Reapertura de Consulado venezolano en Miami en riesgo por deuda inmobiliaria

La OEA condenó nuevamente el llamado a elecciones de Nicolás Maduro

MIAMI.- El consulado de Venezuela en Miami, cerrado en “castigo” por el fallecido mandatario Hugo Chávez en 2012 y cuya reapertura ordenó la semana pasada su sucesor Nicolás Maduro, está ahora en riesgo de desahucio por impago del alquiler desde septiembre pasado.

Cuando ya había vencido el plazo dado por TWJ 1101 LLC para pagar o abandonar la propiedad, Maduro anunció la reapertura del consulado para facilitar la inscripción y el voto en las elecciones presidenciales convocadas por él para el 22 de abril, consideradas ilegales por la oposición y la comunidad internacional. Precisamente hoy viernes 23 de febrero, la Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó una resolución que emplaza a Maduro a cancelar esos comicios  y propone otros “justos, libres y con observación internacional”.

El propietario del inmueble presentó la solicitud de desalojo ante un tribunal de Miami el 15 de febrero, una semana después de instar al gobierno de Venezuela a pagar la deuda o desalojar, según documentos judiciales recogidos por medios locales. Alegan los abogados de TWJ 1101 LLC que el gobierno de Venezuela “rehúsa” cumplir con alguna sus dos opciones.

La compañía propietaria reclama unos $142 mil dólares en concepto de alquiler no pagado.

Chávez ordenó el cierre del consulado en Miami en enero de 2012, después de que las autoridades estadounidenses expulsasen a la cónsul Livia Acosta Noguera, bajo acusaciones de planear ciberataques en instalaciones gubernamentales y plantas de energía nuclear en Estados Unidos.

Pese a su cierre, Venezuela siguió pagando hasta hace cinco meses el alquiler del inmueble, una planta en un edificio de Brickell, el distrito financiero de MiamiEl edificio, de hecho, fue propiedad del gobierno de Venezuela entre 1983 y 2005, cuando lo vendió por $70 millones de dólares.

En Florida vive la mayor colonia venezolana en el exilio, estimada en un millón de personas que han estado sin asistencia consular por más de seis años.