Inquilinos de los Sures se unen para luchar contra desalojos

Cientos de residentes de Brooklyn denuncian un plan de acoso y tácticas de propietarios para sacarlos de viviendas asequibles

Inquilinos de los Sures se unen para luchar contra desalojos
Jose Ventura con su hijo, Carlos. Inquilinos del 331 Keap St. en Brooklyn se quejan del casero por discriminación.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

José Antonio Ventura tiene 74 años y aunque asegura que siempre pensó que su vejez sería tranquila y con pocas preocupaciones, desde noviembre del año pasado la angustia se apoderó de él. El casero de su edificio, ubicado en Keap Street, Brooklyn, inició un proceso de desalojo en su contra, alegando que el dominicano, quien desde 1989 reside en la vivienda protegida por las leyes de renta estabilizada, ya no vive en ese lugar.

“Esa es una mentira. Me están inventando que yo no vio aquí, pero yo vivo aquí con mi hijo y con su esposa y mis nietos. Ellos dicen que compré apartamento en Manhattan y en Queens”, asegura el dominicano, quien paga poco más de $600 dólares mensuales por su apartamento de dos cuartos, en un edificio donde las unidades remodeladas le significan a la compañía Icon Realty Management, LLC, dueña del inmueble, entre $3,000 y $3,500.

En el inmueble viven 35 familias y casi la mitad de apartamentos están rentados actualmente a residentes anglo, pues los inquilinos previos, hispanos mayormente, terminaron saliendo de sus hogares que desde entonces dejaron de ser de renta estabilizada.

“Vamos a ser claros. Aquí en este edificio están pasando muchas cosas, que prácticamente uno no entiende. Es claro que este es un caso de discriminación y me quieren sacar como ya sacaron a la mitad de los hispanos que vivían aquí, para rentarle a gente blanca los apartamentos, más caros”, se quejó el abuelo.

Luisa Vivaldo, quien vive en el mismo edificio en un apartamento de dos cuartos hace más de 30 años, por el que paga $800, asegura que también han querido desalojarla. No solamente menciona que el casero ignora los daños del inmueble como mecanismo de presión para sacarla sino que hasta le han hecho ofrecimientos económicos como a algunos de sus vecinos que han aceptado.

“Me han ofrecido dinero pero no acepté. He sabido que están ofreciendo arriba de $70 mil pero yo no me voy de aquí, yo me quedo mientras esté en este país, porque aquí crecieron mis hijos y ahora están creciendo mis nietos. No me voy a mover”, dijo la mexicana, advirtiendo que se siente abusada y discriminada por ser una mujer de bajos recursos.

Mexicana Luisa Vivaldo. Inquilinos del 331 Keap St. en Brooklyn se quejan del casero por discriminación.

“Como me ofrecieron dinero y no quise dejar el apartamento ellos empezaron con el acoso para aburrirme. No me quieren arreglar los daños de luz, los de las grietas y de los cables que están podridos, ni el baño que tiene moho”, dice la madre de familia, quien junto a sus vecinos han conformado una asociación de inquilinos que lucha contra los abusos. “Hemos aprendido nuestros derechos y le digo a gente de otros sitios que no tengan miedo, que luchen y busquen ayuda, porque unidos somos más y nos van a atacar con menos éxito”.

Lucas Rénique, organizador comunitario de la asociación Los Sures, que desde los años 70’ trabaja defendiendo los derechos de los inquilinos de Brooklyn, aseguró que casos como los de Don Antonio y Luisa son comunes en el vecindario.

“Él landlord en este caso está alegando que él no vive aquí y lo que estamos haciendo es probándolo en la corte, y aunque esperamos que todo salga bien, ese landlord es reconocido por sacar a gente con tácticas así“ , dijo el activista, advirtiendo que los propietarios solo quieren beneficios financieros.

“El blanco está en los inquilinos de renta estabilizada y los que viven en este barrio son hispanos de renta estabilizada. Los landlords compran edificios queriendo ganar más dinero y van a ir sacando a la gente , pues la actitud de los caseros malos aquí es la misma. Quieren sacar a los inquilinos para subir las rentas y para sacar a esas viviendas de la estabilización de rentas donde la ley permite que suba 20% cada vez que saque a alguien o pagando mucho dinero para renovarlo y con esos recibos de la renovación los muestran y les autorizan los aumentos”, dijo Rénique.

Y al ser consultado sobre el día a día que enfrentan cientos de inquilinos de los 30 edificios con los que los organizadores y abogados de Los Sures trabajan, Rénique destacó que hay todo tipo de conductas abusivas. “No arreglarles los daños, mandar a la gente a la corte, amenazar con mandarlos a la corte. A veces hay caseros que se hacen que pierden el cheque para decir que el inquilino no pagó e iniciarle casos de desalojo. En otros casos algunos arreglan pero arreglan mal”, agregó el activista.

