Proponen puente alternativo ante cierre de línea L del Subway

Proponen puente alternativo ante cierre de línea L del Subway
El plan incluye dos canales para autobuses y otros dos para caminar y andar en bicicleta
Foto: L-Ternative Bridge

Ante el caos previsto por el cierre durante 15 meses de la línea L del subterráneo neoyorquino, un grupo independiente está proponiendo un puente en el East River, idea que se suma a las alternativas que está considerando MTA

Para formalizar el proyecto del puente temporal entre el Bajo Manhattan y Brooklyn sería necesario reunir $ 50 mil dólares, de los cuales ya se han recabado poco más de $ 3 mil, de acuerdo al sitio de recaudación Kickstarter.

Ese monto permitiría cubrir el objetivo principal de esta primeta etapa: “demostrar el apoyo de la comunidad y proporcionar a la ciudad un plan detallado y procesable. Este plan incluirá ofertas sobre los costos de materiales y mano de obra. También realizaremos un análisis del impacto en el tráfico marítimo” del East River, dice la página.

La iniciativa está siendo presentada a MTA por un grupo de ingenieros y agentes de bienes raíces. El plan, denominado “L-ternative”, aún necesitaría la aprobación de la MTA y la Guardia Costera.

El puente pontón sería sostenido por 37 barcazas e incluiría una zona levadiza, permitiendo que continúe la navegación a lo largo del río.

Sería capaz de soportar dos carriles para el tráfico de autobuses y dos senderos para caminar y andar en bicicleta. Las primeras proyecciones sugieren que la construcción podría completarse en aproximadamente 8 meses y los costos pueden cubrirse completamente con un peaje de un dólar por usuario, según la página web.

A partir de abril de 2019 el servicio de tren L se suspenderá por 15 meses en su ruta desde la 8va Avenida y 14st en Manhattan y la Avenida Bedford en Williamsburg, Brooklyn. La idea es ampliar y modernizar la línea, y reparar daños pendientes desde el huracán Sandy del otoño de 2012.

Más de 225 mil personas usan la línea L diariamente para viajar a través del East River. Hasta ahora las alternativas propuestas por MTA no han convencido a los usuarios.