Muere una monja en pleno juicio contra Katy Perry

Este es el último giro de la prolongada historia legal sobre si eran las monjas o la Arquidiócesis Católica Romana de Los Ángeles quienes poseían el derecho de vender el complejo de estilo villa ubicado en Los Feliz Blvd
Muere una monja en pleno juicio contra Katy Perry
Katy Perry planeaba adquirir el antiguo hogar de las monjas para convertirlo en el nuevo suyo
Foto: Getty Images

La hermana Catherine Rose Holzman se sentó frente a una cámara de televisión con un mensaje para pedir a la estrella pop Katy Perry que dejara de pelear por la venta de un convento que durante décadas llamó su hogar. “No le está haciendo ningún bien a nadie, sólo daño a mucha gente”, dijo Holzman el viernes a los reporteros de Fox 11.

Aquella fue su última entrevista. Y es que horas más tarde, Holzman sufrió un colapso y murió durante un proceso judicial. Tenía 89 años.

Este fue el último giro de la prolongada historia legal sobre si eran las monjas o la Arquidiócesis Católica Romana de Los Ángeles quienes poseían el derecho de vender el complejo de estilo villa ubicado en Los Feliz Blvd, que ofrece hermosas vistas panorámicas de las montañas San Gabriel y el centro de la ciudad.

El arzobispo José H. Gómez, que está en desacuerdo con las monjas por la venta de propiedades, dijo en un comunicado que Holzman sirvió a la iglesia por muchos años con dedicación y amor: “hoy recordamos su vida con gratitud”.

La audiencia judicial del viernes involucró la bancarrota de Dana Hollister, figura clave en la disputa por la propiedad. Así, la pelea legal comenzó cuando Hollister llegó a un acuerdo de 15.5 millones por la compra de la propiedad Waverly Drive de la mentada Holzman y la hermana Rita Callanan, dos de los cinco miembros restantes de las Hermanas del Corazón Inmaculado de María que dejaron el convento que solían llamar hogar en 2011. Así, Hollister tenía planes de convertir la propiedad en un hotel boutique. Pero esa venta se produjo cuando la arquidiócesis estaba finalizando un acuerdo de 14.5 millones para vender la propiedad a Perry, cuyos abogados han dicho previamente que planea vivir allí.

Las monjas argumentaron que tenían derecho a vender la propiedad, pero la iglesia y los abogados de Perry afirmaron que las hermanas no recibieron las bendiciones legales requeridas de Gómez. La cuestión de quién tenía derecho a vender el convento tardó dos años en resolverse cuando los abogados discutieron sobre los derechos de propiedad y los detalles de la ley canónica que rige a la Iglesia Católica. En marzo de 2017, la Jueza de la Corte Superior del Condado de Los Angeles, Stephanie Bowick, dictaminó que la venta a Hollister no era válida ya que las monjas nunca obtuvieron permiso del Vaticano (en Los Ángeles, la venta de cualquier propiedad por más de 7.5 millones requeriría permiso del Vaticano, de acuerdo con la ley canónica).

El abogado de la Arquidiócesis Kirk Dillman argumentó durante los alegatos de cierre que Hollister quería evitar que Perry comprara la propiedad. A Hollister se le ordenó pagar más de 15 millones en daños a la Arquidiócesis de Los Angeles y Perry por interferir en la venta, dictaminando un jurado en noviembre que Hollister intentó frustrar deliberadamente esa venta cuando compró la propiedad a las monjas. Sin embargo, antes de su muerte, Holzman negó todo esto: “nosotras le pedimos que nos salvara, que comprara la propiedad”.