Neoyorquinos inundan la basura con ropa y zapatos en perfecto estado

En la ciudad se está generando menos basura doméstica, pero mucha ropa es desechada en buen estado
Neoyorquinos inundan la basura con ropa y zapatos en perfecto estado
Un hogar en NY desecha 125 libras de textiles en promedio anual

Un hogar neoyorquino promedio arroja anualmente a la basura 125.2 libras (56 kilos) de textiles, la mayoría en buen estado, incluyendo ropa, toallas, mantas, zapatos y bolsos que podrían donarse o reciclarse.

Según el Departamento de Saneamiento (DSNY), la cifra implica un incremento frente al promedio de 110.3 libras del año 2005. Aunque la cantidad de basura general que los neoyorquinos están generando en su casa anualmente ha disminuido de 2,280 libras en 2005 a 1,990 libras en 2017, la presencia de desechos textiles ha aumentado.

Ello representa 200 mil toneladas de basura textil al año, que equivale a 6.3% de la basura doméstica recolectada en la ciudad, informó amNY.

Esas estadísticas describen un problema grave, alerta la Comisionada de Saneamiento de la ciudad de Nueva York, Kathryn García, pues aunque los neoyorquinos están generando menos basura en general, están tirando mucha ropa en perfecto estado, descartando oportunidades de reciclaje y donación.

Según García, la alta disponibilidad de ropa barata en los últimos años probablemente sea la causa de la gran cantidad de textiles que terminan en la basura doméstica.

La ciudad incluso tiene recipientes de colección para textiles en muchos edificios, que luego la organización sin fines de lucro Housing Works vende o recicla.

Las personas también pueden dejar ropa, zapatos, bolsos y otros textiles en muchos locales operados por GrowNYC, una organización sin fines de lucro que ejecuta programas ambientales en toda la ciudad con fondos de varias fuentes, incluido el Departamento de Saneamiento.

Desde 2007, GrowNYC ha adquirido aproximadamente 5 millones de libras de ropa.

GrowNYC trabaja con Wearable Collections, una firma con sede en la ciudad que ordena las bolsas de ropa. Cualquier artículo que no se pueda vender en mercados de segunda mano se reciclará en trapos o posiblemente se utilizará como material de construcción para aislamiento.

La ciudad también está tomando medidas para disminuir el malgasto de comida, pues aproximadamente 40% de los alimentos en Estados Unidos nunca se come, lo que genera una pérdida nacional de hasta $218 mil millones de dólares anuales, de acuerdo con el Consejo de Defensa de Recursos Naturales (NRDC).