‘Vigilancia de Vecindarios’ no logra objetivos trazados

El programa para promover la cooperación de las comunidades con la Policía aún no se consolida y muchos desconfían de su efectividad
‘Vigilancia de Vecindarios’ no logra objetivos trazados
El oficial Joseph Vincent dirigiéndose a los asistentes a la primera reunión del 6to distrito Build the Block, en el sector Charlie en Greenwich Village. /ADI TALWAR

“Los policías están organizando reuniones en los vecindarios locales para averiguar qué se necesitará para hacernos sentir seguros”, dice un locutor en el anuncio de radio. “Quieren saber lo que pensamos, ¿por qué no decirles?”

Los avisos son parte de una iniciativa publicitaria del NYPD y la New York City Police Foundation para llevar a las personas a reuniones policiales a nivel de vecindario llamadas “Buildthe Block”. Otros anuncios de la serie proyectan un tema idéntico; una serie de entrevistas estilo vox populi entre la mayoría de los residentes afroamericanos de la ciudad de Nueva York que suplican a los agentes de policía que “solo sean humanos” y demuestren su voluntad de cooperar y generar confianza. En uno de los cinco videos promocionales producidos, un hombre con un gorro pregunta a los agentes de policía: “¿Cómo podemos comprenderlos mejor y no sentir que somos el enemigo?”

Con su campaña publicitaria Build The Block de $ 3.5 millones, la New York Police Foundation parecía ansiosa por llegar a un público más joven que es escéptico con respecto a la policía. Los anuncios se publicaron de manera prominente en Hot 97, y la estación dijo que el 76% de sus oyentes pertenecen al grupo demográfico de entre 18-34 años, lo que sugiere que el NYPD esperaba alcanzar a alguien que no asistiera a las reuniones del Consejo del Recinto, que tiende a atraer a residentes de mediana edad y ancianos que hablan inglés.

Escépticos del programa

Pero en las reuniones de Build The Block atendidas por City Limits, los escépticos del programa de vigilancia y los jóvenes estuvieron ausentes. Las reuniones, realizadas en edificios de viviendas públicas, centros para personas mayores, instalaciones de la Liga Atlética Policial y otros espacios comunitarios, fueron atendidas por residentes generalmente mayores con quejas sobre estacionamiento, uso de marihuana, adolescentes merodeando, personas sin hogar y varias otras quejas sobre la calidad de vida, lo que resulta en el tipo de conversaciones que ya se dan en las reuniones de las Juntas Comunitarias o en las reuniones que promueve el NYPD en los cuarteles barriales.

Las reuniones parecen estar organizadas para generar tales quejas. Cada reunión comienza con un resumen breve de los delitos recientes en el vecindario. Luego los oficiales locales -llamados Oficiales de Coordinación de Vecindarios o NCO- colocan una hoja de papel gigante en un soporte, sacan un grueso marcador negro y comienzan a preguntar a los asistentes sobre las preocupaciones del vecindario. Al final de la reunión, los oficiales han garabateado esas quejas en la hoja de papel, que enrollan y llevan a su cuartel.

Un esfuerzo para construir confianza

Las reuniones “Build the Block” son el elemento más nuevo de una iniciativa muy amplia llamada “Vigilando los Vecindarios”, una versión reestructurada de la estrategia de “policía comunitaria” de la década de 1990. Luego, como ahora, el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) buscó construir contactos a nivel de vecindario en las comunidades para abordar las quejas sobre delitos, la calidad de vida y mejorar las relaciones con la comunidad.

Pero las reuniones de esta nueva iniciativa también parecen estar destinadas a construir una imagen más amable para el departamento de policía más grande del país que está ahora en medio de un mayor escrutinio.

Parte del reglamento de Vigilando los Vecindarios -como lo describió el Comisionado William Bratton- es colaborar con los miembros de la comunidad para resolver problemas sin las herramientas tradicionales de aplicación de la ley en cuanto a los arrestos y citaciones. Pero en las reuniones a las que asistió City Limits, los agentes a menudo simplemente explicaban los niveles existentes de cumplimiento y, a menudo, defendían las sugerencias de los denunciantes de que no eran suficientes.

