Tras audiencia judicial repartidor de pizza sigue detenido y su suerte en vilo

Juez federal Paul Crotty escuchó los argumentos del caso de Pablo Villavicencio y sin dejarlo en libertad aseguró que tomará una decisión sobre su futuro en los próximos días
Tras audiencia judicial repartidor de pizza sigue detenido y su suerte en vilo
Activistas acompañaron a la familia de Villavicencio en las afueras de la corte.
Foto: Mariela Lombard

En vilo continúa el futuro del repartidor de pizza Pablo Villavicencio, luego de la audiencia que sus abogados sostuvieron este martes con el juez federal Paul Crotty para pedirle que lo deje en libertad. La defensa intentó convencer al juez de que no tiene sentido mantener al ecuatoriano tras las rejas y que lo mejor es que pueda salir para pelear su caso de Inmigración junto a su esposa y sus dos hijas, fuera del centro de detención donde está recluido en Nueva Jersey desde el 1 de junio pasado.

Tras escuchar los argumentos, no solo de la defensa sino también del representante del Departamento de Justicia, que se opone a la liberación del padre de familia y que pide que el caso se transfiera al Estado Jardín, el juez ahora deberá analizar el caso y tomar una determinación en los próximos días.

Aunque el magistrado advirtió que cabe la posibilidad de que envíe el caso a Nueva Jersey, por asuntos de jurisdicción, también dejó ver que está abierta la posibilidad de que él mismo resuelva el futuro temporal del inmigrante, quien no pudo comparecer ante el tribunal, por estar bajo custodia de ICE.

Familiares de Pablo y activistas se mostraron confiados en que la respuesta será positiva, pues en varias ocasiones el juez manifestó comprensión por la situación del repartidor e incluso cuestionó al representante del Gobierno Federal sobre las razones por las que ICE le quitó la libertad a Villavicencio y lo quiere deportar cuando tiene un caso pendiente para salir de las sombras.

“¿Hay algún concepto de justicia o estamos haciendo lo que debemos hacer?” y “¿creen de verdad que él representa un daño para la comunidad y la seguridad?”, preguntó con ironía el juez, abriendo espacio a las esperanzas de la familia de que pronto puedan tener a Pablo de regreso a casa. El jurista también destacó que “los poderosos están haciendo lo que quieren y los pobres están sufriendo”.

Audiencia sobre el futuro de Pablo Villavicencio

Cita con ‘La Migra’

La audiencia se dio justo cuando Sandra Chica, esposa del detenido, recibió una carta de las autoridades de Inmigración informándole que el próximo 21 de agosto ella y el padre de sus dos hijas tienen una cita ante USCIS. Allí el oficial consular deberá revisar la petición de ajuste de estatus que la pareja presentó hace unos meses solicitando la residencia para el ecuatoriano por estar casado con una ciudadana.

Los abogados afirmaron que temen que ‘La Migra’ decida hacer efectiva la orden de deportación pendiente que pesa contra al ecuatoriano, quien en 2010 firmó una salida voluntaria tras no obtener una respuesta favorable por una solicitud de asilo, lo que significaría romper con una familia que hasta hace ocho semanas estaba junta.

En su defensa afirmaron que si Villavicencio es removido del país será más difícil que desde Ecuador obtenga el perdón para poder regresar, movida que el juez también cuestionó cuando el fiscal quiso mostrar que la ley le da esa oportunidad al inmigrante de seguir con su caso desde fuera.

Tras concluir la diligencia, y aunque Sandra Chica, sus hijas Luciana y Antonia y quienes las han apoyado en esta lucha, esperaban regresar a casa con la noticia de la libertad de Pablo, se fueron con un sabor a optimismo.

“Tenemos la esperanza de que el juez encuentre meritorios nuestros argumentos y le devuelva a Pablo a su familia y a la comunidad tan pronto como sea posible”, comentó Legal Aid Society, que lleva el caso, a través de un comunicado, donde reconocieron la simpatía mostrada por el magistrado.

“Hoy el juez Crotty de la Corte de Distrito de los Estados Unidos, hizo muchas preguntas agudas y perspicaces sobre la detención de Pablo Villavicencio por 53 días y las prácticas de aplicación de la ley de inmigración altamente agresivas de la Administración”, agregaron.

César Vargas, abogado y coodirector de la fundación Dream Action Coalition, explicó que aunque la orden de una jueza federal que prohibió a ICE enviar a Villavicencio de regreso a Ecuador vencía este martes 24 de julio, ‘La Migra’ no puede hacer nada en su contra hasta que el juez Crotty no tome una decisión porque esa orden sigue en efecto.

Sandra Chica y su hija Luciana

“Vimos que el juez está muy firme sobre la protección de los derechos de Pablo y sentimos que él va a tomar una decisión basado en la ley, entendiendo que él no representa ningún peligro para la sociedad”, agregó el abogado, quien destacó que la decisión sobre el futuro de Villavicencio puede ser anunciada en horas, o días.

Carlos Menchaca, presidente del Comité de Inmigración del Concejo Municipal, también se mostró confiado tras la audiencia y le advirtió a ‘La Migra’ que no van a responder a los abusos con silencio.

“Tengo esperanzas en el sistema de justicia y sé que se le va a respetar a Pablo el debido proceso, pero también quiero decirle a ICE que los estamos viendo y vamos a protestar por cada abuso”, agregó el líder político.

Asimismo, el Gobernador Andrew Cuomo se sumó a la lucha por la libertad de Pablo Villavicencio, y manifestó su apoyo a decenas de manifestantes que a las afueras de la corte pedían que el inmigrante regrese pronto con su familia.

Sandra Chica, esposa de Pablo Villavicencio, junto a sus hijas a la salida de la corte

“Durante 53 días, el Gobierno federal ha mantenido a Pablo Villavicencio cruelmente alejado de su esposa y sus dos hijas sin ningún motivo legítimo”, dijo el mandatario estatal. “El arresto de ICE de Villavicencio, que generó serias preocupaciones sobre el perfil étnico, fue una ofensa vergonzosa a nuestros valores de Nueva York, y es inconcebible que el gobierno federal lo mantenga encerrado”.