30 chaquetas, 500 dólares y una comunidad, los orígenes de una empresa

Hija de tu madre es la marca de diseño de una mexicana que desde Los Ángeles rinde tributo con sus creaciones a la diversidad latina en EEUU.
30 chaquetas, 500 dólares y una comunidad, los orígenes de una empresa
Patty Delgado, es la fundadora de Hija de Tu Madre./Cortesía

Patty Delgado es hija de mexicanos de Jalisco y dice que cuando crecía en East Los Ángeles oía que le decían “hija de tu madre!” cuando era rebelde, estaba atropellada o se portaba mal. “Pero expresaba un sentimiento divertido la mayoría del tiempo y por eso he adoptado ese dicho como el nombre de mi negocio porque describe a mi clienta que es rebelde, hace lo que quiere y sigue su propio camino”.

Delgado explica con un tono de voz tan dulce como divertido el origen del nombre que le puso a su negocio de ropa, Hija de tu madre, que se ha expandido a joyas y complementos, que nació con una inversión de $500, en la sala de sus padres y que esta joven de 26 años lanzó en el otoño de 2016. Lo hizo con su propia chaqueta Levi´s que decoró con un aplique de su virgencita.

“No tengo estudios de moda”, dice en entrevista telefónica esta mujer que trabajaba como diseñadora gráfica y de webs, freelance, haciendo marcas y logos. “Pero me gusta transmitir iconos, símbolos”. Es algo que queda claro en lo que hace y que empezó en una época en la que vivió en la ciudad de México. Allí compró un aplique de la virgen de Guadalupe y la puso en su chaqueta.

Sus padres han tenido distintos negocios y ese instinto familiar para los negocios hizo ver esa creación como el principio de algo que podía seguir haciendo. Compró 30 chaquetas más para adornarlas con apliques. Sus amigas fueron sus modelos, Instagram su escaparate y su página web el centro de ventas. Una reseña sobre sus creaciones en la revista on line Remezcla le puso en el mapa dando un impulso a su imagen y ventas.

Modelos para todas las tallas de Hija de Tu Madre./Cortesía

Fue el primer paso para salir este mismo año en mayo a un showroom que abrió en el área de Boyle Heights en Los Ángeles donde ya son tres personas las que trabajan. “Solo abrimos tres días a la semana porque es un equipo pequeño y es muy difícil abrir una tienda varios días a la semana además de gestionar un negocio”, explica.

“El showroom es donde tengo el inventario, guardo las órdenes y es un lugar donde la gente puede venir hacer fotos”, explica. “Funciona para dar imagen a la marca, es un lugar pensado para Instagram, no es para mejorar ventas sino para que los clientes tomen fotos y las hagan públicas, es más una experiencia”.

Y es también donde se concentra la historia de una marca con la que quiere transmitir que la latinidad es muy diversa. “A pesar de mi identidad chicana, ser latina no es solo ser mexico americana o tener la piel clara, es una cultura muy diversa y muchos de mis productos presentan las muchas caras de esta comunidad, lo que significa ser de Puerto Rico, de Guatemala, ser afrolatina… Quiero que mis clientes se sientan muy orgullosas e inspiradas cuando usan esta ropa”.

Hay chaquetas con distintas banderas y eso, para Delgado es un “toda una declaración política en voz alta que dice quién eres”, máxime en estos momentos en los que, explica, son tiempos difíciles para las minorías o las personas de bajos recursos.

Su negocio se ha diversificado y ahora tiene en su joyas, fundas para celulares y además ha creado un podcast en el que habla de emprendedurismo con una amiga y que se llama “Las Jefas Radio”.

En términos económicos, en este momento está bien. Dice que tiene ganancias aunque también más gastos que nunca. “Tengo una tarjeta de crédito pero sobre todo estoy autofinanciada y mantengo mi capital circulante. De momento bien y cada año ha ido mejor. Espero que sigamos en esa dirección”, dice.

 

 

Línea de diseño de joyas para una comunidad latina heterogénea./Cortesía

Delgado dice que una de las cosas que ha aprendido al montar un negocio con tan poco ha sido “el valor de la colaboración”. “Cuando uno no tiene mucho dinero para empezar uno mira a su comunidad para tener apoyo. Por ejemplo empecé con  mis amigas que fueron mis modelos, pregunté a mis amigas si podían promover mis productos y les daba uno, fue a las tiendas locales para hacer una serie de ventas. Colaborar con gente que estaba en una situación similar de tal manera que todos podamos elevarnos los unos a los otros”.

El consejo que esta joven da a quienes empiezan un negocio es precisamente que se ha de trabajar con la comunidad que se tiene más cercana para apoyarse los unos a los otros.

Ella explica que a su vez ha devuelto a su comunidad con un porcentaje de ventas que dedica a ayudar a inmigrantes indocumentados, hace donaciones a lugares como Puerto Rico, Guatemala.

Y en su camino por el mundo del empresariado admite que también ha cometido algunos errores. No grandes pero si todos los días. Su mayor preocupación es no dejar felices a sus clientes.

Quizá lo que más le costó es “no tener más manos cuando lo necesitaba”. Contrató a su primer empleado este mismo año y reconoce que en algunos momentos estaba demasiado sobrepasada por las responsabilidades a pesar de que sobre todo su madre y su novio le han ayudado en el camino.

De cara al futuro, digamos en los próximos cinco años, Delgado quiere ver a Hija de tu madre con un equipo mucho mayor, con más productos y deferentes, que estén destinados también a la empresaria latina como calendarios, material de oficina, además de seguir expandiendo la plataforma de comunicación que tiene con su podcast con video. Moda latina pero también un recurso para empresarios.