En muchas reuniones de Build The Block, los participantes instaron a la policía a impulsar medidas sobre la calidad de vida que los activistas y los escépticos con la policía están más interesados ​​en presionar a la ciudad para que las elimine.

En una reunión el 23 de marzo en el Lindsay Park Co-Op en Williamsburg, un grupo de adultos mayores, se quejó de que los desamparados durmieran en la calle.

Los oficiales de coordinación del vecindario Joanna Terepka y Tara Tizzio reconocieron el hecho y dijeron que deseaban tratar a los residentes sin hogar de manera justa. Terepka estaba familiarizado con el residente del que los vecinos se quejaban.

“Es realmente triste pero estamos tratando de ayudarlo”, dijo, agregando que las personas sin hogar, “también tienen derechos, como todos los demás”.

Alex Vitale, sociólogo del Brooklyn College y autor de “The End of Policing”, argumenta que reuniones como estas socializan a los residentes para ver a la policía como su primera y mejor opción en lugar de abordar los problemas sociales subyacentes. “Tiende a reforzar la idea de que todos los problemas de la comunidad deben ser resueltos por el departamento de policía”, dijo.

El NYPD impulsa de muchas formas construir confianza con los vecinos. /Mariela Lombard

Regreso de Bratton

Bratton regresó en 2014 bajo el entonces recién elegido alcalde DeBlasio, reintroduciendo la idea como “Vigilando los Vecindarios”. El plan, presentado por el entonces Jefe de Departamento James O’Neil, abordaría lo que Bratton consideró fallas en las estrategias previas de la policía comunitaria en Nueva York, de acuerdo con un Plan de Acción que implementó en 2015.

El plan presentado por Bratton divide cada cuartel en cuatro o cinco sectores, lo que idealmente debería representar los límites de los vecindarios existentes. Antes del plan, cada cuartel tenía de 8 a 10 sectores que no contaban con personal individual, con un solo patrullero que a veces cubría varios a la vez. Bajo el plan del vecindario, cada sector tiene dos Oficiales de Coordinación del Vecindario asignados para reunir información sobre delitos mediante el desarrollo de relaciones con la comunidad. Además, se asignan dos oficiales de patrulla en turnos rotativos con cobertura de 24/7 de cada sector, y dos patrullas en todo el recinto brindan apoyo adicional. Cada uno de estos oficiales dedica el 33% de su tiempo de patrulla al compromiso con la comunidad fuera de solo responder llamadas.

Con ese fin, el programa también depende de lo que el NYPD llama “socios comunitarios”, voluntarios no remunerados que residen en los sectores y actúan como enlaces entre la policía y los residentes.

Una de esas personas es Leona Fredericks, de 69 años, residente de East Harlem, que sirve como socia de la comunidad para el sector A del distrito 23, que se extiende desde la calle 96 hasta la calle 110 y está bordeado por la Segunda Avenida y el East River. Fredericks tenía una relación previa con la policía, ya que había asistido a las reuniones del Consejo del cuartel del área durante cuatro años. También se sometió a Citizens Training, un programa que el NYPD ha tenido desde los años 90 que expone a los civiles al tipo de entrenamiento que recibe la policía.

Hablando después de la reunión del 29 de marzo celebrada en los apartamentos de East River Landing, Fredericks dijo que ella encuentra que las reuniones Build the Block son más interactivas que las reuniones del Consejo del Vecindario, y dijo que “puedes ser escuchado”. Pero lamentó que incluso muchos residentes del complejo de apartamentos, para el cual trabaja en la asociación de inquilinos, no asistía a las reuniones. La reunión que acababa de concluir tenía poca gente, menos de 15, muchos de los cuales eran residentes mayores que vivían en el complejo de apartamentos o en complejos vecinos.

“Solo desearía que vinieran más inquilinos”, dijo. “Estás apuntando a los problemas del área”.

A pesar de la falta de asistencia, se considera a sí misma una defensora de la estrategia del NYPD para superar la desconfianza generalizada de la policía en su área. Ella ya ha visto un impacto en la gente del vecindario, dice ella.
“La mayoría de la comunidad, ahora que ven a los oficiales, los conocen por su nombre”, dice, y agrega “los mismos [que] van a aparecer en las llamadas al 911”.

