Joven del Bronx que ganó la lotería pide quedar anónimo para evitar pedidos y robos

El ticket de "raspadito" lo compró en una licorería, en la víspera de su cumpleaños
Joven del Bronx que ganó la lotería pide quedar anónimo para evitar pedidos y robos
Planea demandar si no le dejan cobran su premio lejos de la prensa
Foto: Shutterstock

No tiene empleo, fue criado por una madre soltera y ni siquiera posee una cuenta bancaria. Pero su suerte cambió cuando el mes pasado ganó $5 millones de dólares. 

Sin embargo, ahora teme que ese cambio se transforme en pesadilla porque para cobrar el premio debe ser identificado ante la prensa y posar en la clásica foto del cheque gigante que se usa para promover el juego entre la población.

Para impedirlo, este residente de Norwood, El Bronx, de 24 años y padre de una niña, buscó a un abogado. La idea es exigir que la Comisión de Juego estatal, que administra la Lotería de Nueva York, mantenga su identidad en secreto y evitar así pedidos y riegos de robos. Caso contrario, planea demandar.

“Donde crecí, todos me conocen. Todas estas personas lo sabrían y me temo que podrían venir por mí”, dijo el joven a The New York Post. “Todos los que me conocen saben que soy muy amable. Y no quiero que se aprovechen”, agregó.

El ticket de “raspadito” lo compró en una licorería de Mosholu Parkway el 24 de abril, en la víspera de su cumpleaños. Dice que luego se olvidó, hasta que en una ida al baño, al bajarse los pantalones vio el boleto y lo raspó. Allí, sentado en el inodoro, supo que había ganado $5 millones de dólares.

Al principio pensó que eran $5 mil dólares. Al ver la cantidad final “mi mente explotó”, dice. “Y comencé a saltar por toda la casa. Simplemente no podía creerlo. Todavía no lo proceso, tal vez lo haga cuando tenga el dinero”, agregó.

Su madre trabajaba en dos empleos, en McDonald’s y Burger King, para sobrevivir. Por eso pasó su infancia saltando entre diferentes hogares y se mudó a los 16 años para aliviar la carga de su familia, afirma.

Ahora quiere comprar una casa para su madre y otra para él y su hermano de 28 años. También planea ahorrar para su hija de 4 años, invertir $1 millón de dolares para el futuro y quizá abrir un taller mecánico.

Según la ley, todos los neoyorquinos que ganan más de un millón de dólares en la lotería deben aceptar la publicidad antes de recoger el dinero y así está escrito en los boletos.

“No tenemos ninguna disposición para el anonimato”, recalcó el portavoz de la Comisión de Juego estatal, Brad Maione.

Pero el abogado de este ganador busca impedirlo, citando el fallo en marzo de un tribunal en New Hampshire que permitió que un afortunado de $560 millones de dólares de Powerball permaneciera en el anonimato.

En New Hampshire, el juez estuvo de acuerdo en que los grandes ganadores a menudo están sujetos a “solicitudes reiteradas, acoso e incluso violencia”.