Pandillero se declara culpable de intento de asesinato en Long Island

Enfrenta entre 10 años y cadena perpetua y la confiscación de $250 mil dólares
Pandillero se declara culpable de intento de asesinato en Long Island
La guerra de pandillas se extiende por NY
Foto: Zaira Cortés

Billy McLen, miembro de la pandilla “Bloods” en Nueva York, se declaró ayer culpable de intentar asesinar a un miembro de la banda rival “Crips” en el otoño 2014 en Hempstead, Long Island.

La audiencia se realizó en la corte federal en el distrito de Brooklyn. El acusado enfrenta un mínimo de diez años en prisión y un máximo de cadena perpetua y la confiscación de $250 mil dólares.

El comunicado de la fiscalía indica que McLen obtuvo un arma de fuego de un líder de los “Bloods”, Jonathan Mayzick. Más tarde fue con otros dos integrantes de esa organización, Naree Barnes y Khalil Brown, hasta cerca de una escuela en Hempstead, donde encontraron a la víctima no identificada. Le dispararon varias veces y luego huyeron hacia la residencia de otro pandillero de “Bloods”.

McLen llamó para informar lo ocurrido, pero la comunicación fue interceptada por agentes que tenían autorización para intervenir el celular de Mayzick. Durante la llamada, McLen y sus cómplices fueron localizados y arrestados. Además se confiscaron las armas usadas en el tiroteo.

“McLen participó en una agresión premeditada en fomento de los “Bloods” en la contienda con los “Crips” con la intención de tomar otra vida humana. Ahora enfrenta un largo tiempo en prisión por las decisiones que hizo y las acciones que tomó”, dijo en el comunicado el fiscal federal de Brooklyn, Richard P. Donoghue.

Barnes y Brown se habían declarado culpables previamente y fueron sentenciados a diez años de prisión, mientras que Mayzick cumplirá trece años por conspirar para distribuir crack, indicó además la fiscalía.

La semana pasada, Justin Richey (16) fue asesinado en Brooklyn como supuesta víctima inocente de una disputa entre las mismas pandillas, “Bloods” y “Crips”.