Los residentes miran con desconfianza a los policías. /Mariela Lombard

Tocando puertas

Los funcionarios del sector encuentran a los asistentes a las reuniones tocando puertas, repartiendo folletos en los complejos de apartamentos e invitando personalmente a las personas del vecindario.

Los asistentes a una reunión de Corona Build The Block el 13 de marzo, dijeron que habían sido tentados a venir a través de volantes publicados por la policía en su complejo de viviendas. Un residente, Patrick O’Toole, un banquero que vive en una cooperativa vecina, dijo que vino a la reunión por curiosidad y dijo que después se sintió mejor informado.

En una reunión de Build the Block del 5 de abril en el precinto 32 de Harlem, Peter Diviesti dijo que habían asistido a reuniones en escuelas locales para escuchar las preocupaciones de los estudiantes. Sobre la vigilancia. Él quiere que esas conversaciones continúen, dijo.

Al igual que muchos suboficiales, Diviesti expresó un sentido de urgencia sobre la construcción de confianza con las comunidades.

“Se ha vuelto más personal, estamos más comprometidos”, dijo. “Podemos regresar y asegurarnos de que la situación realmente se solucionó y de que las personas reciban ayuda”. Dijo que ha mediado en conversaciones entre vecinos que se quejan el uno del otro y se ha registrado en refugios para personas sin hogar para ver cuáles serían los próximos pasos para ayudar a la gente

La New York City Police Foundation ha promocionado Vigilando los Vecindarios, lo que sugiere que el programa ha reducido el crimen y las detenciones desde que se lanzó. En su sitio web, la Fundación afirma que “en las comunidades policiales vecinas, los tiroteos disminuyen un 58% más rápido que en el resto de la ciudad” y “las detenciones disminuyen 10 veces más rápido que en el resto de la ciudad”.

Consultado por City Limits para aclarar qué vecindarios fueron considerados para el propósito de estas estadísticas,

El Departamento de Información Pública de la Policía (DCPI) envió una lista de fechas y recintos para cuando se implementó el programa Vigilando los Vecindarios.

Investigaciones sobre vendedores ambulantes

Entre los grupos que dicen que no se han beneficiado del intento del NYPD de cruzar la línea divisoria están los vendedores ambulantes de la ciudad.

La ciudad ha limitado el número de licencias de venta desde la década de 1980, lo que lleva a un gran sector informal de vendedores ilegales que suman más de 10.000 según algunas estimaciones. La legislación destinada a aumentar los permisos y arreglar otras restricciones obsoletas fue abruptamente eliminada en diciembre pasado.

Eliana Jaramillo, una vendedora de alimentos de 69 años que ha estado vendiendo en Nueva York por más de 30 años, todavía recuerda la primera vez que un oficial de policía confiscó su carro en 2009.

“Deberían tratarnos mejor en las calles, tratarnos con más respeto”, dijo en español a través de su abogado. “Deberían protegernos. En cambio, nos tratan como criminales”.

Como miembro del Street Vendor Project, el grupo sin fines de lucro Urban Justice Center, que trabaja con más de 2,000 vendedores en toda la ciudad, se ha reunido con la policía con la esperanza de obtener un enfoque más amplio, pero no ha quedado satisfecha. Matthew Shapiro, el abogado de Jaramillo, dijo que es un área de la ley donde los policías tienen libertad para tomar diferentes enfoques.

“Ellos tienen gran discreción en lo que hacen cumplir”, dijo, citando jaywalking como un ejemplo. “Podrían decidir no emitir multas de mil dólares, ni incautar las propiedades de los vendedores y arrojarlas a la basura”.

Una vieja idea

La mayoría de los elementos del plan de Vigilancia del Vecindario no son nuevos, son versiones renovadas de estrategias anteriores. Durante su primera etapa como comisionado del NYPD, Bratton implementó una estrategia de policía comunitaria en la década de 1990 bajo el alcalde Giuliani, cuyo principal objetivo era que el NYPD debería crear alianzas más sólidas con grupos comunitarios locales al mismo tiempo que se enfocaba en los delitos contra la calidad de vida.

-Para leer la versión en inglés, ir a CityLimits.org