty Images

Ha pasado un año desde que los inmigrantes neoyorquinos comenzamos a experimentar ataques racistas y xenófobos por parte de la administración de Donald Trump. Trump actuó para poner fin a la Acción Diferida para los

Llegados en la Infancia (DACA). Terminó el Estatus de Protección Temporal (TPS) para muchos países. Las detenciones de ICE han aumentado drásticamente en todo el país. Y los ataques contra los musulmanes estadounidenses y otras personas solo han empeorado.

Como joven inmigrante y soñadora, las noticias todos los días me hacen sentir perturbada, frustrada y enojada. Tengo 19 años y acabo de comenzar mi tercer semestre en LaGuardia Community College. Tengo la esperanza de algun día ser una oftalmóloga. Pero en este momento parece que me están arrebatando todo.

En este momento en que mi futuro, mi familia y mi comunidad están bajo ataque, espero que Nueva York, el estado que he llamado mi hogar durante quince años, me respalde a mí y a mi familia.

Es por eso que me uní a otros soñadorese e inmigrantes neoyorquinos en Se Hace Camino Nueva York la semana pasada para el lanzamiento de la plataforma de “Respeto y Dignidad para Todos los Neoyorquinos”, que establece cómo Nueva York puede, y debe, proteger a los inmigrantes y personas de color.

En este momento de crisis, las necesidades de nuestra comunidad son urgentes. Los jóvenes inmigrantes como yo necesitan tener el mismo acceso a la educación superior. Finalmente, debemos aprobar el New York Dream Act.

Nuestros padres y seres queridos, que a menudo necesitan un carro para ir a trabajar o llevar a los niños a la escuela, necesitan tener acceso a las licencias de conducir para evitar que ICE los arrastre por infracciones menores de tránsito. Necesitamos licencias de conducir para todos.

Y, con enormes recortes proyectados de Washington a los servicios vitales después de las enormes reducciones de impuestos federales a las grandes corporaciones y los ricos, el estado de Nueva York debe aumentar los impuestos a los ricos y los que manejan fondos buitres para generar al menos $6 billones en ingresos, para poder financiar servicios vitales como educación pública, educación de adultos, cuidado de salud. Y, dado que nuestras comunidades dependen en gran forma del transporte público para llegar a la escuela y al trabajo, necesitamos que el estado priorice la reparación del MTA, que es su responsabilidad.

Nueva York ha dado algunos pasos hacia adelante tras financiar servicios legales de inmigración y mediante una orden ejecutiva limitando la cooperación entre las agencias estatales y la agentes de inmigración el año pasado. Pero a medida que se intensifican los ataques de Washington, necesitamos mucha más acción del gobernador Cuomo y de nuestros legisladores.

Espero que lean la plataforma “Respeto y Dignidad para Todos los Neoyorquinos” y se comprometan a tomar medidas. En este momento, cabe repetir: necesitamos acción. Las palabras de apoyo para los inmigrantes y las personas de color en este momento son agradables, pero no son suficientes.

Cada familia en Nueva York debería poder sentirse segura, protegida y tener igual acceso a un futuro mejor. La sesión legislativa del 2018 es un momento crítico para que nuestro estado proteja a los neoyorquinos de los ataques de Washington y avance por el camino de la justicia y la igualdad.

-Lizbeth Huitzil es beneficiaria de DACA y miembro de Make the Road New York, la organización comunitaria de base más grande de Nueva York que ofrece servicios y organiza la comunidad de inmigrantes. En Twitter: @MaketheRoadNY