Piden más ayudas para Puerto Rico en medio de Festival de la 116

Más de 200 mil personas asistieron a la celebración boricua.

“Qué bonita bandera, qué bonita bandera, la bandera puertorriqueña”, fue el grito unísono que se escuchó este sábado 9 de junio en El Barrio, durante la celebración de los 33 años del Festival de la 116, el evento previo al Desfile Nacional Puertorriqueño.

En medio del jolgorio boricua nos encontramos con Edwin Meléndez y Miriam Mercado, una pareja originaria de Rio Piedra, Puerto Rico y quienes, vestidos de pies a cabeza con la bandera puertorriqueña, aseguran que esta es su forma de apoyar a los boricuas que “han sido abandonados por el Gobierno Federal”.

“Mucha gente está hoy aquí recogiendo dinero para ayudar a Puerto Rico”, dijo Edwin, quien junto a su esposa viven en El Bronx desde hace 10 años. “Nunca nos perdemos este festival, pero este año es especial. Es un grito de ayuda. Puerto Rico se levanta”, señaló Miriam.

Ambos hacen parte de los más de 200 mil asistentes a este “Abrazo Fraternal”, como fue bautizado el festival que se fundó en 1985 y que abarca unas 20 cuadras en East Harlem.

“Duele. Aún no me recupero pero aquí estoy apoyando a mi gente”, contó Milly Romero, una puertorriqueña que tiene más de 20 años viviendo en Nueva York y quien insiste en la tristeza que le ha dejado la situación de sus compatriotas.

Milly Mercado

Donald Trump no ha hecho nada. Todo se ha caído y él lo único que hace es mentir sobre lo que pasó en la isla”, dijo Romero. “Hay que votar porque es la única forma de hacernos respetar”, puntualizó Romero.

“Todavía me siento mal. Es mi gente y eso no puede quedar así”, enfatizó Romero con voz entrecortada.

Fiesta Boricua, fiesta hispana

Pese a que la fiesta celebra los aportes de la cultura puertorriqueña a La Gran Manzana, el encuentro también atrae a miles de hispanos. Un sin número de vendedores son de distintas nacionalidades y en las calles la mezcla de acentos en español es un viaje por la cultura hispana en el epicentro latino del Alto Manhattan.

La mezcla es tal, que no habría otro sitio donde el festival pudiera unir tantas culturas latinoamericanas. La zona, llamada El Barrio, es el centro de la comunidad boricua del Alto Manhattan, una de las comunidades predominantemente latinas más grandes en la ciudad, compuesta en su mayoría por puertorriqueños, así como por un número considerable de inmigrantes dominicanos, cubanos y mexicanos.

“Estamos aquí como cada año para mostrar nuestra hermandad”, dijo Claudia Carrión, una comerciante dominicana que vende camisetas con un mensaje de ánimo para los boricuas: Puerto Rico se Levanta.

Claudia Carrión, comerciante dominicana.

“En Dominicana decimos: una mano lava la otra y las dos lavan la cara”, citó Carrión mientras levanta una de las camisetas y pregunta a los asistentes si ya han comprado la suya.

‘Nuyoricans’ celebran

Juana González llegó a Nueva York cuando tenía tres años, hoy tiene 70 y habla un español perfecto.

Juana González.

“Los Nuyoricans amamos nuestra isla”, dijo Juana mientras ondeaba su bandera puertorriqueña.

Pese a llegar muy niña a NYC nunca dejó de viajar a la isla, lo que la mantuvo conectada con su cultura y sus raíces.

“Los que estamos aquí somos la voz de nuestros hermanos que están allá y que esta celebración sea la oportunidad perfecta para recordarle al gobierno de Trump que somos ciudadanos americanos y que la ayuda debe seguir”, concluyó Juana.