Monica Millay, educadora comunitaria de Los Sures, mencionó que a pesar del acoso de los caseros, ha sido fundamental que los inquilinos se hayan educado sobre sus derechos y que hayan formado asociaciones para hacer las denuncias con el apoyo de asistentes y abogados de ese grupo.

Hace tres semanas, los propios inquilinos del edificio donde viven don Antonio y Luisa organizaron una manifestación contra el acoso que insisten ha promovido ICON Realty y allí exigieron que cesen las prácticas frívolas de los desalojos con tretas sucias.

Organizadores Lucas Renique y Monica Millay. Inquilinos del 331 Keap St. en Brooklyn se queja del casero por discriminación.

“Hay landlords que usan las obras de construcción para acosar también, pues construyen mucho mientras hay gente en los edificios casando ruido y polvo, y es otra manera de espantarlos y aburrirlos. Esa es una forma muy seria de hostigamiento que estamos viendo”, dijo la organizadora comunitaria, quien agregó que gracias a la lucha inquilina los caseros no han podido sacar a tantos residentes como hubieran querido y muchos de los que se han ido no han sido por desalojos de corte sino que se cansan.

La senadora estatal Marisol Alcántara asegura que uno de los principales problemas que permite que haya caseros abusivos como los de los Sures, que en muchas ocasiones acosan y violan los derechos de sus inquilinos, es que las leyes de renta estatales están de su lado y motivan sus intereses de desplazar a los residentes más pobres. Por ello tanto defensores de inquilinos como oficiales electos piden al Estado cambios urgentes en las leyes de renta.

Y en su afán de que las cosas cambien y los inquilinos tengan a la ley de su lado, Alcántara destacó que actualmente en Albany hay un proyecto que busca acabar con el llamado bono de vacancia de los caseros, que permite incrementar los alquileres hasta en un 20% cada vez que un inquilino se va y otra iniciativa para cambiar las normas actuales que autorizan a un propietario a sacar las unidades de vivienda del sistema de renta controlada cuando la renta supera los $2,700, topo donde tienen libertad de cobrar lo que sea.

“Las tácticas intimidatorias que los caseros de Los Sures de Brooklyn utilizan para desplazar a la comunidad trabajadora y inmigratoria son muy similares a las tácticas que utilizan contra la comunidad trabajadora en el Alto Manhattan”, dijo la senadora. “Lo que vemos es que los caseros se motivan a desplazar a nuestra comunidad por dos problemas en nuestras leyes estatales: primero porque reciben un bono cuando logran que un apartamento quede vacante, y segundo, pueden subir la renta cada vez que es tiempo de renovar el contrato bajo el programa de renta preferencial”.

Jose Ventura con su hijo, Carlos. Inquilinos del 331 Keap St. en Brooklyn se quejan del casero por discriminación.

Alcántara manifestó que a pesar de la lucha que los demócratas han dado en la Legislatura para reformar esas leyes, ha sido muy difícil y aprovechó para pedir a los votantes que en las próximas elecciones legislativas apoyen a más candidatos de su partido que promuevan esos cambios.

“Lamentablemente la mayoría republicana que controla el Senado estatal no ha demostrado interés en pasar estas leyes. Por eso necesitamos trabajar arduamente para asegurar que en estas elecciones del 2018 elijamos suficiente demócratas al Senado estatal para tener una mayoría”, concluyó la líder del Senado.

Intentamos obtener una respuesta sobre las denuncias por parte de la firma Icon Realty Management, LLC, y aunque una de sus empleadas se comprometió a darnos una respuesta pronto, no emitieron ningún comentario.

Asi quedan los apartamentos renovados en el 331 Keap Streat que rentan a $3,000

Estas son las leyes que darían más protecciones a los inquilinos

  • Iniciativa de ley S3482:
    Este proyecto de ley revocaría el proceso de la liberación de apartamentos vacantes regulados. Cuando hay apartamentos vacantes, los dueños pueden sacarlos del programa de renta estabilizada cuando las rentas se elevan a más de $ 2,700 y cuando un apartamento sale de ese plan, el casero puede cobrar lo que desee por rentar y los inquilinos perder sus protecciones de no ser desalojados.
  • Proyecto de ley S1593:  Eliminaría el bono de los apartamentos vacantes, que actualmente permite que los dueños de las unidades de vivienda incrementen automáticamente hasta el 20% del valor de la renta cuando un inquilino se muda. Los defensores de los inquilinos aseguran que los dueños de edificios utilizan este “bono” para aumentar la renta cada vez que el apartamento queda vacío, y los incentiva a rentar apartamentos a gente que solo va a vivir unos años allí, pues cada vez que un inquilino se va, legalmente pueden subir los costos.