Dos políticos hondureños acusados en ausencia por narcotráfico en Nueva York

La DEA espera por su extradición
Dos políticos hondureños acusados en ausencia por narcotráfico en Nueva York
Enfrentan diversos cargos y penas por mínimo 10 años

Cuatro ciudadanos hondureños fueron acusados por narcotráfico en ausencia en una corte federal de Manhattan, incluyendo el ex congresista Midence Martínez Turcios y el ex alcalde Arnaldo Urbina.

Los otros dos procesados son los hermanos Carlos Fernando y Miguel Ángel Urbina Soto.

La fiscalía federal para el distrito sur de Nueva York anunció ayer cargos por separado contra el ex diputado y el ex alcalde de Yoro por conspiración para importar cocaína y delitos relacionados con el uso y posesión de armas y dispositivos destructivos.

“Estos funcionarios electos de Honduras y sus socios presuntamente conspiraron con el Cartel de Sinaloa e inundaron las comunidades en este país con grandes cantidades de veneno mortal”, dijo en el comunicado Raymond P. Donogan, agente especial de la Agencia Antidrogas (DEA). “La DEA espera por su extradición para enfrentar la justicia y responder por sus alegados crímenes”, agregó.

Martínez Turcios (57) es señalado de crímenes relacionados con su pertenencia a la organización narcotraficante “Los Cachiros”, mientras los otros tres encaran acusaciones como asociados a ese cartel. Todos podrían ser condenados a un mínimo de diez años en prisión y hasta cadena perpetua.

En la acusación se señala que entre 2004 y 2014 múltiples organizaciones de narcotráfico en Honduras y otras partes trabajaron en conjunto, con el apoyo de los señalados, para recibir cargas de cientos de kilogramos de cocaína enviada a ese país vía aérea y marítima desde otros países, incluidos Venezuela y Colombia.

Los cargamentos de cocaína fueron transportados a través del territorio hondureño hacia la frontera con Guatemala y eventualmente enviados a EEUU, a menudo con la coordinación de miembros de alto rango del Cartel de Sinaloa.

La fiscalía recordó en el comunicado que Martínez Turcios es el segundo congresista hondureño acusado en la investigación que realizó la DEA sobre los vínculos de políticos con el tráfico de drogas en ese país.

El primero fue Fredy Nájera Montoya, acusado en enero de conspirar para importar droga a este país, y de posesión de armas y dispositivos destructivos. En marzo se entregó a las autoridades federales en Nueva York.

De acuerdo con la acusación, Martínez Turcios recibió más de un millón de dólares en soborno y otros pagos de los líderes de “Los Cachiros”, para ayudar a que las actividades del grupo parecieran legítimas, actuando a veces como copropietario de una empresa ficticia, Ganaderos Agricultores del Norte, que ocultaba el blanqueo de dinero.

También les proveía apoyo directo para las actividades del tráfico de drogas, como proteger un cargamento de cocaína a través de Honduras, y participó en actos de violencia perpetrados por miembros y asociados a la pandilla.

A fines de junio, Carlos José Zavala Velásquez, un expolicía hondureño acusado de haber participado en la misma red de narcotráfico que Fabio Porfirio Lobo, hijo del expresidente de ese país Porfirio Lobo, fue sentenciado a 12 años de cárcel en Nueva York, por el delito de conspiración para importar cocaína a EEUU.