El talento de los veteranos para servir y liderar

El coronel de Estados Unidos Miguel Howe reflexiona sobre las transiciones de los veteranos y su aporte a la sociedad
El talento de los veteranos para servir y liderar
Colonel Miguel Howe, USA, Ret.

Las fuerzas disruptivas que amenazan nuestra libertad, seguridad y prosperidad incluyen cualquier número de peligros físicos, desde la amenaza siempre presente del terrorismo hasta los competidores estratégicos como China y Rusia, regímenes rebeldes en Corea del Norte e Irán, y ataques cibernéticos. También enfrentamos desafíos a los principios fundamentales de la libertad, incluso a la venerable creencia en el derecho a una elección libre y justa.

Al mismo tiempo, el descontento socioeconómico está aumentando. Numerosos norteamericanos, así como personas de todo el mundo, sienten que no han participado en la prosperidad que una economía globalizada y el libre comercio han traído a Estados Unidos y partes significativas del mundo.

¿Qué vamos a hacer?

El camino a seguir en todos estos frentes comienza con un liderazgo eficaz. Específicamente, necesitamos líderes que posean valor y carácter. Estoy orgulloso de haber servido entre estos líderes durante mi carrera militar, por lo que creo que los veteranos pueden ayudar a nuestra nación a lidiar con las fuerzas disruptivas que socavarían nuestra forma de vida.

Hoy, Estados Unidos es el hogar de veteranos que han servido tan atrás como la Segunda Guerra Mundial, pero aquéllos que todavía están en sus mejores años de liderazgo fueron atraídos al servicio después del 11 de septiembre de 2001. Ahora tenemos 4 millones de veteranos desde 9/11. Mis experiencias en Irak, Afganistán, Latinoamérica y otros lugares me han enseñado que estos veteranos son guerreros y académicos por igual.

Sus valores y carácter han sido probados en la batalla, pero también han tenido que construir coaliciones en ambientes hostiles y resolver problemas con pensamiento práctico. Piensen en cómo sería traer la calma a un pueblo en extrema necesidad de servicios e infraestructuras básicas, de los cuales los extremistas usan a los habitantes locales como escudos humanos para atacar a nuestras tropas.

Habilidad como ésa ha permitido que los veteranos después de 9/11 sobrevivan y se adapten en tiempos de paz y conflicto. Es por eso que las comunidades americanas, desde la más pequeña aldea hasta la metrópoli más grande, ahora pueden beneficiarse de su liderazgo. Así pueden nuestros negocios y arena política, ya sea el Ayuntamiento, el Capitolio del estado, o los pasillos de Washington.

Como todos sabemos, Estados Unidos se enfrenta a divisiones serias. Los veteranos, sin embargo, han sido entrenados para trabajar en equipos con personas de orígenes muy diferentes. Su comodidad con diversos puntos de vista, experiencias e identidades étnicas y raciales les ayudaría a guiar a las comunidades devastadas por la violencia armada, la desigualdad de ingresos y las escuelas segregadas.

Más allá de sus habilidades de liderazgo personal, lo que nos ayudaría a enfrentar las diferencias aparentemente insuperables, los veteranos que regresan también tienen capacitación relevante para estos desafíos de política.

Endurecer nuestras defensas en casa:

Los gobiernos extranjeros y los regímenes rebeldes no pueden igualarnos directamente, por lo que están librando una guerra no convencional. Naturalmente, tienen objetivos militares, pero también tienen nuestros sistemas financieros y políticos en sus miras.

Como civiles, los veteranos podrían ayudar a endurecer nuestras defensas mediante la aplicación de sus conocimientos a las industrias cibernéticas y tecnológicas. Del mismo modo, podrían usarlo mientras trabajaban para la inteligencia doméstica y las entidades encargadas de la ley. Y podrían aplicar ese conocimiento en posiciones en las agencias federales, estatales y locales, cuya carga es proteger a la patria.

Proyecto liderazgo Estadounidense:

La fría y dura realidad es que Estados Unidos debe liderar en el extranjero. Si no lo hacemos, alguien más lo hará. Hemos aprendido esa lección de la manera difícil cuando Estados Unidos ha elegido no liderar.

A su crédito, los veteranos no han evitó de proyectar el liderazgo estadounidense. Y mientras pensamos que su uso de poderío militar puede liberar a los pueblos oprimidos, también han usado el “poder blando” para comenzar escuelas, crear clínicas y construir caminos en sitios olvidados.

