¿Le cerraron la tienda? La tarjeta la debe pagar

La deuda no se elimina con la bancarrota o el cierre de un comercio

¿Le cerraron la tienda? La tarjeta la debe pagar
La hitoria crediticia hay que cuidarla incluso cuando la marca de su tarjeta no exista./Archivo
Foto: Shutterstock

Este viernes cierran para siempre las tiendas que aún quedaban abiertas de Toys “R” Us en EE UU. La cadena juguetera ha sido víctima de la deuda que usaron las empresas de capital riesgo que la compraron y de la competencia planteada por otras cadenas además del comercio electrónico y entró en bancarrota en septiembre.

Como esta tienda, muchas otras han ido cayendo a lo largo de los últimos y complicados años para el comercio al por menor y muchas personas se han quedado con tarjetas regalo en sus bolsos o tarjetas de crédito de una marca privada que ya no existe. En ese último caso, no crea que su deuda ha desaparecido porque no es así.

Y es algo que no todo el mundo tiene claro porque los impagos en este tipos de tarjetas de marcas privadas ha subido, según el bureau de crédito Equifax, 57 puntos básicos desde marzo de 2017. Con unos balances de $81.700 millones la morosidad está en el nivel más elevado desde 2011.

“Muchos comerciantes están en la intersección de las tiendas físicas y el modelo digital con este segundo ganando la partida y la tendencia que hemos visto continua en 2018”, explica Amy Crews Cutts, economista jefe de Equifax. “Vemos que algunos clientes están abandonando sus responsabilidades de pagos cuando los comercios cierran las tiendas o declara bancarrota. Es un gran error porque los prestamistas que están tras estas tarjetas de marca privada lo reportan a los bureaus”.

Eso quiere decir que impactará negativamente en la puntuación crediticia de la persona que deja de pagar. Además, los acreedores de las tiendas pueden demandar esos pagos para que se les rebaje lo que se les debe por lo que no es descartable que un cobrador de deuda llame a la puerta de la persona que ya no paga el balance de esa tarjeta. “La decisión de no pagar esas tarjetas con la esperanza de que la tienda se olvide [de la deuda] va a perseguir a esos consumidores durante tiempo e impactará su capacidad para pedir crédito en el futuro”, explica Crews Cutts.

¿Por qué hay que pagar y a tiempo?