De Blasio anuncia normas menos severas sobre consumo de marihuana en Nueva York

Aunque el mandatario aclaró que la posesión de la hierba sigue siendo ilegal bajo las leyes estatales, advirtió que desde el 1 de septiembre el NYPD asumirá una postura de más multas y menos arrestos

NUEVA YORK.- El uso de la marihuana recreativa sigue siendo un asunto espinoso en Nueva York y mientras el Estado toma una decisión legislativa al respecto, en los cinco condados de la Gran Manzana habrá una política menos severa sobre el consumo, a fin de disminuir la criminalización, que afecta mayormente a hispanos y afroamericanos.

Así lo anunció este martes el alcalde Bill de Blasio, quien explicó que a partir del próximo 1 de septiembre habrá un cambio en las políticas policiales, y la gran mayoría de neoyorquinos que sea sorprendido por las autoridades fumando marihuana, no serán detenidos sino que en cambio recibirán tickets de comparecencia.

“El destino de nadie debe ser determinado por un delito menor que no es violento”, comentó el mandatario local, durante una conferencia de prensa que tuvo lugar en El Barrio, en Manhattan, donde dejó claro que a pesar de las políticas de la Ciudad la posesión de la hierba sigue siendo considerado un delito, hasta que Albany tome una decisión. “Esta nueva política ayudará a reducir arrestos innecesarios mientras hacemos nuestra ciudad un sitio más seguro y más justo”.

Las nuevas regulaciones fueron anunciadas luego de un análisis de 30 días elaborado por un grupo de trabajo que emitió recomendaciones sobre el mejor manejo del tema, con lo que se espera que haya una reducción de 10,000 arrestos anuales.
A pesar de ello, el mandatario municipal advirtió que quienes se encuentren bajo libertad condicional, quienes tengan historial reciente de violencia o manejen bajo efectos de la marihuana, serán sujetos a detenciones.

De Blasio destacó que la nueva normativa forma parte de una visión más justa de la Ciudad, que entre el 2010 y el 2017 redujo considerablemente los arrestos relacionados con consumo de marihuana de 53,000 a 19,000.

El comisionado del NYPD, James O’Neill también se mostró a favor de la nueva normativa.

“Sabemos que no es productivo arrestar gente que no tiene historial criminal previo. De hecho, obstaculiza nuestros esfuerzos para generar confianza y fortalecer las relaciones con las personas a quienes servimos, y no hace nada para promover la misión del NYPD de librar a nuestras calles de los responsables de la violencia y el desorden”, dijo O’Neill.” Emitir citaciones por delitos de marihuana que no afectan directamente la seguridad pública permitirá a nuestros oficiales hacer su trabajo de manera efectiva y segura, y de una manera que siempre promueve la seguridad pública y la calidad de vida para todos los neoyorquinos”.

En las calles las respuestas están divididas, pues mientras personas como la peruana María González apoyan la medida de la administración De Blasio afirmando que se trata de una movida justa, la colombiana Rosa Casallas critica la medida y dice que no piensa en el bienestar común.

“Ahora nos va a tocar aguantarnos el olor ese de la marihuana y estar bareteados todo el tiempo”, dijo la residente de Manhattan.