Fundación Niño de la Caridad apoya a las familias de El Bronx

Familias hispanas son bienvenidas para inscribirse en los distintos programas de la entidad, que nació del deseo de ayudar a la comunidad de pacientes de la pediatra dominicana Denise Núñez
Fundación Niño de la Caridad apoya a las familias de El Bronx
La pediatra Denise Núñez abrió su clínica privada y posteriormente creó la Fundación Niño de la Caridad para atender a la población de El Bronx. /Foto: Suministrada

La doctora Denise Núñez cree firmemente que la bendición de Dios es lo que permite su práctica como médica y alumbra su labor humanitaria en El Bronx.

Ella nació en Nueva York pero creció y estudió desde la primaria hasta graduarse de médica en República Dominicana. Luego volvió para especializarse en pediatría en el Hospital Montefiore; en una de sus jornadas atendió con éxito un caso crítico y el director la animó a convertirse en intensivista, una rama de la medicina que se dedica a las dolencias del corazón que muchas veces son de vida o muerte.

Así, en 2008 se convirtió en la primera médica latina intensivista en el Hospital Montefiore y se dio cuenta de la gran necesidad de intérpretes médicos para acompañar a los padres en los complejos procesos y procedimientos de los pacientes. Dos años después, con el apoyo de su esposo Freddy Núñez y su padre Julián Tatis, abrió su clínica privada –Divino Niño Pediatrics–, la cual ha crecido al punto de contar con otros seis médicos y un centro especializado en dolencias cardíacas y otro en enfermedades pulmonares.

“Comenzamos como 100 pacientes y ahora atendemos a 5,000 familias, de las cuales el 90 por ciento son latinas”, manifestó la doctora Núñez.

Lamentablemente comenzaron a detectar que estas familias carecían de acceso a servicios sociales, especialmente educativos, lo cual impactaba en la salud de los pacientes.

De hecho, el zipcode donde se encuentra su práctica y donde vive la mayoría de sus pacientes es el 10458, donde hay aproximadamente 23 escuelas elementales y 11 high schools, con una población de 13,000 estudiantes, de los cuales el 97 por ciento son de origen hispano. La proporción de estudiantes por maestro es 14:1.

Los padres de los pacientes pueden inscribirse en clases de inglés certificadas por el Departamento de Educación. /Suministrada

Por ello, en 2016 y en el sótano de su clínica, abrieron la Fundación Niño de la Caridad, cuyos programas están dirigidos a los niños pero también a los padres.
Los tres grupos de trabajo fundamentales son las clases de inglés para adultos –certificadas por el Departamento de Educación de la Ciudad–, el club de tareas Caterpillar, donde ayudan a los niños desde Kínder hasta Octavo grado para mejorar su desempeño académico y el grupo de estudiantes de High School, donde implementan el programa Pathway to College.

Otros de los cursos que imparten son danza, música, guitarra, maquillaje, zumba, primeros auxilios y Resucitación Cardio-Pulmonar (CPR). También han creado un grupo de Girls Scout.
“Ya en 2016 tuvimos 40 niños y logramos que 12 fueran a la universidad. Buscamos modelos a seguir en la vida y en sus carreras porque muchos de ellos no lo tienen”, manifestó. Por esa razón han creado el foro “Latinos destinados a triunfar”, dirigido a niños mayores de 10 años, donde presentan los testimonios de profesionales exitosos quienes narran el esfuerzo que tuvieron que empeñar para cumplir sus sueños. En uno de los foros más recientes, los panelistas fueron bomberos, médicos, paramédicos y un oficial del ejército de origen salvadoreño.

Aprendiendo danzas tradicionales mexicanas en la sede de la Fundación Niño de la Caridad. /Suministrada

Una labor intensa

La doctora Núñez confiesa que la fe en Dios es lo que le permite salir adelante no solo con su labor médica sino también con la social.
Cuenta con el apoyo incondicional de su familia, especialmente su esposo quien se dedica a la administración, y su padre quien es su mano derecha. Por su parte, también es orgullosa madre de dos universitarios que han destacado en la natación; uno de ellos incluso calificó por República Dominicana para las Olimpiadas de Río de Janeiro.
“¿De dónde saco la energía? De Dios. Hoy amanecí trabajando y seguí en el día de hoy… Papá Dios siempre provee”, afirmó.

Fundación Niño de la Caridad

Los pacientes reciben clases de arte en la Fundación Niño de la Caridad. /Suministrada