El NYCFC inaugura un centro de entrenamiento “tan bueno como cualquiera en Europa”

David Villa, Patrick Vieira y el resto del New York City FC ya disfrutan de la Etihad City Football Academy
Loading the player...

“De las ciudades deportivas en las que he entrenado, es la mejor con la del Barcelona”.

“Estas instalaciones son tan buenas como cualquiera en Europa”.

Así de contundentes son el capitán del New York City FC, David Villa, y su técnico Patrick Vieira cuando hablan del nuevo centro de entrenamiento que el club inauguró el martes en Orangeburg, NY, media hora al norte de la ciudad.

“Es fantástico, tenemos de todo”, aseguró el delantero español. Por “de todo” se refiere a un campo de 120 mil pies cuadrados con calefacción bajo al césped para que pueda utilizarse todo el año, a un comedor con cocina y chef propios donde todo es fresco, gimnasio, vestuario circular para favorecer la comunicación entre los jugadores, salas de masajes y fisioterapia, bañeras para tratamiento con frío y calor

Los jugadores ahora no tienen excusas. Ni yo con mi equipo técnico, porque tenemos todo lo que necesitamos para preparar las sesiones, trabajar aspectos tácticos… Eso nos empuja a exigirnos más”, comentó Vieira, que participó en el desarrollo del proyecto.

Los dirigentes del NYCFC inauguraron el centro de entrenamiento.
Los dirigentes del NYCFC inauguraron el centro de entrenamiento.

Más tiempo para compartir en equipo

“En el lugar de entrenamiento anterior no nos sentíamos en casa. Antes los jugadores llegaban justo antes de entrenar y se iban nada más terminar”, explicó Vieira sobre SUNY-Purchase, donde el equipo entrenó sus tres primeros años. “Ahora podemos controlar más a los jugadores. Ellos se quedan un rato más después de entrenar y llegan más temprano por la mañana, porque la comida es muy buena. El chef cocina todo fresco. Con estas instalaciones les estamos dando a los jugadores las herramientas para ser más profesionales y mejorar”.

En los laterales del campo de entrenamiento se levantan dos postes de 50 pies con cámaras que graban todo lo que sucede sobre el césped. Los técnicos pueden monitorear el video en vivo o analizarlo más tarde para preparar las sesiones tácticas que tienen cada mañana, de 10:30 a 11 am, con los jugadores en un amplia sala con dos pantallas interactivas.

David Villa en el nuevo vestuario del NYCFC.

Uno de los que más están disfrutando del nuevo espacio es Tommy McNamara, que creció en Pearl River, comunidad contigua a Orangebourg.

Mi primer equipo, cuando tenía 3 ó 4 años, fue el Orangebourg. Ahora están al otro lado de la calle, literalmente. Así que sé lo importante que es para la comunidad tener unas instalaciones de fútbol como éstas aquí”, dijo el centrocampista del NYCFC.

“Era importante que no estuviera muy lejos de la ciudad”, recalcó Claudio Reyna, director deportivo. “Yo conocía este lugar porque el club de enfrente es un afiliado nuestro. Los jugadores que estaban antes, como David, se dan cuenta de la evolución del club”.

Claudio Reyna en su oficina. / Foto: El Diario NY
Claudio Reyna en su oficina. / Foto: El Diario NY

“Una gran responsabilidad”

El club, propiedad del City Group al que también pertenece el Manchester City, compró 17 acres de terreno de los que ha utilizado 10 para el campo, edificio y parking. El nombre oficial es Etihad City Football Academy, ya que recibe el patrocino de la compañía aérea. Se basaron en la experiencia de construir en 2013 otras instalaciones en Manchester (mucho más grandes) y en 2015 en Melbourne, Australia, (prácticamente iguales a las del NYCFC).

En el pasillo central del edificio, nada más entrar, tapizando la pared derecha se puede ver una foto enorme del capitán David Villa. A continuación, otra de los jóvenes del equipo sub-16. Luego una imagen de James Sands, el primer jugador de la cantera firmado por el primer equipo el 21 de junio de 2017. Pero justo antes de pasar al vestuario, la última foto es de los fans en las gradas del Yankee Stadium, para recordarles a los profesionales por quién se deben esforzar en cada entrenamiento.

Una foto del capitán Villa adorna el pasillo principal.
Una foto del capitán Villa adorna el pasillo principal. / Foto: El Diario NY

“El club está trabajando mucho por traer nuevos jugadores, por intentar invertir en proyectos como este centro de entrenamiento… Obviamente es una gran responsabilidad para todos nosotros ver el esfuerzo que está haciendo el club para que podamos trabajar en las mejores condiciones”, comentó Villa, contento con el inicio de temporada, en la que el NYCFC tiene el mejor récord de la MLS (Major League Soccer), ¿quizá gracias a su nuevo centro?

“En el fútbol el éxito no depende de una o dos cosas, tienen que ser muchas cosas, y puede ser que tener nuestra casa, poder comer mejor, poder ir al gimnasio con más tranquilidad, tener el campo aquí justo delante… ¡por qué no!, puede haber influido también”, dijo Villa.

Los jugadores desayunan y almuerzan en las instalaciones.
Los jugadores desayunan y almuerzan en las instalaciones. / Foto: El Diario NY

Bañeras de hidromasaje.

Bañeras de hidromasaje. / Foto: NYCFC

“Buenos progresos” sobre el nuevo estadio

Jon Patricof, presidente del New York City FC, destacó la importancia de tener estos campos de entrenamiento en menos de 5 años que tiene el club: “Es un día enorme para nuestro club. Muy importante para los técnicos y jugadores, pero también para los fans. Nuestros fans están muy involucrados en el club y ven cómo los dueños están invirtiendo para ganar y triunfar”.

“No se trata sólo de atraer a los mejores jugadores, sino de darles también las mejores instalaciones”, dijo Patricof, que añadió que se están haciendo “muy buenos progresos” en el plan de construir un estadio propio, una promesa hecha a los fans desde la creación de la franquicia –y una exigencia de la MLS.

“Tenemos varios lugares en los que estamos trabajando. Sé que no es fácil para los fans, a los que gustaría que compartiéramos más información. Pero es un proceso en el que es importante guardar silencio hasta que tengamos algo concreto que anunciar”, explicó.