A quién lo estafan: por qué algunas personas son más vulnerables

5 rasgos que pueden hacerte una presa fácil
A quién lo estafan: por qué algunas personas son más vulnerables
No son las personas mayores las principales víctimas de estafadores.
Foto: Shutterstock

La actitud más peligrosa que cualquier consumidor puede adoptar es lo que los científicos sociales llaman la “ilusión de la invulnerabilidad”, como por ejemplo pensar: “Soy demasiado inteligente para caer en una estafa”. No, no lo eres y todos los datos demuestran que todos, sin importar la edad, educación, etnia o género, tienen el potencial de ser estafados, dadas las circunstancias adecuadas. Y, un estafador habilidoso puede desorientar a su víctima inconsciente del riesgo.

Además, el pensamiento convencional sobre ser víctima suele ser errado: Cuando se trata de caer en estas trampas, son los millennials, no los adultos mayores, quienes son más vulnerables. Entre quienes informaron haber perdido dinero por un fraude, los de 20 años representan el 40%, el grupo individual más grande vs. el 18% de los mayores de 70 años, según información de la Comisión Federal de Comercio (FTC).

No obstante, los adultos mayores que fueron víctimas de estafas tendieron a perder cantidades más grandes de dinero, en comparación con los adultos jóvenes, determinó la FTC. Los expertos dicen que las pérdidas de los mayores por fraude financiero no se atribuyen solo al declive cognitivo relacionado con la edad, sino también al hecho de que la generación de más de 65 años controla miles de millones de dólares y los estafadores van tras su dinero.

Sin importar la edad, los investigadores han podido identificar determinadas características que distinguen a los que son engañados de aquellos que no lo son. Doug Shadel, autor de “Outsmarting the Scam Artists” (Wiley, 2012), afirma que sobresalen los siguientes rasgos en índices mucho mayores en las víctimas que en las que no lo son.

Ansiosos por las ofertas

¿Conoces gente que siempre está a la búsqueda de “oportunidades” de inversión y ofertas, que corren tras materiales promocionales y entran en concursos y sorteos, y que abren todos sus correos (electrónicos o postales), incluidos los folletos de ventas y las trampas genéricas de donaciones para caridad? Esa clase de exposición profunda y regular a lo que podría llamarse, a grandes rasgos, “el mercado” nos prepara para ser víctimas de una estafa.

Susceptibilidad a la persuasión

En varios estudios realizados por Doug Shadel y sus colegas, se descubrió que las víctimas de fraude responden con un mayor interés que el público general a determinadas declaraciones en la que se apoyan los estafadores para atrapar a sus presas: “Esta oferta es válida solo durante las próximas 24 horas”. “Mis clientes están ganando un 30% por año con esta inversión”. O, una persona de confianza de los veteranos, un grupo que se ha convertido en el nuevo objetivo favorito para las estafas: “De un ex-Marino a otro…”

Carente de estrategias defensivas

Las víctimas de estafas tienden a tomar pocas medidas para evitar o minimizar la posibilidad del fraude. No se dan tiempo luego de oír un discurso de ventas para pensar antes de tomar una decisión de compra; no buscan referencias exhaustivas profesionales de revisión y pocos de ellos se registran para limitar las llamadas telefónicas no deseadas.

Inclinación por correr riesgos

Los investigadores observan una fuerte correlación entre este rasgo y la victimización, en parte, especulan, porque el alto riesgo y las inversiones legítimas con frecuencia tienen muchas similitudes externas con las ofertas fraudulentas, tal como el potencial de obtener mejores ganancias que en el mercado y la necesidad de tomar una decisión en el momento. Por lo tanto, este tipo de personalidad siente atracción hacia ambos.

Pasando por un mal momento

Si has perdido a un ser querido, has experimentado un divorcio, te han despedido de un trabajo o has pasado por alguna otra clase de trauma de vida en los últimos 2 años,ten cuidado. Según un estudio de 2013 de la Comisión Federal de Comercio (FTC), tus probabilidades de ser estafado se duplican aún más: y es más probable porque estar lidiando con circunstancias difíciles en la vida absorbe la capacidad cognitiva que de otro modo podría ser usada para detectar las estafas.


Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.