Los 7 efectos más peligrosos de la K2, la droga zombie

Esta semana causó más de 80 sobredosis en dos días
Los 7 efectos más peligrosos de la K2, la droga zombie
La paranoia extrema es uno de los efectos.
Foto: Shutterstock

Se le conoce como Spice, Bliss, K2, marihuana sintética o droga zombi y es una de las sustancias más populares en este momento en el país. Tuvo tal éxito que durante un tiempo podía conseguirse fácilmente en algunas gasolineras y tiendas. Ahora es un foco rojo para las autoridades de salud, pues su uso se ha extendido de manera importante con consecuencias que pueden ser muy peligrosas.

En apenas dos días, la K2 causó 85 casos de sobredosis en New Haven, Connecticut, la localidad donde se ubica la famosa Universidad de Yale. De acuerdo con los reportes de prensa, los servicios de emergencia recibieron caso tras caso de intoxicación, provenientes del área donde se localiza el parque New Haven Green. Las personas presentaban convulsiones, vómito y pérdida del conocimiento. Algunas fueron atendidas en más de una ocasión, pues al salir del hospital regresaron a la zona a consumir la droga de nuevo.

Puede ingerirse o fumarse, actúa rápidamente en el organismo y sus efectos pueden ser breves, así que la reincidencia es común y los niveles de adicción son altos. A menudo se le identifica como un sustituto de la marihuana, pero el Spice es una sustancia sintética, ilegal, que contiene cientos de químicos producidos en ambientes no controlados, por lo que sus efectos pueden ser peligrosos e inesperados.

Debido a que los químicos presentes en esta droga afectan los mismos receptores de células cerebrales que el tetrahidrocannabinol de la marihuana, al K2 a menudo se considera un cannabinoide.

Los efectos

Los paquetes de Spice lo dicen sin ambages: “no se recomienda para consumo humano“. Obviamente, la advertencia es ignorada. De acuerdo con American Addiction Centers, aunque el paquete dice que contiene materiales naturales, lo que actúa en el consumidor son los químicos sintéticos.

Aunque se le conoce también como “marihuana sintética”, sus efectos en el cerebro son más fuertes que los de la hierba, por lo que es peligrosa y adictiva. En un principio, el usuario puede sentirse relajado, de mejor humor y su percepción se altera, pero conforme pasan los minutos los efectos psicóticos se presentan.

Entre los más peligrosos reportados hasta ahora se encuentran:

  1. Confusión espacio-temporal.
  2. Alucinaciones acompañadas de ansiedad y paranoia extremos.
  3. Comportamiento violento contra los demás o contra sí mismo.
  4. Aumento repentino de la frecuencia cardiaca y la presión sanguínea, lo que dificulta la respiración y aumenta la ansiedad.
  5. Pensamientos suicidas que, bajo los efectos de la droga, pueden ser potencialmente peligrosos.
  6. Vómitos repetidos y convulsiones.
  7. Hemorragias a través de los ojos y los oídos, de aquí que también se le conozca como la “droga zombie”.

Un problema creciente

El consumo de drogas sintéticas es un problema creciente y preocupante. Un informe publicado esta semana por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) advierte que las muertes por sobredosis de drogas en EEUU van en aumento. En 2017, 72,287 personas murieron por sobredosis, un 10 por ciento más que el año anterior, y la mayoría por consumo de opiáceos sintéticos como el fentanilo y la heroína.

Además, se calcula que más de cuatro millones de estadounidenses son adictos a analgésicos de prescripción médica -de los que 250,000 son adolescentes- y la sobredosis se ha convertido en la causa más común de muerte violenta, por encima de los accidentes de tráfico o las armas, de acuerdo con la DEA.