Cientos de niños que viven en albergues piden más viviendas asequibles

Según la Coalición para Personas sin Hogar, en NYC hay 23 mil niños que duermen en albergues.

Más de cien niños, incluyendo decenas de ellos que viven en albergues para personas sin hogar, protestaron este jueves en las escalinatas de la Alcaldía para pedir más viviendas asequibles.

House for Future NY, una campaña de defensa formada por la Coalición para Personas sin Hogar y 56 organizaciones asociadas, comenzó esta jornada con una actividad artística en la que los niños dibujaron y construyeron casas de Lego, en un esfuerzo por llamar la atención del alcalde Bill de Blasio, sobre la problemática de acceso a vivienda que hay en la ciudad.

Para ellos, la solución es que De Blasio dedique 30,000 unidades de su plan Vivienda Nueva York 2.0 para personas sin hogar, incluidas 24,000 unidades creadas a través de nuevas construcciones, ya que aseguran hay 23,000 niños neoyorquinos en albergues.

Gisselle Routhier, directora de políticas de la Coalición para Personas sin Hogar, aseguró que se necesita un compromiso mayor por parte del alcalde para mejorar la calidad de vida de los niños.

“Estamos aquí con niños para mostrar la cara de las personas sin hogar”, indicó Routhier. “Le pedimos al alcalde que dedique una porción mucho mayor de su plan de vivienda y así poder apartar unidades para familias sin hogar”, agregó.

Según Routhier, apróximadamente un 90% de las personas que hacen parte del Sistema de albergues es afroamericano y Latino, un porcentaje del que hace parte Melissa Peña, una madre soltera que desde diciembre vive en el albergue Flatland en Brooklyn.

“Fuimos desalojados de la casa cuando nuestro edificio fue comprado por una nueva administración”, relató Peña, quien es hija de padres puertorriqueños. “Hubo un conflicto de intereses en cuanto a la tasa de alquiler, y aunque luché en la corte, eventualmente perdí el caso”, explicó Peña.

Melissa Peña con sus hijos, Rafael Romero Jr. 8 y Angel Morales.

Esta madre hispana de 38 años enfatizó en la complicada situación que conlleva vivir en uno de estos centros para personas sin hogar e insiste en la necesidad de volver a tener un hogar.

“Es bastante estresante porque tenemos un estricto toque de queda”, apuntó Peña, quien se quejó de las limitaciones en espacio y la prohibición de que familiares puedan pasar la noche con ellos.

El concejal Rafael Salamanca Jr., Presidente del Comité de Uso de la Tierra, hizo énfasis en la importancia construir más viviendas y menos albergues.

“Cuando hay 23 mil niños sin hogar todas las noches. ¿Cómo arreglamos esto? Pues construyendo viviendas más asequibles”, destacó Salamanca.

Postura de la Ciudad

Por su parte, Jane Meyer, portavoz del alcalde aseguró que De Blasio está enfocado en seguir brindando opciones de vivienda a los más necesitados.

“El alcalde de Blasio ha presentado el plan de vivienda asequible y de apoyo más agresivo que cualquier alcalde antes que él”, declaró Meyer.

De acuerdo con cifras de la Alcaldía, los desalojos de los comisarios de la ciudad han caído un 27%, y más de 87,300 neoyorquinos han recibido asistencia de relocalización para mudarse o evitar vivir en un albergue.

Desde 2014, la Ciudad aseguró que ha financiado más de 3,000 apartamentos de viviendas de apoyo, y más de 5,000 neoyorquinos han salido de albergues y se han mudado a hogares de apoyo. Asimismo apuntaron que se han creado 89,000 viviendas asequibles, incluyendo 7,500 apartamentos reservados para los neoyorquinos sin hogar.

“Entre los recursos significativos dedicados a la ayuda legal gratuita para las familias que luchan contra el desalojo y los programas de asistencia de alquiler para neoyorquinos necesitados, estamos construyendo y protegiendo viviendas asequibles a un ritmo récord “, concluyó Meyer.