Vigilia en El Bronx para exigir a Trump que devuelva a niños inmigrantes

Funcionarios electos siguen pidiendo explicaciones sobre los cientos de niños traídos Nueva York tras ser separados de sus padres
Vigilia en El Bronx para exigir a Trump que devuelva a niños inmigrantes
El presidente de El Bronx, Rubén Díaz Jr., junto con funcionarios electos y líderes religiosos de la ciudad de Nueva York, se reunieron en los escalones del edificio del condado del Bronx en una vigilia de oración para exigirle a Trump que entregue a niños inmigrantes a sus padres.

A medida que pasan los días, luego que autoridades estatales confirmaran que más de 700 niños inmigrantes han sido enviados al estado de Nueva York y la Alcaldía indicara que al menos 350 de ellos han llegado a la Gran Manzana, tras ser separados de sus padres en la frontera con México, las interrogantes continúan y el dolor de la comunidad neoyorquina se incrementa.

Este viernes, en medio de una vigilia realizada a las afueras del edificio de la Corte Suprema de El Bronx, el presidente de ese condado Ruben Díaz Jr., junto a funcionarios electos y líderes religiosos, exigierib al presidente Donald Trump que los pequeños sean devueltos inmediatamente a sus padres.

“Lo que hemos visto en los últimos días no es nada menos que abuso infantil gubernamental“, dijo Díaz Jr., agregando: “Imagine el miedo que se apodera de usted si pierde a su hijo en el parque o en el supermercado por un par de minutos. Ahora imagine cómo reaccionaría si fueran arrancados de sus brazos. Comprendo exactamente por lo que están pasando estos padres y las heridas que se han creado en estas familias que quizás nunca cicatricen”.

El presidente explicó que el único camino que tiene la administración de Trump para solucionar esta “crisis humanitaria” es “comprometerse y proporcionar los recursos adecuados para la reunificación. Cualquier otra cosa es completamente inaceptable”.

La defensora del pueblo Letitia James también acudió a la vigilia, en la que los asistentes se agarraron de manos y cantaron “We Shall Overcome”. James recordó que la separación de familias se vivió por última vez en medio de la esclavitud y criticó el uso de la biblia por parte del fiscal general Jeff Sessions para explicar sus “acciones desagradables”.

Un hombre sostiene un cartel que dice: “Señor Trump, no se meta con nuestros niños”.

“Estoy aquí como una descendiente de esclavos que fueron separados de sus familias. No hay nada en la biblia que diga que esto está bien”, indicó James. “Cuando escuchamos el llanto de estos niños, sabemos que hay moralmente mal con este presidente”.

Y es que pese a que el presidente Trump firmó una orden ejecutiva el pasado miércoles con la cual asegura se pondrá fin a la separación de familias, aún no hay claridad sobre la situación de los más de 350 niños que habrían sido traídos a la ciudad de Nueva York, incluido uno de nueve meses, que fueron puestos bajo la supervisión de Cayuga Home for Children, una agencia de servicios sociales sin fines de lucro ubicada en el East Harlem, y que brinda cuidado de crianza y otros servicios bajo subvenciones del Gobierno federal.

“Hago un llamado especial a los votantes republicanos y congresistas a que finalmente hagan algo real”, dijo el asambleísta Marcos A. Crespo. “Esto no es política porque hoy son niños mexicanos y latinos pero ten cuidado cuando vengan por tus niños y ellos comiencen a gritar: mami y papi”.