Estos mismos veteranos ahora tienen la oportunidad y la obligación de ponerse de pie una vez más por los olvidados alrededor del mundo. Eso podría significar recordarnos a todos que respetemos a los inmigrantes, refugiados y disidentes. Podría significar apoyar y responsabilizar a las instituciones internacionales responsables de desarrollar naciones desestabilizadas. Y podría significar perseguir una carrera en el Departamento de estado o en USAID.

Competitividad Global:

Está bien documentado que el futuro económico de Estados Unidos descansa en nuestra capacidad de triunfar en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM). Dado su formación en la ejecución de complejas cadenas de suministro, la operación de maquinaria sofisticada, y el uso de las tecnologías modernas en su trabajo diario, los veteranos son muy adecuados para llenar las posiciones STEM que la economía moderna exige.

También podrían llenar brechas en el área de la salud, tecnología de información, seguridad cibernética y la educación. Y en el mundo de los negocios, pueden aplicar su conocimiento del mundo para cultivar nuevos mercados y relaciones para los bienes y servicios estadounidenses.

Restablecer la confianza en las instituciones democráticas:

Los datos de las encuestas demuestran que los estadounidenses están frustrados y desconfían de su gobierno, los medios de comunicación, las instituciones religiosas, las universidades y las empresas. Probablemente todos encontramos esta realidad en nuestros propios vecindarios. Aquí, también, los veteranos tienen las herramientas y el talento para llevarnos hacia adelante. El general George Marshall, después de todo, lideró la mayor campaña de creación de instituciones del mundo posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Hoy, podríamos recurrir a los veteranos para reconstruir la confianza a través del servicio en el Congreso, dirigiendo universidades, y encabezando negocios. No es que estos hombres y mujeres sean perfectos. Pero han sido probados y se les ha enseñado a buscar el bien más grande.

Fortalecer al Ciudadano Americano: Es fácil perder de vista el hecho de que la geografía, la tribu o la etnia no definen quiénes somos como estadounidenses. Nuestra identidad como estadounidenses está definida por nuestros valores y creencias, cuya pieza central es el ideal de la libertad individual.

Los veteranos están equipados para ayudar a cada estadounidense a entender este punto. Ya sea a través de la enseñanza, el entrenamiento o la tutoría, los veteranos pueden modelar el comportamiento que puede reunir a los estadounidenses de nuevo. He visto este tipo de liderazgo en líderes como Redmond “Red” Ramos, quien ha unido a la gente a través de su trabajo como mentor juvenil con la Fundación Travis Manion. Ha llevado a personas de orígenes muy diferentes y los ha unido con el desarrollo de carácter en la juventud estadounidense.

Obstáculos para el uso de su liderazgo

Por supuesto, los veteranos enfrentan barreras cuando regresan a casa. Por un lado, muchos necesitarán acceso a atención médica de calidad, incluyendo atención que aborde las heridas de la guerra que son invisibles a simple vista. Algunos necesitarán fortalecer sus habilidades con una educación universitaria, un título universitario comunitario o un certificado técnico. Y todos necesitarán la oportunidad de asegurar un trabajo que les permita usar sus talentos para el bien mayor.

Al mismo tiempo, necesitan hacerse cargo de su propia transición, como lo hizo mi amigo B.J. Ganem. Reconoció que sufría de estrés postraumático y buscó atención. Ahora es el CEO de Perros de Servicio para los Héroes (Service Dogs for Heroes).

Y hay veteranos como Fontaine Wilson, quien regresó a casa y rápidamente usó el GI Bill, creado después de 9/11 para obtener su licenciatura. Ahora es Ingeniera tecnológica de válvulas en MRC Global. Y recuerdo a Kraig Brunner, quien usó su entrenamiento en el ejército para convertirse en un soldador submarino en el puerto de Nueva York. John Raftery fue al Emprendimiento Bootcamp de la Universidad de Syracuse para veteranos con discapacidades y combinó esas habilidades y fundo Contratistas Patriotas (Patriot Contractors) en Waxahachie, Texas.

Estos son ejemplos de cómo los veteranos han manejado bien sus transiciones. Ya habían enfrentado fuerzas disruptivas en sus vidas, pero ahora están usando sus talentos para servir y liderar una vez más. Como lo hacen, se convertirán en su propia fuerza disruptiva en nuestros negocios, escuelas, política, entre otras áreas donde pueden ayudarnos a cumplir nuestros retos modernos.

Colonel Miguel Howe, USA, Ret. es el April y Jay Graham Fellow de la Iniciativa de Servicio Militar, George W. Bush Institute.