El alza de precios acabó con las subidas de sueldo

La inflación de los últimos 12 meses es del 2.9%
El alza de precios acabó con las subidas de sueldo
Los prodcutos lácteos y derivados crecieron un 0.7% en junio./Archivo
Foto: EFE

Si se alimenta solo con carne de cerdo y huevos, no paga un alquiler ni maneja un carro o precisa un medio de transporte es posible que no haya notado mucho que el costo de la vida se ha disparado desde el año pasado.

Y ha subido tanto como para que quienes comen fruta, lácteos, pollo, pescado, encienden la luz o el aire acondicionado, manejan o ponen la calefacción en invierno hayan visto como la tímida subida de sus salarios se ha evaporado.

Según los datos oficiales hechos públicos el jueves los precios en general, la inflación han subido el 0.1% en junio después de subir el 0.2% en mayo. Ese goteo de subidas ha hecho que en los últimos 12 meses todo salga un 2.9% más caro.

Comer en casa es un 0.4% más caro de lo que era en junio del año pasado y hacerlo fuera cuesta un 2.8% más. Llenar el tanque de gasolina es más de un 24% más caro, debido a la subida del precio del petróleo y aunque usted mismo no maneje, los costes de transporte terminan repercutiendo en el precio final de lo transportado.

La llamada inflación subyacente, que es una medida más estable del costo de vida puesto que se eliminan gastos volátiles como los de la energía y los alimentos, ha subido en los últimos 12 meses un 2.3%.

Las subidas de precios llegan en un momento en el que la economía del país marcha bien, el empleo está a niveles bajos históricamente pero aún así los cheques de salarios de la generalidad de los trabajadores sigue sin recuperarse del todo de la caída que sufrieron tras la Gran Recesión. Los salarios han crecido muy por debajo de lo esperado dada la fuerte creación de empleo pero hasta ahora tampoco había una fuerte inflación que contrarrestara el estancamiento.

En los últimos 12 meses los salarios reales por hora promedio, es decir, una vez que se ajusta la inflación que se registra, no han subido con respecto a junio de 2017 pero eso es lo que dice la estadística del BLS (Bureau of Labor Statistics) para todos los trabajadores.

En el caso de los empleados en tareas de producción y que no sean supervisores, sus salarios, descontándose la inflación, han caído un 0.2% desde junio del año pasado.

Más deuda

Los datos sobre el estancamiento salarial en un mercado laboral en plena ebullición no son alentadores. No obstante, el consumo se ha mantenido fuerte hasta ahora y eso es crítico para el PIB. Pero si los cheques no lo han notado ¿Cómo se llega a fin de mes?

Uno de las pistas puede estar en la misma cartera. Donde no llega el cheque llega la tarjeta de crédito y por ello los préstamos están disparados de nuevo. El crédito conocido como “revolving”, el de las tarjetas de crédito, aumentó en mayo un 11.4% cuando el mes anterior apenas registró un crecimiento del 1.5%. Estos créditos superaron el billón de dólares hace unos meses y ahora suman casi $1.04 billones, una cifra con trece dígitos, según datos de la Reserva Federal.