Colorado: Debaten “Tarjetas Púrpuras” como permisos de trabajo para indocumentados

El estado intenta combatir el "mercado negro" de empleados y ayudar a los jóvenes
Colorado: Debaten “Tarjetas Púrpuras” como permisos de trabajo para indocumentados
Colorado quiere proteger a los inmigrantes sin récord criminal. John Moore/Getty Images
Foto: Getty Images

DENVER, Colorado – La legislatura de Colorado comenzó el martes a debatir el proyecto de ley conocido como “Tarjetas Púrpuras” para otorgar permisos de trabajo a ciertos indocumentados del estado, sin que esto modifique el estatus migratorio de esas personas ni interfiera en procesos del gobierno federal.

La medida, HB18-1230, fue presentada por el representante Dan Pabón y por la senadora Irene Aguilar, ambos demócratas y estatales, quienes propusieron crear el programa, local, para inmigrantes sin presencia legal en el país que hayan llegado como menores de edad, carezcan de antecedentes criminales y hayan pagado impuestos por lo menos durante dos años en Colorado.

Las “tarjetas púrpuras” serán reguladas por el Departamento de Trabajo estatal, tanto para verificar que las reciban sólo las personas elegibles, como para asegurarse que el proceso no perjudique a ciudadanos o residentes legales que busquen trabajo.

“Al contrario de tantos otros proyectos de ley que llegan con ideas claves y hojas de datos, este proyecto surgió de grupos comunitarios. Esta propuesta reconoce a miles de trabajadores que ya están en Colorado y que desean quedarse en Colorado”, indicó Pabón al presentar su iniciativa ante los once miembros del Comité Judicial de la Cámara de Representantes.

El legislador enfatizó que HB18-1230 “no tiene nada que ver con Inmigración”, sino que es un proceso de otorgamiento de permisos para trabajar en Colorado, un derecho que, según Pabón, el Artículo 10 de la constitución federal les otorga a los estados.

“Queremos reconocer a aquellos dedicados trabajadores de este estado que llegaron aquí no por su propia decisión, pero que no pueden trabajar aquí legalmente”, expresó.

La ley se apoya en dos elementos básicos: Colorado ya aprobó otras dos leyes (legalización de la marihuana recreativa y licencias de conducir para indocumentados) que parecen oponerse a leyes federales y, a pesar de esa discrepancia, el gobierno federal no ha actuado en contra de esas leyes estatales.

Pabón reconoció que Washington podría actuar en cualquier momento en contra de su propuesta, incluso antes de que fuese implementada, por ejemplo, reduciendo fondos o imponiendo sanciones a las empresas que contraten a los que porten “Tarjetas Púrpuras”, o decidiendo que esos beneficiados serían luego inelegibles para residencia permanente en el país.

Sin embargo, sostuvo, la carencia de una ley apropiada ha creado un “mercado negro” de empleados.

“No le corresponde ni al Congreso ni a la Corte Suprema de Justicia decidir quién puede trabajar en Colorado. Esas son nuestras leyes”, argumentó Pabón.

Aunque no hubo acuerdo hoy ni votaciones, tampoco hubo oposición.

Diez personas testificaron a favor de la medida, incluyendo dirigentes comunitarios, empresarios y líderes religiosos.