¿Por qué crecen las denuncias por acoso sexual en el Subway?

El aumento de denuncias no se debe a un incremento de los crímenes sexuales, sino a que más víctimas están reportando sus casos
¿Por qué crecen las denuncias por acoso sexual en el Subway?
Un vagón del subway de Nueva York en hora punta.
Foto: Wikimedia Commons

El número de denuncias por acoso sexual en el metro de la ciudad de Nueva York se incrementaron por cuarto año consecutivo.

Los expertos lo atribuyen a una mayor concienciación en las víctimas que les lleva a dar el paso.

El Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) recibió 1,024 denuncias por este motivo en el sistema de transporte en 2017, un 8.8% más que en 2016, cuando fueron 941.

El número de incidentes en 2016 fue también un 27.5% superior al de 2015, cuando se registraron 738.

Sin embargo, en lo que va de año, la tendencia parece ralentizarse: hubo 501 denuncias por acoso en el  Subway hasta el 29 de julio de 2018, comparadas con las 593 de 2017 a la misma fecha.

Los crímenes sexuales en el metro no son nada nuevo: un detective de Nueva York declaró en 1953 la masa de gente del metro como “un lugar perfecto para los acosadores sexuales”.

Los expertos sostienen que el aumento de denuncias no se debe a un aumento de los crímenes sexuales, sino en más víctimas que denuncian. Campañas públicas de concienciación como el movimiento #MeToo favorece el fenómeno.

“Las mujeres, y el público en genera, comienzan a contar con apoyo y se sienten confortables para compartir lo que sucede”, afirma Maliyka Muhammad, miembro de la organización sin ánimo de lucro Stop Street Harassment. “Este es mi cuerpo. No tengo por qué tolerar agresiones ni por qué callarme cuando suceden. Estamos empezando a sentirnos empoderadas”, dijo Muhammad.

En 2014, la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) creó una página web en la que víctimas pueden reportar los incidentes, mientras que el NYPD impulsó una campaña en abril para animar a las neoyorquinas a denunciar ante la Policía.

Acoso sexual en la ciudad

Los números generales de denuncias por acoso sexual en la ciudad también incrementan a nivel general en la ciudad de Nueva York.

Las denuncia por violación aumentaron un 30.5% este año comparado con el mismo período del año pasado.

Los delitos sexuales menores aumentaron un 10.4%, según datos de NYPD.

“”Ha cambiado la forma en que el sistema y la sociedad responden a estos casos”, afirma Maureen Curtis, vice presidenta  de justicia de la agrupación Safe Horizon.

“Hace años era esperado, no era algo sobre lo que se reportaba a la Policía”, explica.

“Probablemente todas en mis círculos sociales han sido acosadas sexualmente al menos una vez”, comenta Daisy, pasajera del Subway.

Tocamientos sin consentimiento constituyen aproximadamente el 45% de las agresiones sexuales en los primeros cinco meses de 2017, según un reporte de la oficina del senador estatal Diane Savino, quien introdujo una ley que endureció las penas contra estos criminales.

“Años atrás, las personas simplemente lo hubieran tolerado, pero ahora lo enfrentan”, dice Savino.

Acoso verbal lascivo sería el siguiente crimen más común, con el 43% de los casos.

Envío de fotos indeseadas

Algunas mujeres entrevistadas para este reporte afirmaron que recibieron fotografías indeseadas de genitales en sus iPhones de extraños a través de ‘Airdrop’.

Cuando se abre ‘Airdrop’, Apple permite a los usuarios que están cerca enviar y recibir imágenes vía Bluetooth, incluso sin la información de contacto de la otra persona (se puede seleccionar la opción para recibir contenido ‘sólo de contactos’, pero personas la mantienen desactivada inconscientemente).

“Tengo amigas que no se sienten cómodas tomando el metro por la noche solas”, afirma una pasajera del subway, Susannah Greenblatt. Ella misma confiesa haber sido acosada en múltiples ocasiones, tanto en el vagón como en la plataforma. Asegura que fue una de esas que no denunció.

“Muchas veces no estás con el ánimo de lidiar con ello. No tengo mucha fe en los poderes que deben controlar esto”, asegura Greenblatt.

El NYPD, que en abril comenzó una campaña bajo el nombre ‘The call is Yours’, tiene un sitio web en el que se puede denunciar.

Además, la Uniformada hizo cambios en la forma de investigar estos crímenes. En vez de tratarlas como un crimen más, se derivan a la División Especial de Víctimas (SVD) y en 2016 crearon el Equipo Especial para Víctimas en el Transporte, para tratar estos casos.

Sin embargo, todavía la mayoría de personas que sufren acoso sexual en el transporte público siguen sin denunciarlo. Según un informe de SVD, en 2016 sólo entre el 5 y el 10% de las agresiones se denunciaron.

Penas por acoso

Pero se da una paradoja porque los datos de NYPD revelan que aunque aumentan las denuncias, los arrestos por acoso sexual en el subway decrecen.

En 2014, la policía arrestó al 65% de los agresores denunciados; en 2015 fueron el 55%; en 2016, 51.3%;  y en 2017, 42.9%. Este año, hasta julio, van arrestados el 42% de los agresores denunciados.

Un tercio de los acosadores tienen cargos previos por algún tipo de acoso sexual. El senador Savino asegura que es difícil erradicarlo por la naturaleza del acoso en el Subway.

Por ello el senador insiste en incrementar las penas para reincidentes. En enero de 2017 introdujo proyecto de ley que eleva el tipo de crimen por tocamiento en el subway. El proyecto de ley incrementa también las penas por acoso verbal de tres meses a un año.

Para leer la versión en inglés, ir a CityLimits.org