Con demanda federal vecinos intentan impedir cierre de Línea L del subterráneo

Acusan a las autoridades de transporte de no haber realizado un estudio del impacto ambiental ni considerado a pasajeros discapacitados, y temen presencia masiva de ciclistas

Con demanda federal vecinos intentan impedir cierre de Línea L del subterráneo
La comunidad pide un mejor servicio de transporte subterráneo, pero se opone a los cierres por reparaciones
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Varios residentes de Manhattan han presentado una demanda federal para intentar impedir el cierre durante 15 meses de la línea L del subterráneo, anunciado para abril de 2019.

La demanda, presentada el martes por asociaciones de vecinos de Chelsea y Greenwich Village, y el grupo civil “Disabled In Action” en defensa de los discapacitados, es contra MTA, la Autoridad de Tránsito de la Ciudad de Nueva York, el Departamento de Transporte de NY (DOT) y la Administración Federal de Transporte (FTA).

“La meta de esta demanda es detener el proyecto, hasta que se evalúen los problemas de mitigación y el impacto a las comunidades afectadas”, dijo Arthur Schwartz, abogado y residente de West Village que lidera la demanda, citado por NY1 Noticias.

La querella acusa a las autoridades de transporte de no haber realizado un estudio del impacto ambiental ni considerado a pasajeros discapacitados en la decisión de cerrar temporalmente la línea L, que conecta el East y West Village de Manhattan con Williamsburg, en Brooklyn.

Según el Departamento de Transporte, hasta la fecha se han realizado más de 70 reuniones con la comunidad para discutir el plan de contingencia. MTA recordó en un comunicado que “Los trabajos de reparación se necesitan desesperadamente para asegurar la integridad de la estructura y proveer un servicio seguro a cientos de miles de pasajeros”.

Algunos vecinos y grupos de activistas están a favor del plan y han participado en el aporte de soluciones de contingencia, incluyendo un puente temporal flotante en East River.

MTA y DOT estiman necesitar una frecuencia de 70 autobuses por hora para ayudar a compensar el servicio del metro suspendido. Además, MTA planea aumentar el servicio en las líneas vecinas (J, M, C y G), y la ciudad ha anunciado propuestas para crear una vía exclusiva en la calle 14 entre las avenidas Tercera y Novena.

Tres nuevas rutas temporales de autobuses fueron diseñadas para servir a los condados afectados, cruzando el puente Williamsburg, que también tendría restricciones para el tráfico regular de automóviles durante las horas pico mientras dure el cierre. Igualmente se planea un carril para bicicletas de dos vías con protección para estacionar en la calle 13, en Greenwich Village.

Pero los demandantes alegan que el flujo extra previsto de más de 5 mil ciclistas en las calles podría convertirse en un problema para la tranquilidad en Chelsea y Greenwich Village y piden que se construyan más elevadores en las estaciones de los propuestos por MTA.