Trump exige que el Congreso “corrija” las “insensatas” leyes de inmigración

Los republicanos se juegan el control del Congreso en noviembre y no tienen consenso sobre cómo reformar el sistema migratorio
Trump exige que el Congreso “corrija” las “insensatas” leyes de inmigración
El presidente Trump ha utilizado Twitter para criticar las leyes migratorias.
Foto: EFE

WASHINGTON – El presidente Donald Trump reiteró este jueves su exigencia de que el Congreso corrija las “insensatas” leyes de inmigración del país, para frenar el paso a inmigrantes indocumentados en la frontera sur, obviando su derecho al debido proceso.

En una serie de mensajes en Twitter, Trump repitió sus consabidas quejas de que el sistema migratorio no es lo suficientemente fuerte contra la inmigración ilegal, por lo que el Congreso debe eliminar las leyes que permiten a los inmigrantes acceso a un juez y al debido proceso.

Como en otras ocasiones, Trump no hace mención alguna de las familias inmigrantes que huyen de la violencia en Centroamérica y que, bajo las leyes estadounidenses y convenios internacionales, tienen derecho a solicitar asilo y al debido proceso.

“El Congreso debe aprobar leyes de inmigración inteligentes, rápidas y razonables. Las autoridades policiales en la Frontera están haciendo un gran trabajo, pero las leyes con las que están obligadas a trabajar con insensatas”, dijo Trump.

“Cuando la gente, con o sin niños, entran a nuestro país, se les debe decir que se vayan sin que nuestro… país esté obligado a soportar un juicio largo y costoso. Hay que decirle a la gente “FUERA”, y deben irse, como lo harían si estuviesen parados en su césped”, afirmó el mandatario.

Como ya lo he hecho en numerosas ocasiones, Trump insistió hoy en que “contratar a miles de ‘jueces’ no funciona y no es aceptable – somos el único País en el Mundo que hace esto!”, se quejó Trump, poniendo en mayúsculas que el Congreso debe corregir las “insensatas” leyes de inmigración.

Como suele suceder, sus mensajes en Twitter fueron elogiados y secundados por los partidarios de Trump, pero con igual ahínco fueron repudiados por sus detractores, quienes replicaron con llamados a su destitución.

La retórica de Trump contra los inmigrantes indocumentados y su exigencia de eliminar protecciones para solicitantes de asilo han sido condenadas por organismos internacionales y defensores de los derechos humanos.

Su política de “tolerancia cero” en la frontera sur, anunciada por el fiscal general, Jeff Sessions, en abril pasado, produjo la separación de más de 2,300 niños de sus padres, y la Administración es blanco de demandas para frenar esa práctica.

Trump firmó una orden ejecutiva el pasado 20 de junio que frenó la práctica pero permite la detención indefinida de familias enteras, aunque se mantengan juntas.

El Congreso tomó un receso esta semana con motivo del feriado por el “Día de la Independencia”, y ninguna de las dos cámaras ha logrado aprobar medidas que reformen el sistema migratorio.

La Cámara de Representantes rechazó recientemente sendas medidas conservadoras para recrudecer la vigilancia fronteriza y el combate contra los inmigrantes indocumentados, a cambio de proteger a los Dreamers.

En febrero pasado, la misma Cámara Baja también rechazó otras medidas similares, que además financiaban el prometido muro fronterizo de Trump.

Es poco probable que el Congreso apruebe medidas migratorias este año, máxime cuando está en juego el control del Congreso en los comicios del próximo 6 de noviembre.